Lo que busca Estados Unidos y la realidad bolivariana

La ironía del "sueño americano”: eslogan creado por USA para vender al mundo una imagen de su país a donde quienes deslumbrados por tal propaganda se aventuran a viajar para encontrarse con una pesadilla que les obliga a devolverse, al poco tiempo, con las tablas en la cabeza. A excepción de los cubanos contra revolucionarios a quienes aquel gobierno, independientemente de ser indocumentados les otorga privilegios que no tienen los de otros países, expuestos a ser repatriados u obligados a pagar penas de presidio en Guantánamo, (territorio que le fue arrebatado a Cuba) cualquier otro extranjero en similares condiciones estará siempre bailando en la cuerda floja. Acusan a los países subdesarrollados de endeudarse innecesariamente, pero resulta que su deuda está por encima de los 18 billones millones de dólares, la mayor a escala mundial.

El colmo de su más exagerada acusación se hizo contra Venezuela, sindicándola de ser una amenaza para la paz norteamericana. Se exhibe como la primera potencia en combatir el terrorismo pero aun cuando sus guerras han sido totalmente injustas, tiene en su haber ser el único país en utilizar la bomba atómica, lanzada contra Hiroshima, cuando la guerra estaba prácticamente terminada, para probar sus efectos que aún siguen pagado bien caro varias generaciones.

Sin dejar de reconocer los alcances de sus tecnologías, y demás avances en áreas insospechadas tendentes a satisfacer expectativas de sus semejantes, la otra cara de la moneda nos muestra a un Estados Unidos inhumano que adolece en grado superlativo de crueldades y defectos, igualmente insospechados, pero que se los atribuyen a sus supuestas colonias. Para nadie es un secreto que las penurias que padecen pueblos del universo que hasta ayer experimentaban cierto bienestar, actualmente se han quedado sin viviendas, han visto sus sueldos, pensiones y demás prebendas sociales en picada hacia la baja, mientras, paradójica-mente, crece el valor del dólar.

Se trata de una estrategia geopolíticamente estudiada para incidir en la baja del petróleo y de otras materias primas de las que viven naciones subdesarrolladas o potencias que le hacen contrapeso a sus ambiciones. Su objetivo: apropiarse de las mismas para satisfacer el insaciable consumismo del capitalismo y erigirse en policía del mundo. Parece increíble que Venezuela, si no fuese por la guerra económica a que ha sido sometida, sería la mejor experiencia socialista que, por cristiana bolivariana y marxista, (como la definió Chávez), es el mejor sistema hasta ahora por el mundo conocido. Pese a que la guerra de IV generación que ha contribuido a estimular la crisis económica como expresión sustitutiva de las guerras convencionales con las que otrora consiguieron deponer gobiernos democráticos como el de Chile y, en nuestro caso, tener que reducir en 70% nuestros ingresos, pero nuestros programas sociales no solamente se mantienen sino que se siguen incrementado.

Contrariamente a lo que ocurre en países capitalistas programas como la gran misión vivienda que paso de un millón construidas en solo cuatro años, la de los pensionados que pasan ya los tres millones, amén de que sus pensiones son equivalentes al sueldo mínimo nacional, la misión barrio adentro que se ocupa de la salud del pueblo en los Centros de rehabilitación integral con consultorios médicos en la mayoría de los sectores más humildes cuyos doctores, en caso de ser necesario, atienden a sus pacientes en sus propios domicilios, (programa cubano venezolano que se ha extendido a otros países suramericanos) en tanto que en el área de la educación, Venezuela ha sido declarada por la ONU libre de analfabetismo. Se acabó con las limitaciones de cupos en las universidades públicas en virtud de que se incrementó el número de las mismas al igual que se hizo en la educación media. Todos los estudiantes desde el nivel primario pasando por la educación media hasta la superior son dotados de computadoras.

Enumerar todos los programas sociales nos llevaría muchas páginas pero basta señalar que todos son totalmente gratuitos en los que según lo revelo el presidente Maduro en su informe anual ante la Asamblea Nacional, se han invertido 6.943 millones de bolívares. Otro de sus importantes anuncios fue el atinente a su decreto de emergencia económica para contrarrestar la crisis provocada en esta área y devolverle al pueblo la paz social, admitiendo que una gran parte de los revolucionarios se abstuvieron de votar en las elecciones parlamentarias desanimados por las penurias sufridas en las colas. que el gobierno no pudo acabar. Ahora dependerá del decreto de emergencia económica nacional con la colaboración del pueblo y su fuerza armada el que este surta los efectos esperados y se enderecen los entuertos.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 658 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:


Mauro Briceño Prato


Visite el perfil de Mauro Briceño Prato para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mauro Briceño Prato

Mauro Briceño Prato

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /actualidad/a221413.htmlC0NON-VE