Frontalidad en el discurso del presidente Maduro

Pese a las intimidaciones que abonaron los actores de la mayoría calificada de la derecha encabezada por el adeco cuartorrepublicano y la amenaza de que saldrán "en un lapso máximo, de seis meses" del Presidente Nicolás Maduro, como cabeza del Poder Ejecutivo, es decir del gobierno nacional y de la revolución bolivariana, socialista y chavista, el chofer de autobús y sindicalista, no se intimidó, ni edulcoró el discurso ante el país y el mundo en su alocución ante la Asamblea Nacional (AN), como lo establece el artículo 237 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela a la que esa mayoría calificada de la AN le dio una patada y anunció su liquidación, para la restauración de la IV República con su Constitución de 1961, cuyo contenido era un remedo de democracia y su carácter representativo, que excluye el carácter participativo y protagónico que el Pueblo se dio en su proceso Constituyente, gracias al eterno Comandante y Liberador del siglo XXI, Hugo Chávez.


No fuimos pocos los que nos sentimos expresados y desagraviados con la voz formal de protesta que expresó el Presidente chavista, Nicolás Maduro, quien no podía pisar el Hemiciclo este quince de enero del año dos mil dieciseis, callando la afrenta y grosería difundida por su propio autor, el Presidente de la Asamblea Nacional, por ahora.

Esa afrenta tenía varios fines y era un acto bastardo de botar los cuadros del Padre de la Patria Simón Bolívar y del Liberador de nuestro tiempo, Hugo Chávez, entre los que destaca, el hecho de radicalizar al Pueblo y concitar el rechazo contra el bolivarianismo chavista, para ir por la cabeza de Nicolás Maduro, hecho que se revirtió en contra de esa oposición que llegó por accidente a la AN, pero también, hecho que nos devolvió la mayoría nacional porque los dos millones de votantes que aplicaron el castigo a las fuerzas revolucionarias, enseguida se percataron de la calaña que representan desde el colero en carrozas de la U.S. Embassy en Caracas, hasta el resto de su fracción que parasita ahora, a cambio de seguir los dictados del gobierno estadounidense.

En ese orden de agravios, Henry Ramos Allup le devolvió la mayoría al Presidente Constitucional, Nicolás Maduro y puso en evidencia la grandeza de estadista y talante democrático del primer presidente chavista.

En este orden de cosas, sin soslayar absolútamente nada de los antecedentes que definieron el contexto de la alocución del Presidente Nicolás Maduro, éste explicó las causas de la crisis económica y la emergencia económica nacional, sin concesión alguna con la derecha parasitaria autodenominada empresarial, que ha atacado orgánicamente al Pueblo, con el desabastecimiento programado, especulación, hiperinflación artificial y, ahora, con la huelga de producción.

Y en lo más álgido de lo económico, el Presidente Nicolás Maduro mostró todos los logros, hechos y medidas asumidos durante todo el año dos mil quince, sin temor a que su gestión sea revisada y poniendo a disposición a todos sus ministros para cualquier tipo de interpelación, pero sin concederle nada a esa derecha parlamentaria que quiere imponer el carácter neoliberal y demagógico a la Gran Misión Vivienda Venezuela y que quiere liquidar todas las misiones con excusas falaces.

El caso sencillo es que después de este acto y discurso del Presidente Nicolás Maduro, con los ojos del mundo multicéntrico y pluripolar sobre la República Bolivariana de la Venezuela chavista, ahora el gobierno estadounidense y sus lacayos montados en carrozas de su embajada, tendrán que enfrentar a un Pueblo que está al lado de su Presidente, Nicolás Maduro, cuando en menos de seis meses atesten el golpe de Estado y derramamiento de sangre que le darán como oferta que anunciaron como "La Salida" y "El Cambio". En fin, a pesar del abyecto golpismo fascioimperialista enquistado en la circunstancial mayoría calificada de la Asamblea Nacional, seguimos teniendo Patria y a un Pueblo de mayoría chavista que no permitirá ni el derrocamiento del Presidente Nicolás Maduro, ni el retroceso de los avances y logros de esta revolución bolivariana, socialista y chavista.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1404 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alexander Pino Araque

Luis Alexander Pino Araque

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /actualidad/a221279.htmlC0http://NON-VEca = .