Un breve comentario sobre los Indígenas diputados

En una entrevista realizada por comunicadores alternativos a los diputados indígenas electos el 6D, pudimos escucharlos hablar en su idioma autóctono, pero lo que nos llamó poderosamente la atención fue que vestían con "elegancia"; ataviados con trajes y corbatas, tal vez de Christian Dior o Ángel Sánchez el diseñador venezolano, claro está con sus respectivos perfumes o colonias tal vez de Versace o Lagerfeld, lo único que desentonaba era esa corona de plumas, de la que no informaron de que ave de la selva amazónica fueron extraídas. Tal vez se vistieron así para evitar que Roland Carreño los ubicara en su revista farandulera como los peores vestidos del evento.

Lejos estaban aquellos guayucos, collares, pulseras y vestimentas propias de un representante indígena, lo único indígena que los identificaban como tales era la corona de plumas. Tal vez sean descendientes de la cuarta o quinta generación de algunas de las etnias indígenas autóctonas, colonizados, enajenados, sin identidad, evangelizados por el dios del mercado que les ha hecho creer lo que no son, sin identidad y apelando a la letra de una de las canciones de Facundo Cabral titulada "no soy de aquí ni soy de allá" nuestros diputados "Indígenas" no son de aquí ni de allá, ¿de dónde serán entonces?

Cerca están los tiempos cuando fueron negados, perseguidos, humillados, considerados salvajes y primitivos por la derecha venezolana, nada nuevo, ya que histórica y lamentablemente fue así desde la colonia hasta el último gobierno de la cuarto republicanos. Quien les dio identidad y respeto fue el presidente Hugo Chávez Frías, a través de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Les dio, repito identidad, derecho a ser elegidos como representantes ante la Asamblea Nacional por sus comunidades. La Constitución les otorgó el derecho a tener propiedad sobre las tierras ancestralmente habitadas por ellos. El Presidente Chávez les otorgó por ley créditos y maquinarias para el cultivo, producción y procesamiento de su materia prima, transporte terrestre y fluvial. En definitiva la Carta Magna en su Capítulo VIII expresa en ocho artículos los derechos de los pueblos indígenas, es decir les otorgo lo negado históricamente por la derecha, su identidad, sus deberes y sus derechos.

No se trata de que sean chavistas, porque socialistas son cultural e históricamente, por sus costumbres de convivencia sociales, por sus creencias e idiosincrasia, que sean ellos, que sean leales consigo mismos.

jgiralico@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1236 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US Y ab = '0' /actualidad/a221275.htmlC0http://NON-VEca = .