Habla un venezolano. Mensaje urgente a Nicolás Maduro

Los venezolanos tenemos muchas razones para sentirnos orgullosos de nuestro gentilicio. Simón Bolívar, el Padre de nuestra patria, nació aquí aunque de padres españoles. El hogar de la familia Bolívar era considerado en aquella época entre las familias ricas de la Caracas del Siglo XVIII. Toda la fortuna que sus padres le dejaron fue destinada por nuestro Libertador para sufragar los gastos de la guerra independentista, al extremo de morir vistiendo una camisa donada por algún amigo. Durante el desarrollo de la guerra se dedicó a escribir sus convicciones y a legarnos para la posteridad documentos como la Carta de Jamaica, el Discurso de Angostura, el Manifiesto de Cartagena y muchos otros, donde proyectaba la unión de Latinoamérica para defendernos del Imperio naciente: los Estados Unidos de Norteamérica.

Al presentir que se le acercaba la partida nos dejó su última proclama, donde una vez más predicó la unión de todos los venezolanos. Es lamentable reconocerlo: Nuestro Padre no ha podido aún "bajar tranquilo al sepulcro".

Entretanto ha sido necesario conformarnos con la profecía que puso en sus labios nuestro compatriota latinoamericano PABLO NERUDA, el gran poeta chileno,: "Despierto cada cien años, cuando despierta el pueblo." Fue necesario esperar un poco más de cien años, ciento veinticuatro para ser exactos, para que naciera otro venezolano que, sin pretender compararse en dimensión histórica con El Libertador, sí acometiera la tarea de hacerlo renacer en la conciencia y el amor de su pueblo. Ese fue el mayor mérito de nuestro Comandante Eterno HUGO RAFAEL Chávez FRIAS. Un militar de verbo encendido que logró despertar, no sólo al pueblo venezolano, sino a los pueblos de Latinoamérica y de muchos otros países del mundo.

Lamentablemente no hemos sido capaces, los seguidores de Chávez, de formar adecuadamente a nuestros compatriotas para mantener viva la esperanza popular y apenas transcurridos diecisiete años del triunfo Chavista, ya ese mismo caudal electoral que nos alentó en 1998 la realización de los sueños de nuestro Libertador, el pasado seis de diciembre de 2015 nos negó su voto, aunque en un

proceso electoral no exento de las trampas propias de quienes hasta entregan su alma al diablo con tal de ganar una elección. Entre las causas de la reciente derrota se ha mencionado una que nos luce importante para destacar: algunos de los funcionarios nuestros perdieron la humildad, si es que algún día la tuvieron. Afortunadamente aún estamos a tiempo para revisarnos y tomar los correctivos. Confiamos en la sensatez y capacidad de nuestro Presidente NICOLAS MADURO, a quien avaló nuestro propio Comandante Eterno para tomar el timón en su relevo. A él deseo dirigir este mensaje:

Nuestros hermanos colombianos necesitaron sesenta y siete años !!!luego del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, un líder de los que aparecen cada cien años como apareció HUGO Chávez, para sentarse alrededor de una mesa de diálogo y resolver pacíficamente un conflicto armado que les costó millones de vidas de colombianos, y entre ellos la de hombres revolucionarios muy valiosos como Camilo Torres, Marulanda, Bernardo Leal, Juan Carlos Galán y Bernardo Jaramillo Ossa, entre tantos otros. Como venezolano revolucionario y hombre de PAZ no deseo para nuestra patria que se desate un conflicto similar aquí, para vernos obligados, después del sacrificio de centenares de compatriotas, a buscar alrededor de una mesa de diálogo la solución a nuestras diferencias. Confío en el talento de nuestros dirigentes, tanto hombres como mujeres, que están en el comando de nuestro proceso Bolivariano y Chavista, así como en aquellos compatriotas que jamás han traicionado la causa de nuestro pueblo aunque actualmente no estén en posiciones de mando, para la elaboración de una "agenda mínima de convivencia pacífica" que, sin arriar ninguna de nuestras banderas, nos permita superar en el plazo más breve posible los obstáculos que la potencia imperial nos pone a diario con la complicidad de sus sirvientes.

Invoco el nombre de Nuestro Señor Jesucristo, tal y como lo invocaba Chávez, para que los venezolanos podamos resolver en PAZ los asuntos que mantienen a Venezuela en este conflicto de poder, que sabemos está siendo dirigido desde despachos pentagonales que aspiran volver a posiciones que nuestro pueblo puso en nuestras manos para siempre.

BOLIVAR VIVE !!! Chávez VIVE !!! INDEPENDENCIA Y PATRIA SOCIALISTA.

VENCEREMOS !!!!!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3245 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US Y ab = '0' /actualidad/a221141.htmlC0http://NON-VEca = .