Nueva AN: ¿Estado paralelo?

Las recientes actuaciones de la mayoría opositora en la AN (desacato a decisión del TSJ, violaciones al Reglamento Interior y de Debate, etc) resultan dignas de análisis. Si tomamos en cuenta la experiencia de larga data de quien hoy dirige el Parlamento, se hace nugatorio el argumento de la ignorancia de las normas a seguir.

Hemos venido escuchando de sus voceros cómo se intenta desde esa mayoría de la AN, deslegitimar al Gobierno, pretendiendo que la victoria obtenida el 6D les otorga el "derecho" de determinar la política y rumbo del país. Es decir, estima la nueva mayoría que, con el resultado electoral, la AN, ella sola, sola, solita, como dice la canción infantil, ha devenido en un "suprapoder", capaz de ejercer "en solitario" las atribuciones establecidas en el art 156 de la CRBV, olvidándose que la AN es órgano del Poder Público Nacional, así como lo son igualmente, el Poder Ejecutivo, Judicial, Electoral y Ciudadano, tal y como expresamente lo señala el art 136 constitucional. Tal y como dijo Luis XIV: "EL Estado soy yo", la nueva mayoría en la AN se autocalifica como "EL PODER DEL ESTADO". Saben que no es así, pero deliberadamente, actúan en como si lo fueran.

Argumentan asimismo que el gobierno de la AN es el pueblo por ser sus representantes, al mejor estilo de la democracia representativa tergiversando el contenido del art 5 de la CRBV, olvidando que uno de los principios de la Constitución vigente, es el de la Democracia Participativa y Protagónica. Y ese principio lo conocen, pero no les importa. En la Conferencia Episcopal, el presidente de la nueva AN, llega al colmo al declarar: "El Tribunal Supremo de Justicia es un organismo subordinado a la Asamblea Nacional". ¿Exabrupto? Sí. Pero eso también lo sabe el diputado presidente de la AN.

Entonces: ¿Qué se busca con tantos desafueros? Evidentemente, jugar al caos. A la ingobernabilidad, al choque entre los Poderes del Estado, al quiebre institucional. Anuncian la designación de una Comisión que revisará el procedimiento en la designación de los Magistrados del TSJ por parte de la saliente AN. El objetivo: designar un TSJ: ¿paralelo? No hay que tener mucha imaginación para vislumbrar que otro tanto harían con el Poder Ciudadano y el Poder Electoral. El fin: el caos institucional, la muerte del Estado. Y más allá, propiciar un estado de ingobernabilidad que culmine en estallidos de violencia. No lo olvidemos.

Hablan de paz, tolerancia, concordia pero sus acciones demuestran otra intencionalidad. Plantean un cambio de gobierno en un plazo no mayor a 6 meses, es decir, un nuevo Poder Ejecutivo, introduciendo un nuevo elemento de confrontación, olvidando lo que el pueblo venezolano, el "de a pie" aspira y desea: la satisfacción de necesidades básicas. A los venezolanos se les engañó con una propuesta de un supuesto "cambio". Un "cambio" que no dudó en designar invitado especial al acto de su instalación, al embajador de un país cuyo Presidente ha declarado al nuestro como amenaza grave e inusual a sus intereses. ¿Es eso ser venezolano?

Si partimos del principio conforme al cual los órganos del Poder Público están obligados a actuar dentro del marco de su competencia y sólo dentro de esos límites, a la AN le corresponde las atribuciones contenidas en el art. 187 CRBV, esto, claro está, si es que respeta la Constitución y el Estado de Derecho. Si así no fuera, el art 25 constitucional establece la nulidad absoluta de lo actuado.

La oposición necesita violencia para lograr una intervención extranjera. No caigamos en su juego. Los buitres esperan ansiosos nuestro petróleo. La bancada del GPP debe estar atenta a defender los logros sociales alcanzados en estos años de Revolución, colocarse al lado del pueblo en lo que respecta a propuesta de Leyes que establezcan nuevos derechos, aclarar suficiente y claramente en qué consisten supuestas "bondades", cuáles son los riesgos y trampas en ellas implícitas y a denunciar las violaciones a la Constitución hechas por la nueva mayoría en la AN.

A nosotros nos corresponde mantenernos atentos y vigilantes en la calle, en las organizaciones de base, movimientos populares, organizaciones sociales, sindicatos. Con presencia viva y pacífica, recordándole a esa nueva mayoría en la AN los límites de su competencia.

Al Ejecutivo Nacional le toca implementar rápidamente alternativas que permitan mejorar la situación de escasez, acaparamiento e inflación que enfrentamos. Que cada quien cumpla con la tarea que le toca.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 674 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US Y ab = '0' /actualidad/a220857.htmlC0http://NON-VEca = .