Reflexiones, aportes y propuestas sobre la formación sociopolítica en la Misión Vuelvan Caras


La formación socio política se desarrolla desde un interés emancipa torio, surge por esa histórica necesidad que desde el dialogo de saberes nos construyamos y nos constituyamos en ese sujeto critico, autónomo, rebelde y autogestionario que requiere esta revolución, por lo tanto se rompe la constante dinámica de la formación intelectual de elites y vanguardias preclaras que pretenden guiarnos como borregos hacia un destino predeterminado por las panaceas iluminadas.

Es por el contrario un salto cualitativo en las conciencias, la cualificación del sujeto histórico protagonista y creador colectivo de su propia revolución.

Quienes hemos decidido transitar por el campo de la educación popular revolucionaria, nos diferenciamos de la educación convencional al no asumirnos como los iluminados maestros, instructores que venimos a llenar de luz al “alumno”, por el contrario suscribimos la educación libertaria que reconoce el aprendizaje vivencial del común, de la gente, el que es igual a nosotr@s y solo desde ese reconocer es que se construye el aprendizaje.
En ese sentido, la puesta en practica de este paradigma de educación popular en permanente construcción, se contradice con la acción educativa cotidiana que reproduce la dominación. La educación dominante no es mas que la imposición arbitraria o subjetiva de un cúmulo de conocimientos para que sean digeridos de cualquier manera, esto ocurre en todo el sistema educativo nacional y específicamente en nuestro caso particular y circunstancial. Trabajamos en el INCE, una estructura concebida por la necesidad de perfeccionar la mano de obra, es decir: formar obreros especializados para la lógica del capital.
En este momento hemos asumido hombres y mujeres soñadores, rebeldes e insurgentes militantes de una hermosa mujer cósmica que se llama Proyecto NuestrAmerica – Movimiento Revolucionario 13 de Abril, en esta nueva etapa de la misión vuelvan caras, hemos pretendido; cual Quijote contra los molinos de vientos, desarrollar en el seno de la misión vuelvan caras una propuesta de formación sociopolítica, cuya génesis la ubicamos desde las mismas reflexiones pedagógicas, elaboradas por colectivos de trabajo de revolucionarios, diluidos, inmiscuidos en las dinámicas de construcción de este hermoso, infinito e histórico movimiento popular.
Partiendo del origen constituyente de este enfoque pedagógico alternativo, hemos aportado colectivamente a la construcción de un componente de formación sociopolítica, inscrito en el plan de formación integral para la misión vuelvan caras sin negar que ésta propuesta a parte de estar en permanente construcción se desarrolla desde cualquier espacio, reconociendo los contextos, los tiempos, ritmos y dinámicas concretas de los sujetos que en la formación participan, esta reflexión la hacemos contra tod@s aquellos que pretenden secuestrar la propuesta formativa.
Esta formación Sociopolítica posee unos propósitos políticos revolucionarios que le dan su razón de ser ,su carácter y su propia esencia.
Unir y formar para transformar, romper las relaciones de poder y producción capitalista, construir una plataforma productiva autónoma y avanzar hacia la construcción del Socialismo revolucionario.
Esto necesariamente implica, develar las relaciones de poder existentes, la dominación entre maestro – alumno, dirigente – dirigido, gobernante – gobernado, explotador – explotado, estrechamente vinculado con que construyamos nuevas relaciones de producción, otro modo de producción que no se sustente en la premisa de que la opulencia de unos, dependa de la miseria de todos. Otra forma de concebir el poder como una razón de todos, desarrollando proyectos productivos desde una plataforma que permita el rompimiento con la relación paternalista con el estado. La razón esta en poner en practica, la autonomía y la autogestión productiva, es ese el motivo de la economía popular y el desarrollo endógeno.
Esto se convierte entonces en un proceso formativo para la revolución, hecho por tod@s y para tod@s l@s que hemos sembrado en la tierra la palabra y la practica rebelde en su conjunto, contra el modo de producción capitalista y sus modelos reproductores de la explotación.
Ahora bien, para comprender la dinámica concreta y el entramado de las relaciones de poder y todas las lógicas del capitalismo como una realidad globalizante, se requiere impulsar colectivamente de un proceso formativo integral, que permite entender socialmente esta realidad devastadora y construir desde el colectivo la propuesta revolucionaria transformadora.
En tal sentido, concebimos la formación sociopolítica como un proceso permanente, no como un requisito o recaudo administrativo, tampoco un intensivo de recetas políticas en donde se culmina la formación, para el posterior cumplimiento obediente y disciplinado del lineamiento institucional.
En el contexto de la misión vuelvan caras, se presenta la característica antes señalada, la institución ( minep, ince) conciben, la formación sociopolítica como un mero requisito, lo cual hace que este proceso formativo se convierta en un taller regular mas, reflejándose como una fabrica consecutiva de talleres, un tareismo ciego a nombre del cumplimiento. Esto ha negado y frenado que desde la fase del acompañamiento necesario, se reconozcan y cualifiquen los avances, alcances, fallas, trabas y limitaciones del proceso de formación sociopolítica.

Esto se encuentra estrechamente vinculado con nuestra identidad, con el hecho de que somos sujetos políticos, militantes revolucionarios de la vida, la humanidad y el socialismo, ni talleristas ni instructores, estamos muy distanciados con los sujetos que terminan bailando el ritmo de la burocracia institucional a nombre de una transición que se frena, por lo que no termina de transitar hacia una nueva situación deseada.
Mas allá de lo exclusivamente institucional y los puentes de articulación que se puedan establecer con ella, los propósitos de la formación, la ética y la moral, unidos a la praxis revolucionaria y a la militancia cotidiana deben prevalecer y no sacrificarse.

Desde este proceso de formación sociopolítica, se proponen un conjunto de claves teóricas y practicas hacia la construcción de una nueva institucionalidad revolucionaria, una institucionalidad adaptada y contextualizada a las exigencias del actual momento histórico que vive nuestro país, proceso en el que se asume socialmente la construcción de los principios y postulados de la democracia de la calle y el poder popular. Pero esta propuesta transformadora se termina coartando, distorsionando; incluso paradójica y contradictoriamente desde el seno de las mismas instituciones que suscriben el plan de formación sociopolítica como componente de la misión vuelvan caras.
El divorcio entre teoría y practica, la incongruencia entre lo que se dice con lo que se hace, los cambios artificiales y el no respeto a los acuerdos colectivos son algunas de las grandes contradicciones que desde la institucionalidad se reflejan. En el caso de la misión vuelvan caras, por un lado los propósitos de la formación sociopolítica y por el otro la cotidianidad de la institución, algo así como dos mundos paralelos, uno revolucionario y el otro exageradamente conservador y resistente a los cambios de este proyecto de sociedad llamado revolución bolivariana.

Sobre la conducción orgánica, sobre el seguimiento y desenvolvimiento de la formación sociopolítica, se ha constituido una herramienta organizativa a nivel nacional, nos referimos al colectivo nacional de formación sociopolítica, conformado por coordinadores por estado, en donde los responsables directos de este colectivo nacional, en términos de lineamientos, convocatorias a encuentros nacionales, se encuentran ubicados en el INCE la Morita.
A nuestro entender, desde este colectivo no se han fijado posiciones políticas necesarias frente a todas estas contradicciones políticas que hemos caracterizado anteriormente, por el contrario el cumplimiento de la tarea, no les ha permitido reflexionar sobre el desarrollo de la formación, sumado al necesario debate que se debe generar sobre el cómo resolver esa suerte de dos mundos, el mundo institucional que nada se parece al mundo de la formación sociopolítica.
Por el contrario, se nos ha convocado a suscribir lo que con anterioridad ya ha sido sancionado por el colectivo de la Morita, como para darle una legitimidad artificial a lo ya determinado, practica muy distante a los postulados de la democracia de la calle.
Hacemos la salvedad del caso sobre la situación del colectivo nacional de la Morita, que no es nuestra intención irrespetar, ni criticar a individualidades o personajes concretos, por el contrario nuestra critica la hacemos a la practica cotidiana que es necesaria transformarse colectivamente por otra verdaderamente revolucionaria, esto demuestra que no somos defensores de un@s y jueces de otr@s, no seguimos individuos, ni representamos una fracción de uno o de otro, somos militantes de una acera propia, somos del PROYECTO NUTESTRAMERICA- MOVIMIENTO REVOLUCIONARIO 13 DE ABRIL y solo como hombres y mujeres de esa mujer cósmica, es que fijamos y asumimos posición sobre la formación sociopolítica.
No queremos disputar mandos, pero si éstos no entienden que deben mandar obedeciendo entonces merecen ser impugnados y revocados por todo el colectivo en asamblea.

Lo que proponemos por medio de estas líneas, es que en el seno de la misión vuelvan caras pongamos en practica los postulados y principios de la nueva cultura política, como los de la revocatoria de mandatos, rendición de cuentas, libre juego de tendencias, elección directa de cargos y como estos principios de la nueva cultura política también se reflejan como cotidianidad en todos los espacios desde donde construimos y en este caso el colectivo nacional de formación sociopolítica.

Creemos profundamente en la necesidad de abrir mas el compás, es decir, generar un debate fundamentalmente político, desde el reconocimiento del otr@, queremos romper con el constante temor de no practicar las premisas del proceso de la acción – reflexión – acción, para reconocer las fallas, los errores, las contradicciones y en función de ello avanzar en el tiempo y el espacio.

Planteamos romper con el silencio que se convierte en cómplice, al no discutir los lineamientos de la institución, dedicarse solo a cumplirlos, reconociendo aún, que éstos se contradicen con los propósitos éticos – políticos de la formación sociopolítica.

Decimos también que ningún contrato y ninguna quincena nos doblegan, por que por encima estará siempre la dignidad nuestroamericana y el compromiso libertario con los principios, la moral y la ética revolucionaria.

Hermanos y hermanas, compañeras y compañeros, nos encontramos en un momento en el que la formación sociopolítica cobra mayor importancia, se trata del hombre y de la mujer que militan contra las fabricas de maquinas incoloras, contra el esclavo y patrón de sus propias miserias, que piensan con cabeza propia y que se asumen así mismos como l@s constructores y constructoras de este hermoso sueño libertario que se llama revolución popular bolivariana.
No esta en juego la permanencia de unos u otros en los cargos, se trata de la insurgencia del sujeto histórico y protagonista de su propio destino, contribuyamos con aportar lo que desde nuestra responsabilidad histórica se nos plantea como revolucioari@s, no permitamos que el tren de la historia nos pase por encima y nos señale como los irresponsables, que interpretamos el mundo y que nada hicimos para transformarlo.

Aquí seguiremos, desde nuestras trincheras de lucha, levantándonos frente a los que trafican con nuestra esperanza, resistiendo, subvirtiendo, transformando y amando, como quijote contra los molinos de viento, caminando por los horizontes de la rebeldía, la esperanza y los sueños, dispuestos a multiplicarnos en vida por la defensa de la primavera frente a la oscuridad y el temor.

Esperaremos de pie, la respuesta necesaria de quienes tienen el deber de darla


.

PROYECTO NUESTRA AMERICA – MOVIMIENTO REVOLUCIONARIO 13 DE ABRIL
Mérida.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 34578 veces.