¡De adinerados y sus delitos!

¡En Venezuela la Justicia es tuerta!

En los albores de un nuevo año y al cumplirse un año, un mes y tres días del vil, infame, despreciable, ignominioso y abominable asesinato del Juez Danilo Anderson, quien llevaba casos importantes, como el de los autores del golpe de Estado del 11 de Abril 2002, sabotajes, guarimbas y el más monstruoso de todos: el sabotaje a la Industria Petrolera. Tenía la certidumbre sin lugar a dudas, que tanto los autores intelectuales como materiales, una vez conocidos, tras las investigaciones que llevaran a cabo los cuerpos que se abocaron al hecho, serían castigados con todo el peso de la Ley. Sin embargo, los "presuntos" Guevara, ahora condenados por el delito de autoría material fueron juzgados y condenados a cumplir cadenas que oscilan entre 27 a 30 años, pena máxima en Venezuela ya que por tan abominable crimen merecerían la pena capital, aunque por desgracia no exista en Venezuela. Este trío pasará unas cuantas Navidades tras las rejas y puede que hasta llegue a tener sus Cenas de Navidad y de pronto disminuírseles la pena por "buena conducta", como se estila.



Pero...¡oh, sorpresa! Los presuntos autores intelectuales, (siempre por motivos de salud, los ricos sí que se enferman) se les ha concedido el beneficio de ser juzgados en libertad, con presentación cada quince días, prohibición de salida del país y de hacerlo los fiadores que a tal efecto les fueron solicitados, cancelarían la irrisoria suma de mil unidades tributarias, lo que equivale a una cantidad en bolívares ínfima, si se toma en cuenta la magnitud del crimen y segar la vida de un joven decente, útil, provechoso, responsable y lleno de ilusiones y virtudes. ¡Imperdonable!



Cuántos excluidos, invisibles, es decir los pobres de solemnidad, que han cometido delitos menores y aún habiendo asesinado, se encuentran purgando condenas sin esperanza de obtener el beneficio de ser juzgados en libertad ya que no poseen los medios económicos para pagarse un abogado que los defienda y solicite para ellos. Providencia ésta contemplada en la Ley de Beneficios en el Proceso Penal decretada en la Gaceta Oficial N° 4620 del 25 de Agosto de 1993. Cuántos Jean Valjean, personaje de "Los Miserables", magna novela de Víctor Hugo, se encuentran en las cárceles venezolanas y en condiciones infrahumanas sin más alegría que las proporcionadas por sus familiares en días de visita... ¡Cuánta miseria!



El sueño truncado de Danilo Anderson fue, que los que se encontraran en las cárceles no sólo fueran los habitantes de los barrios caraqueños o de toda Venezuela. Aquellos habitantes de La Vega, Carapita, Cerro Marín y millones de otras barriadas del país. ¡Qué pérdida!



Observadora de las leyes y sus principios, respeto esta humillante decisión. Donde exista aún la impunidad seguirá existiendo el crimen.



...Finalmente y como siempre evocando las palabras de nuestro Padre Libertador Simón Bolívar: "...Tras un crimen viene un perdón y tras un perdón sigue otro crimen... LA JUSTICIA ES LA REINA DE TODAS LAS VIRTUDES..."

Esta nota ha sido leída aproximadamente 4644 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


María Antonieta Guevara Rengel


Visite el perfil de María Antonieta Guevara para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a18567.htmlCUS