Hace poco cumplió años “EL Eterno Alí Primera”

El 31 de Octubre de 1941 nace en el Instituto de Maternidad Oscar María Chapman de la ciudad de Coro, capital del Estado Falcón, República Bolivariana de Venezuela, de la unión de Carmen Adela Rossell y Antonio Primera el Cantor del Pueblo Venezolano “Alí Rafael Primera Rossell”.

Antes de continuar con el articulo quiero resaltar un pequeño detalle sobre el año de nacimiento de Alí Primera. El biógrafo de Alí, José Millet encontró un documento del Cantor firmado en Cuba en 1977, descubierto en la prestigiosa institución cubana Casa de las Américas y ha confirmado su fecha de nacimiento, también a partir de la copia de la partida de nacimiento proporcionada, recientemente, por Sol Musset, su viuda, se evidencia que definitivamente, según ambos documentos, Alí Primera nació el 31 de octubre de 1941 y no en 1942 como ha sido nombrado en diferentes publicaciones erróneamente.

Alí Primera, fue como el cerro Santa Ana de su agreste Falconía, sus 44 años fueron suficiente para que hiciera florecer, en el fértil terreno de su breve biografía ciento de canciones con las que incendiaba corazones de sueños indelebles.

Es inocultable, durante todos estos años no ha existido un lugar en todo el país donde no se escuche una canción de El Cantor del Pueblo. Por eso su ausencia apenas se nota en el paisaje y ese canto nos da a entender cada vez que lo escuchamos que “Los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos” como él cantaba entre tantas verdades.

Cada fibra de Alí cantaba, la canción le salía solita desde ese amoroso desbocamiento suyo por su pueblo. De este modo su canto era panfleto cuando el planeta estaba incendiado y solo se oía hablar de combatientes y militantes, pero también en su canto le salía susurro en los momentos que Alí caía moribundo por las mujeres que amó.

Cada sobresalto, cada motivo de rabia o amor, cada dolor o alegría, cada odio y cada sueño era traducido en canción por Alí Primera.

¿Por qué me piden que cante?/ si me han cortado a tiritas / todo el azul de mi cielo / se han caído toiticas / mis estrellas por el suelo… decía el cantor en “La patria es el hombre” seguramente cuando atravesaba por algún mal momento. Pero a veces se sentía de lo mejor entonces escribía cosas como: “con el sol a medio cielo le escribo un epitafio a la amargura / al canto le doy la vida y el canto me da la vida para vivirlo cantando / es así de simple hermanos cuando recibo golpes, alzo la frente y canto.

No solo de vida vive el hombre” tituló un remitido Alí en referencia a un atentado que sufrió en una carretera vía a occidente un año antes de su trágica muerte y nos damos cuenta de que lucidez tenía ese título al igual que la frase con la que cierra el texto: “No tendré peso político para tumbar gobiernos, carajo; pero a mí nadie me quita el palpito de que aquí algún día el pueblo será gobierno.”

Alí no pudo estar aquí catorce (14) años después para ver cómo sin equivocarse en su predicción el pueblo llegaba al gobierno con del Comandante Hugo Chávez.

“El canto no gana combates pero ayuda a formar los batallones” decía Alí y así ha venido ocurriendo a lo largo de los años.

En cualquier acto popular su poesía es himno inevitable y para escozor de los verdugos que lo persiguieron y contra quienes libró batallas incansables, ese canto de rabia y ternura se escuchó en Miraflores, en el palacio de gobierno, mientras el mismo Presidente de la República Hugo Chávez, entonaba sus canciones con el mayor orgullo.

Aun seguimos testimoniando que el ejemplo de Ali no ha caído en saco roto. En su Honor cada 16 de febrero con la marcha de los claveles rojos en Punto Fijo, recordamos su infinita ternura y su legado; Pero lo mejor que podemos hacer por mantener vivo el legado de Alí, es demostrar que cada uno de nosotros puede ser un poquito como es y siempre será El Eterno Alí Primera.

Edwin Colmenares.
Twitter: @ChavistaZuliano

Esta nota ha sido leída aproximadamente 599 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a176347.htmlCUS