Espartaco

Desde mi retaguardia...

Cuando se acercaba el final de mi periodo como Alcalde, en varias ocasiones, manifesté que me iría a la retaguardia. El día que hice la entrega del cargo, anuncié que me dedicaría al trabajo para fortalecer la organización comunal y la construcción del Poder Popular.

Ubicarse en la retaguardia, es estar activo, situado detrás de la responsabilidad de la dirección política; no es pasar a retiro, jubilarse o aislarse de las luchas por la transformación social y política. Hay quienes han ocupado puestos en la retaguardia. El Libertador, en algunas campañas (en las que el mismo ocupaba la vanguardia), por la importancia de esa posición en los combates, le encomendó la retaguardia al Mariscal Sucre.

Desde mi retaguardia comencé a concretar ideas sobre la concepción del poder popular. Revisé los modelos de comunas que existen en Chile, Argentina y otros países del sur. Aquellas comunas, se parecen a los municipios cuando la división político-territorial de Venezuela, era la de los distritos, dirigidas por un alcalde. En esos espacios reina la partidocracia; mientras que aquí, constitucionalmente, debe imperar la Democracia Participativa y Protagónica, que a través de referendo, deberá aprobarse la Carta Fundacional. Otros modelos observados, son los que existen en Italia y España; pero en nada se parecen, a las del Legado del Comandante Supremo Hugo Chaves Frías.

Logré diseñar una propuesta del modelo comunal, concebido con un eje central de planificación plurianual y la estructura de un Plan Estratégico de Desarrollo Comunal. En septiembre del 2009, mediante un derecho de palabra solicitado al Buró del PSUV; ante la vanguardia política, se realizó una exposición que concluía con la propuesta para conformar en el 2010, una comuna socialista por municipio; de tal manera, que en el último trimestre, en un gran acto público nacional, se declarara al Estado Falcón, como una entidad regional socialista. Una apática receptividad de la mayoría de los presentes de la vanguardia política, se evidenció con el poco interés de esa audiencia; la propuesta cayó en el vacío. Debo destacar, que la excepción fué Alcides Goitia, y puedo afirmar, que gracias al interés manifiesto, hoy Carirubana, tiene dos comunas certificadas: Maestro Julio Gutiérrez, en la Parroquia Santa Ana y Seguidores de Bolívar en la Parroquia Norte.

Algunos Camaradas, con motivo del proceso para elegir los candidatos a diputados, me convencieron para lanzarme al ruedo en la elección interna para la Asamblea Nacional; debo manifestar, que en la recta final de la campaña interna, la máxima jerarquía de la vanguardia política, se lanzó con todos los hierros con las armas y los métodos, que en su momento califiqué, como la fase superior de la cuarta república; artimañas que desde las trincheras de la izquierda, siempre se habían cuestionado: fué una gran experiencia y un reencuentro con el pueblo.

Para contrarrestar el trabajo, comenzaron a crear y alimentar aparatos y parapetos como expresión del poder popular. Muchas voceros de la burocracia saboteadora, hicieron señalamientos de la locura que hacíamos impulsando la organización del pueblo de abajo hacia arriba. No hubo desmayo en el camino. Seguro que el que persevera vence, el trabajo continúo sin descanso. Hay quienes insinuaban, que andaba montando una estructura política para aspirar a la Gobernación o regresar a la Alcaldía.

En la coyuntura electoral actual, la manía candidatural de algunos tarifados o enchufados, comenzaron una descomunal campaña mediática en mi contra, solamente por sus sospechas de mis aspiraciones a volver a la Alcaldía; de seguidas, para profundizar la canalla mediática, lanzaron un “pote de humo”, que ya había sido escogido como candidato, escenario ficticio creado para seguir con los atropellos, inclusive, enarbolando las banderas de la “unidad revolucionaria” y la “disciplina partidista”.

Desde mi retaguardia, debo manifestar, que ninguno de los “ejemplos exhibidos” desde el Ministerio de las Comunas como organizaciones comunales (a los que se le entregaron infinitas sumas de dinero, a los que muchas comunidades están exigiendo las rendiciones de cuentas); clasificaron para la certificación y la obtención de la persona jurídica como Comunas.

Ya comenzaron a verse victorias alejadas del espíritu electorero. Son las victorias en las que se evidencia el compromiso con el legado del Comandante Supremo de la Revolución y las que conducirán al destino final: la igualdad, la solidaridad, la moral, la dignidad, la felicidad colectiva y el bien común.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 837 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a171779.htmlCUS