Sobre las Municipales en Monagas

La pregunta en las redes sociales hace semanas era ¿Quién será el candidato a alcalde por el “chavismo”?,
La pregunta hoy es ¿Cuál de los candidatos que dicen ser chavista ganará?
Los argumentos: La disciplina por un lado y el respeto a las bases por el otro.
Ante ambas preguntas las respuestas están ajustadas a la simpatía para con uno u otro candidato. Esta historia lamentable se repite en los 13 Municipios del estado Monagas.
En realidad no me gusta opinar sobre estos asuntos por esta vía, pero permítanme una reflexión:
…Compañeros acaso nos hemos preguntado ¿cómo están nuestros municipios? Y lo más importante ¿Por qué están cómo están? En esa respuesta encontraremos argumentos que nos permitan contestar con mayor objetividad las preguntas anteriores.
La revolución no es estar en el poder por estar. El poder no es un fin. El poder es un medio para transformar. Transformar la falta de servicios en eficiencia en los servicios. Hay que ver si los que han asumido responsabilidades gubernamentales y hoy aspiran a reelección han hecho lo propio en ese sentido.
Frei Betto, habla de la “estética del poder”. Cómo simplemente por mantener una fachada de gobierno revolucionario se utilizan lemas o símbolos afines a la revolución con el único propósito de mantenerse en el poder. Eso no es revolución, es simple maquillaje. Es cambiar todo para que nada cambie.
La política en los municipios del estado Monagas aun la sigue determinando los grupos económicos regionales y municipales, quienes son los grandes beneficiados de un candidato u otro.
Nace otra pregunta: ¿Dónde quedan los cambios reales, los cambios estructurales? el desarrollo económico que genere industria, atención al agricultor, capacitación técnica a los ciudadanos, más aun mejoras en los servicios públicos: asistencia social, asfaltado, agua potable, mejora de las infraestructuras educativas, etc.
El viejo maestro y compañero Pepe Mujica durante el 60 aniversario del asalto al cuartel Moncada, en Cuba; dijo que: “Los cambios materiales son más fáciles que los cambios culturales. Los cambios culturales son, en definitiva, el verdadero cemento de la historia y son una siembra muy lenta de generación en generación”. Es decir que los cambios materiales se pueden dar con mayor facilidad. Pero para ello el gobierno revolucionario, al nivel que sea, no debe asumir “la estética del poder” como política, sino más bien cambios reales en cuanto a políticas públicas se refiere. Porque solo cambiando las condiciones materiales de los individuos, es decir mejorando sus condiciones de vida, podremos avanzar hacia cambios culturales que permitan construir una mejor sociedad.
Si entendemos que el PSUV es un partido revolucionario entonces debe actuar en consecuencia. Es decir que los dirigentes de esta organización deben bajar del pedestal donde están y escuchar al pueblo, a las bases, a los hombres y mujeres organizados que a diario tienen que lidiar con las necesidades propias de su comunidad. Para que sus candidatos desarrollen políticas públicas que puedan satisfacer las necesidades de las comunidades y generar mejoras en los servicios públicos, así como combatir el desempleo, la inseguridad, etc. De no ser así entonces no se estaría siendo un partido revolucionario. Con esto no quiero decir que el pueblo no se puede equivocar al momento de escoger sus candidatos. Sin embargo, debe ser escuchado. Bolívar decía: “…yo tengo pruebas irrefutables del tino del pueblo en las grandes resoluciones; y por eso es que siempre he preferido sus opiniones a las de los sabios.”(Carta al General José Antonio Páez. 6 de Marzo de 1826). El comandante Chávez muchas veces citó esta frase de Bolívar refiriendo que él prefería equivocarse con el pueblo y no con la burguesía.
Lo que está en Juego compañeros es el bienestar de nuestro país. Es el bienestar del pueblo. No olvidemos eso.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 831 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a171613.htmlCUS