¿Cómo debo decirlo?

El televidente en Venezuela el pasado 2 de julio, en la mañana, vio al ministro de comunicación, Lic. Ernesto Villegas, impecablemente vestido con ropa recién comprada, un estreno pues, presentarse ante la pantalla para una entrevista en el más criminal de los canales de televisión, GLOBOVISIÓN. Un canal que tuvo gran responsabilidad en la muerte de Hugo Chávez, porque sin duda la preocupación que la difusión en contra de Venezuela, los venezolanos y del gobierno tuvo que haber hecho en su organismo un mayor daño, tanto que fue imposible revertir la enfermedad que padecía nuestro presidente. ¿El ministro Villegas fue a Globovisión por propia iniciativa o porque fue forzado a ir? ¿A buscar qué? ¿A agradecerle a la CIA, dueña de la televisora, por bajar últimamente el ataque inclemente que tuviera contra el pueblo, el país y el gobierno hasta pocos días después del 14 de abril, o a negociar la futura concesión para utilizar el espectro radioeléctrico perteneciente a todos los venezolanos? ¿Será que el gobierno está dispuesto a traicionar la memoria del Presidente Hugo Chávez y a la revolución bolivariana? El pueblo como legítimo dueño del espectro radioeléctrico tiene que ser tomado muy en cuenta en la decisión final sobre una nueva concesión a la subversiva Globovisión, este es un caso que tiene que someterse a referendo y dejar al pueblo que decida; tal como se estipula en el articulo 71 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que a la letra dice: “Las materias de especial trascendencia nacional podrán ser sometidas a referendo consultivo por iniciativa del presidente o presidenta de la república en consejo de ministros; por acuerdo de la asamblea nacional aprobado por el voto de la mayoría de sus integrantes; o a solicitud de un número no menor del diez por ciento de los electores y electoras inscritos en el registro civil y electoral”.

Por la impunidad de los gobiernos venezolanos con los dueños de medios de comunicación privados, ellos no reconocen ningún otro derecho humano por encima del derecho y abuso a la libre expresión del pensamiento. Los dueños de medios y periodistas irresponsables al no respetar el derecho a la vida, por difundir calumnias, odios e incitar a la subversión social, provocan guerras en cualquier parte del mundo y consecuentemente las muertes de civiles y militares. Hay que considerar que los comunicadores (antisociales) son los verdaderos autores intelectuales de muchos delitos, ellos producidos por la perturbación de la tranquilidad y la paz de las poblaciones, aparte de hacer se contraigan enfermedades mentales de gravedad y que al final matan a centenares de personas. Sería algo extraordinario para la tranquilidad y paz de la población, que la saña con que actúan los que manejan algunos medios de difusión cesará por determinación propia y que las autoridades del país hagan se respeten los derechos vitales del hombre como es la de vivir en paz. Pero eso parece como pedirle peras al olmo, que el gobierno haga justicia y se cumplan las leyes no permitiendo las torturas psicológicas que han implantado los medios de comunicación, no parece posible todavía.

A pesar que se ha comprobado médicamente que la angustia en el ser humano produce muchas clases de enfermedades, razón por la cual existen hoy muchas personas enfermas que son irrecuperables y esas personas están tan profundadamente enfermas que en poco tiempo les sobrevendrá la muerte. ¿Será que el gobierno cree que después que Globovisión tenga en sus manos la nueva concesión contará con un aliado mediático que no invocará la sacrosanta libertad de prensa y suelte entonces las andanadas de improperios, insultos y mentiras contra el Estado, que no llame cuando le da la gana a la desobediencia, al odio y a la violencia por estar Globovisión segura que las autoridades correspondientes le sacarán el cuerpo a los casos que tengan que ver con un personaje de los medios de difusión? Es claro de que Globovisión se convertirá nuevamente en el medio de comunicación matriz del cual se peguen otras televisoras e innumerables emisoras de radios del país, y fuera de él, y así dañar profundamente las conciencias de muchos venezolanos de bien. ¿Cual es la locura del gobierno? ¿Se quiere echar por la borda la lucha gigantesca del Presidente Chávez Frías y su revolución bolivariana? Cuidado, mucho cuidado. El globo de ensayo soltado al aire con la presencia del ministro Lic. Ernesto Villegas en la conspiradora Globovisión pudiera estallar y entonces presentarse un grave conflicto con el pueblo leal a los principios del chavismo, que jamás estará dispuesto a revertir el democrático sistema político que trató con tanto sacrificio conformar el gigante universal llamado Hugo Chávez. José M. Ameliach N. Julio de 2.013


Esta nota ha sido leída aproximadamente 880 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a169418.htmlCUS