Su descubrimiento en los años sesenta

¿En qué consiste la Propaganda Subliminal?

Hay muchas formas de propaganda subliminal. Todas ellas consisten en enviar un mensaje que traspase el nivel de conciencia y se incorpore a nivel inconsciente. En otras palabras se puede moldear una conducta sin que intervenga la voluntad conciente de la persona.

La propaganda subliminal clásica, por excelencia, fue descubierta por un investigador norteamericano en los años 60. Consiste en lo siguiente:

Este investigador midió durante varios días el consumo de Coca cola que se producía a la salida de un cine y logró tener un promedio del consumo. Luego introdujo en la cinta de la película avisos intercalados cada segundo que decían "Tome Coca cola". Cada 24 cuadros que se dan por segundo en el transcurso normal de la cinta había uno de "Tome Coca cola". Es decir, este cuadro extraño a la película tenía una duración de 1/24 de segundo, por lo tanto no era percibible. Los usuarios de la película no eran conscientes del cambio introducido por el investigador.

¿Qué pasó?

Los niveles de consumo de Coca cola al salir de la transmisión de la película aumentaron estrepitosamente. Casi se puede decir que las personas salieron como locas a pedir una Coca cola.

Este experimento se repitió con diversas modalidades y siempre produjo esos increíbles resultados.

Desde el primer momento en que se presentaron estos resultados fue condenado su uso por todos los organismos competentes. La prohibición de la utilización de este descubrimiento fue contundente, y en la actualidad todas las legislaciones como códigos de ética son categóricos en condenar su uso.

El porqué de la condena es evidente. Al ser un mensaje que va directamente al inconsciente sin mediar la voluntad se está violando el derecho primordial del libre albedrío. Más aún cuando un mensaje que va directamente al inconsciente toma la forma de orden, de mandato, similar a una orden que le damos a una persona en estado hipnótico.

Entre los últimos delitos y violaciones que en estos tiempos han realizado los medios de comunicación privados, el más grande ha sido el uso de propaganda subliminal como oportunamente lo ha denunciado Venezolana de Televisión.

Al haber puesto un cuadro anunciando la marcha de la oposición de tal forma que no se perciba conscientemente estamos frente a una propaganda subliminal. La propaganda que se ve conscientemente queda conectada inconscientemente por la transmisión velada de un extracto de la misma. De esta forma queda la orden inconsciente de asistir a la marcha, tal cual el experimento que se efectuó con la Coca cola.

Asomo unas reflexiones que pudieran ser hipótesis. A mí en lo particular me ha pasado que algunas marchas de la oposición me han asombrado por la cantidad de gente que asistió. En particular me refiero a dos: la del 11 de Abril y la que llamaron "El Parao" que se realizó en el distribuidor de Altamira,

Esta última marcha me asombró porque ellos venían realizando marchas diarias y el desgaste era notorio, y en eso cuando las marchas venían a menos logran una concentración multitudinaria. ¿Por qué ese cambio de un día para otro? No dudo en que esto se debió a la propaganda subliminal, que ha demostrado tener poderes realmente sorprendentes.

Hago un llamado a CONATEL, al Ministerio de Comunicaciones, a las Universidades, a que se realicen con carácter urgente las investigaciones necesarias que ubiquen el uso de propaganda subliminal en todas las programaciones comerciales, sobre todo en los días previos a las marchas nutridas de la oposición con énfasis en el 11 de Abril.

Esta es una guerra mediática que los medios de Comunicación privados libran contra un gobierno legítimo, y donde al parecer, y debido a su desesperación. No escatiman en usar golpes bajos como el uso de propaganda subliminal, el contratar personas para transmitir mentiras (el supuesto chofer de Juan Barreto), forjar videos (como el asesino de Altamira junto a Freddy Bernal cuando en ese momento estaba en Lisboa y con el pelo negro), usar niños para fomentar la violencia, etc., etc., etc., etc.…

Frente a todos estos delitos no puede haber impunidad.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 18771 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a1676.htmlCUS