Batalla de Betijoque

La Batalla de Betijoque, fue la tercera Batalla campal de la Campaña Admirable, ocurrió en el Cerro de Ponemesa o Quibao, jurisdicción, hoy, del municipio Rafael Rangel, donde el 4 de junio de 1813 las tropas patriotas derrotaron a las relistas en un sangriento combate. En la "Memoria dirigida a los ciudadanos de Nueva Granada por un caraqueño" (Manifiesto de Cartagena) Bolívar presenta un proyecto de reconquista de Venezuela, comenzando por la puesta en marcha de una empresa que más tarde se llamaría la "Campaña Admirable". La veracidad de este hecho histórico se evidencia en el libro "Documentos para la historia de la vida pública del Libertador", de Blanco y Azpúrua, donde están los oficios y proclamas que escribió el Libertador durante su heroica vida. En la proclama a los caraqueños, el día 8 de agosto de 1813, una vez hecho su entrada triunfal a Caracas, Bolívar señala los triunfos alcanzados en las batallas campales de "Cúcuta, La Grita, Betijoque, Carache, Niquitao, Barquisimeto y Tinaquillo", donde, apenas con un ejército de mil hombres fue capaz de derrotar al ejército realista de Monteverde que contaba con más de diez mil hombres y que azotaba y reprimía al pueblo venezolano.

Cuando el coronel realista Ramón Correa pretendía, por órdenes de Monteverde, detener la invasión de Bolívar a Venezuela, éste es derrotado en San José de Cúcuta el 28 de febrero, huye con pocos hombres a La Grita y nuevamente se enfrenta a los patriotas el 13 de abril y toca retirada ante la arremetida de Bolívar. Al recibir la orden del gobierno de Nueva Granada, que suministró armamento y voluntarios al brigadier Bolívar para su campaña de invadir las provincias de Mérida y Trujillo, éste marchaba desde La Grita a Bailadores, pasa por Estanques y se dirige a Mérida. Al conocer Correa que Bolívar viene a Mérida, reducto de los españoles, marcha a Betijoque en espera de una columna de refuerzos provenientes de Carache y Maracaibo.

El día 23 de mayo al entrar a Mérida y no encontrar resistencia alguna, el pueblo de Mérida aclama a Bolívar Libertador y la municipalidad de esa ciudad, encabezada por el Dr. Cristóbal Mendoza, lo ratifica. Una vez allí reorganiza su ejército y recibe quinientos hombres de los españoles Vicente Campo Elías y Francisco Ponce, consecuentes con la causa de Bolívar. Al conocer de la posición de Correa y Tizcar, envía la vanguardia con más de quinientos hombres al mando de Atanasio Girardot para enfrentar nuevamente a Correa. El día 4 de junio los realistas escogen como sitio estratégico el cerro de Ponemesa y con 418 hombres se enfrentan a las tropas patriotas. El combate duró más de cuatro horas, según narra el escritor Rafael Urdaneta Bocanegra en su libro Betijoque, Carache, Niquitao. Correa es nuevamente derrotado y huye a Maracaibo por el puerto de Moporo. Tardíamente el día 6 llegan tropas provenientes de Maracaibo, enviadas por el suegro de Correa, el gobernador Fernando Miyares, y son repelidas por un grupo de patriotas betijoqueños que encabeza Anselmo Abreu. Con esta batalla culmina la carrera militar del coronel Ramón Correa en tierra venezolana. Más tarde, el día 15 de junio, al establecer el Cuartel General en Trujillo, Bolívar dicta la famosa Proclama de Guerra a Muerte, el día 18 de ese mismo mes Girardot derrota al comandante Manuel Cañas en la batalla de Agua de Obispo y el 2 de julio José Félix Ribas derrota a José Martí en la batalla de Niquitao. Con estos hechos cierra su capítulo la Campaña Admirable en la provincia de Trujillo. Más tarde el ejército patriota derrota a los realistas en las batallas de Los Horcones (Barquisimeto) y Taguanes (Tinaquillo).

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 4266 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a166346.htmlCUS