La Guerra de todo el Pueblo (V Parte)

La Guerra de todo el Pueblo no es una elucubracion de "sistematizadores de gabinete". Esta corresponde a una tradicion y recoge una amplia experiencia historica. Refleja la practica militar revolucionaria y popular de muchos años. Es un paradigma que se nutre de la sabiduria militar popular acumulada en las guerras y los conflictos belicos en que las masas explotadas debieron recurrir a la violencia y a las armas para contrarrestar estructuras de dominacion politica arbitrarias y sistemas economicos de extorsion que dan sustento a privilegios de minorias sociales y ocasionan la miseria de multitudes humanas.

La Guerra de todo el Pueblo es un modelo teorico que sintetiza diversos eventos historicos y se enriquece con cada experiencia, cada desarrollo, cada descubrimiento de la ciencia militar. No se trata de un compartimento ajeno y al margen de las mutaciones que estamos presenciando con la revolucion tecnologica, organizacional, del management y las comunicaciones en curso.

Recoge y aprende de nuevas categorias de la guerra como despliegue rápido, profesionalizacion, mejor defensa electronica antiaerea, CI, precision, menor apoyo al reclutamiento obligatorio, operaciones combinadas, interdiccion, fuerzas mas reducidas, operaciones especiales, poryeccion de poder, operaciones aeroterrestres.

Digamos de manera muy puntual que existen varias condiciones que forjaron lo que hoy denominamos la Guerra de todo el Pueblo. De un lado, la aparicion del fusil de asalto modifico las formaciones rigidas de los ejercitos antiguos, posibilitando que los combatientes desplegaran la iniciativa en formaciones de columnas transformando con ello todos los ejercitos. De otro, la revolucion francesa y la guerra de independencia americanca basicamente, cambiaron la fisonomia de la guerra y revolucionaron los ejercitos. Estas colocaron en el orden del día el armamento general del pueblo, o el pueblo en armas movilizado para la guerra; combinaron las operaciones militares de las tropas regulares con destacamentos guerrilleros y el levantamiento de las masas; modificaron el soldado, hasta entonces considerado un asalariado (soldado viene de sueldo) y un simple peon de brega, y lo convirtieron en un luchador que sabe porque actua, incrementando su capacidad y moral de combate. Todo ello sento las premisas de lo que conocemos como Guerra de todo el Pueblo o la guerra de las masas.

En las Guerras del Futuro, Alvin y Heidi Toffler, señalan con mucha agudeza que " Uno de los efectos de la introduccion de una nueva forma belica es la profunda alteracion de los equilibrios militares existentes. Esto fue exacatamente lo que sucedio el 23 de agosto de 1793, cuando una Francia acosada, ensangrentada por la revolucion y a punto de ser desgarrada por las tropas invasoras, impuso de repente el reclutamiento universal. Son dramaticos las palabras del decreto:

A partir de este momento.....todos los franceses se hallan requeridos permanentemente para el servicio de los ejercitos. Los jóvenes combatiran; los casados forjaran armas y transportaran provisiones; las mujeres haran tiendas de campañas y prendas y serviran en los hospitales, los niños convertiran en vendas trapos viejos; los ancianos acudiran a los lugares publicos para excitar el valor de lo soldados

Esta movilizacion introdujo en la historia moderna la guerra de masas y se combino pronto con innovaciones en la artilleria, la táctica, las comunicaciones y la organizacion; asi se dio paso a un modo nuevo y poderoso de hacer la guerra" ( Las guerras del futuro, Alvin y Heido Toffler, pag.251.).

Asi, pues, la Guerra de todo el Pueblo reune las experiencias de procesos como los siguientes: i) La lucha guerrillera española contra la invasion napoleonica; ii) Las campañas militares lideradas por Simon Bolivar para romper la dominacion colonial española y europea; iii) La revolucion francesa; iv) la guerra de independencia americana, v) La creacion teorica de Karl Von Clausewitz; vi) las formulaciones y analisis de Karl Marx, F. Engels y V. Lenin; vii) las experiencias de la segunda guerra mundial; viii)La obra y la practica de Mao Tse Tung, del partido Comunista Chino y de la revolucion popular China; ix) Los aportes teoricos y estretegicos del general vietnamita Vo Nguyen Giap; x) la experiencia de la revolucion cubana, de su comandante Fidel Castro y de las Fuerzas Armadas de Cuba; xi) La lucha del movimiento guerrillero colombiano representado en las FARC, el ELN y los otros movimientos armados; xii) Los procesos de lucha armada revolucionaria en Nicaragua, El Salvador, Malasia y Filipinas, y la aplicacion, por parte del imperialismo norteamericano de sus estrategias militares de guerra de baja intensidad y contrainsurgencia.

Veamos algunos de estos antecedentes.

Karl Von Clusewitz.

El concepto de guerra popular aparece por primera vez en Clausewitz cuando analiza las guerras en Europa, llegando a la conclusion de que: " la guerra del publo en Europa es un fenomeno del siglo XIX (De la Guerra. pag 290). Se refiere al tipo de guerra que se impuso para la defensa de la nacion ante una invasion extranjera que consistia en combinar los esfuerzos del ejercito regular con tropas milicianas y destacamentos armados de las masas poco numerosas y la utilizacion de la lucha guerrillera; un ejemplo de esto es la derrota de Napoleon.

Especialmente destaca la lucha guerrillera de los campesinos de la siguiente forma: "aun si no abrigamos ideas exageradas sobre la omnipotencia de una guerra del pueblo, aun si no la consideramos como elemento inagotablee incontestable, sobre la cual la simple fuerza de un ejercito tuviera tan poco control, como la voluntad humana tiene sobre el viento o la lluvia...debemos admitir que no podemos conducir delante de nosotros a los campesinos armados como si se tratara de un cuerpo de soldados que se mantienen unidos al igual que un rebaño y que por lo comun se siguen unos a otros. Por el contrario, los campesinos armados, cuando estan desparramados, se dispersan en todas direcciones, para lo cual no se requiere ningun plan elaborado. Con esto se hace muy peligrosa la marcha de cualquier pequeño grupo de tropas en territorio montañoso, muy boscoso o accidentado, porque en cualquier momento la marcha puede convertirse en un encuentro" (De la Guerra pag. 239).

La idea de la omnipotencia de la guerra popular y su invencibilidad tiene su origen en este teorico de la guerra quien sienta las bases en cuanto a la forma como deben utilizarse las tropas irregulares y la guerra de guerrillas en una guerra de masas: "Segun la idea que tenemos sobre la guerra del pueblo, esta, al igual que una esencia en forma de nube o vapor, no se condensa en ninguna parte ni forma cuerpo solido...sin embargo, es necesario que este vapor se reuna en algunos puntos en masas mas densas y forme nubes amenazadoras desde las cuales de vez en cuando se produce un relampago formidable" (Idem pag. 294).

Aparece alli la idea de que se debe y se puede establecer cierto tipo de tropas concentrando los destacamentos pequeños y dispersos, encomendandoles tareas de mayor envergadura que los simples hostigamientos, como por ejemplo ataques decisivos en los flancos del teatro de guerra del enemigo, la toma de guarniciones importantes.

K. Marx, F. Engels y V. Lenin.

K. Marx, F. Engels y V. Lnin n son solo estudiosos de Jomini y Clausewitz (historiadores y teoricos de la guerra), sino tambien de todos los jefes militares de la epoca, asi como estudiosos de las guerras y ejercitos antiguos, y ademas miembros activos en las guerras en Europa y Rusia (particularmente Engels en la guerra del 48 al 50 en Alemania) lograron asimilar no solo las ideas de la guerra en general sino destacar con particular importancia la guerra de clases y muy especialmente dejar un legado extenso de la sintesis de la experiencia de las guerras que sacudieron a Europa desde mediados del siglo y culminaron con la Comuna de Paris.

En la "Guerra de Italia" (1849) ante la derrota del ejercito italiano a manos de los austriacos, Marx y Engels oponen a la guerra corriente (enfrentamientos entre dos ejercitos) la guerra popular, la cual destacan como unica forma de vencer a un enemigo superior: "El error de los piamonteses desde el comienzo mismo ha consistido en que han opuesto a los austriacos tan solo el jercito regular y han querido sostener la mas corriente, burguesa y honrada de las guerras. Un pueblo que quiere conquistar para si la independencia no puede limitarse a los procedimientos corrientes de realizacion de la guerra. La insurreccion en masa, la guerra revolucionaria, los destacamentos guerrilleros: estos son los unicos procedimientos con la ayuda de los cuales un pueblo pequeño puede vencer a uno grande; solo asi un ejercito mas debil puede enfrentarse a otro mas fuerte y mejor organizado...".

Su amplia formacion les permite observar como se hubiera podido transformar la derrota estrategica de los italianos en victoria si hubieran cambiado su plan estrategico de guerra y sobre todo, si se hubieran apoyado decididamente en las masas;

"la derrota de Navarra causo tanto daño estrategico: los italianos se vieron cortados de Turin, mientras que para los austriacos este camino aparecia abierto. este daño no hubiera tenido ninguna importancia si despues de perdida la batalla hubiese comenzado una veradera guerra revolucionaria, si la parte que habia quedado indemne del ejercito italiano se hubiese constituido inmediatamente en nucleo de insurreccion general de la nacion, si la guerra de ejercitos habitual y estrategica se hubiese convertido en una guerra popular, a semejanza de la que sostuvieron los franceses en 1793 (La lucha de guerrillas a la luz de los clasicos del marxismo-leninismo pags. 33-35).

En 1852, elaborando las enseñanzas de los grandes movimientos revolucionarios en Europa, en el texto "Revolucion y contrarevolucion en Alemania" dejan sentados los principios de la insurreccion, que en la antesala de la insurreccion de 1917 en Rusia seran retomados por Lenin y llevados a la practica por los bolcheviques y que tienen plena vigencia para el proletariado revolucionario que se encuentra acumulando fuerzas para los grandes dias venideros.

"La insurreccion es un arte, lo mismo que la guerra o cualquier otro arte. Esta sometida a ciertas reglas que, sino se observan, dan al traste con el partido que las desdeña. Estas reglas, logica deduccion de la naturaleza de los partidos y de las circunstancias con que uno ha de tratar en cada caso, son tan claras y simples que la breve experiencia de 1848 las ha dado a conocer de sobra a los alemanes. La primera es que jamas se debe jugar a la insurreccion a menos que se este completamente preparado para afrontar las consecuencias del juego. La insurreccion es una ecuacion con magnitudes muy indeterminadas cuyo valor puede cambiar cada dia; las fuerzas opuestas tienen todas las ventajas de organizacion, disciplina y autoridad habitual; si no se les puede oponer fuerzas superiores, uno sera derrotado y aniquilado. La segunda es que, una vez comenzada la insurreccion, hay que obrar con la mayor decision y pasar a la ofensiva. La defensiva es la muerte de todo alzamiento armado, que esta perdido aun antes de medir las fuerzas con el enemigo. Hay que atacer por sorpresa al enemigo mientras sus fuerzas aun estan dispersas y preparar nuevos exitos, aunque pequeños pero diarios; mantener en alto la moral que el primer exito proporcione, atraer a los elementos vacilantes que siempre se ponen del lado que ofrece mas seguridad; obligar al enemigo a retroceder antes de que pueda reunir fuerzas; en suma, hay que obrar segun las palabras de Danton, el maestro mas grande de la politica revolucionaria que se ha conocido: de l audace, de l audace, encore de l audace (audacia, audacia y siempre audacia)" (Obras Escogidas de Marx y Engels Tomo I, edit. Progreso pags. 385-386).

En "La Revolucion en España" (Octubre de 1854), Marx y Engels analizaban no solo las causas sociales y politicas de la caida de España en manos de Frnacia sino en particular el desarrollo de la guerra, la falta de un mando central, la desconfianza del pueblo en las clases acomodadas y su Junta Central y la enorme iniciativa popular que desarrollo por todo el pais la lucha guerrillera, hechos que ponian en evidencia que las clases burguesas ya desde esa época eran temerosas del pueblo armado y estaban impedidas para dirigirlo a la victoria, incluso en la omnipotencia de la guerra popular y la iniciativa creadora de las masas fueron realmente el dolor de cabeza de las tropas francesas.

"Las guerrillas constituian la base de un armamento efectivo del pueblo. En cuanto se presentaba la oportunidad de realizar una captura o se meditaba la ejecucion de una empresa combinada, surgian los elementos mas activos y audaces del pueblo y se incorporaban a las guerrillas...los franceses se veian obligados a pemanecer constantemente armados contra un enemigo que, aunque huia continuamente, reaparecia siempre y se hallaba en todas partes sin ser realmente visible en ninguna, sirviendole las montañas de otras tantas cortinas. No eran los combates ni las escaramuzas -dice el abate Pradt- lo que agotaba a las tropas francesas, sino las incesantes molestias de un enemigo invisible que al ser perseguido desaparecia en el pueblo, del cual volvia a surgir inmediatamente con renovada energia" (La Lucha de las guerrillas a la luz del marxismo leninismo. pag. 29).

Engels, en 1857, establece las leyes generales de los combates y la guerra de la montaña, las operaciones ofensivas en una guerra defensiva o lo que llamo la defensa activa y las operaciones envolventes. Todo esto no ha cambiado sustancialmente desde entonces:

"En los paises alpinos casi son imposibles los combates serios; la guerra aqui representa una cadena ininterrumpida de pequeñas refriegas, de intento de la parte atacante de abrir aqui o allá una cuña en el dispositivo del enemigo y despues avanzar. Necesariamente ambos ejercitos estan dispersos; ambos estan a cada paso a riesgo de ser objeto de un afortunado golpe del adversario; ambos tienen que confiar en la casualidad. De tal modo, la unica ventaja que puede tener el ejercito que se defiende consiste en encontrar el punto vulnerable del enemigo y lanzarse entre sus columnas dispersas. En este caso las posiciones defensivas fuertes, que son las unicas en las que se apoya una defensa puramente pasiva, pueden jugar para el enemigo un papel de emboscadas a las que se les puede atraer para un ataque frontal, al mismo tiempo que los principales esfuerzos de la defensa serian dirigidos contra las columnas envolventes, cada una de las cuales puede a su vez resultar envuelta y caer en situacion mas desesperada, que en la que se proponia colocar a la parte que se defiende" (La Lucha guerrillera a la luz de los clasicos del marxismo leninismo. pag. 47).

Analista cotidiano de la guerra franco prusiana de 1870, el 17 de diciembre en "Notas sobre la guerra", Engels nota no solo el agotamiento del ejercito prusiano sino que expresa su confianza en la omnipotencia de la guerra popular para lograr la victoria de Francia; a pesar del cerco sobre Paris, las operaciones de los destacamentos guerrilleros mantienen un permanete hostigamiento sobre las tropas invasoras, le causan bajas importantes y las desmoralizan; el cerco o sitio de Pairs se convirtio, de una operacion ofensiva, en una operacion en la cual las tropas invasoras tienen que defenderse de las operaciones ofensivas de los invadidos que poco a poco van destruyendo el invasor.

"El agotamiento de fuerzas originado por esta campaña aumenta terriblemente dia a dia. Esto se demuestra tanto por el tono melancolico de las cartas enviadas desde el ejercito, como por las listas de bajas. A juzgar por estas listas, las principales perdidas no son ocasionadas por los grandes combates, sino por las pequeñas refriegas, durante las cuales perecen uno, dos, cinco hombres. Las oleadas de guerra popular, en el transcurso del tiempo, destruyen por partes el ejercito mas grande y, lo que es singularmente importante, sin ninguna perdida aparente de la parte contraria" (La lucha de guerrillas a la luz del marxismo leninismo. pag. 23).

Con razon Engels decia que la derrota de Prusia era cuestion de tiempo, sin embargo, como se sabe, la burguesia francesa capitulo y el proletariado parisino tomo las riendas de la defensa de Francia y, desde luego, de toda la sociedad.

En la Introduccion a la edicion de 1895 de la Lucha de Clases en Francia de 1848 a 1850, F. Engels sintetiza la experiencia de la lucha de calles y advierte como el aumento de las tropas, la introduccion del fusil de repeticion, las granadas de percusion y el uso de la dinamita obligan a replantear la lucha de calles y en especial la lucha de barricadas:

"...La rebelion al viejo estilo, la lucha en las calles con barricadas, que hasta 1848 habia sido la decisiva en todas partes, estaba considerablemente anticuada....

....¿Quiere decir esto que en el futuro los combates callejeros no vayan a desempeñar ya papel alguno? Nada de eso. Quiere decir unicamente que, desde 1848, las condiciones se han hecho mucho mas favorables para los combatientes civiles y mucho mas ventajosas para las tropas. Por tanto, una futura lucha de calles solo podra vencer si esta desventaja de la situacion se compensa con otros factores. Por eso se producira con menor frecuencia en los comienzos de una gran revolucion que en el transcurso ulterior de esta y debera emprenderse con fuerzas mas considerables. Y estas deberan, indudablemente, como ocurrio en toda la gran revolucion francesa, asi como el 4 de septiembre y el 31 de octubre de 1870, en Paris, preferir el ataque abierto a la tactica pasiva de barricadas" (Marx, Engels, Obras escogidas T.I. pag 201).

Estas palabras fueron profeticas: años mas tarde esta forma de lucha fue retomada en Rusia durante las insurrecciones que no solo sostuvieron la defensa pasiva en las barricadas, sino que tomaron la iniciativa pasando a la ofensiva inmovilizando las tropas en los cuarteles y opoiniendo a ellas en los combates callejeros los destacamentos armados de fusiles y ametralladoras, las bombas caseras tanto explosivas como incendiarias, el agua hirviendo y el ácido arrojado desde las ventanas y terrazas y los francotiradores.

V. Lenin aportó un gran numero de nuevas eneseñanzas a la guerra popular.

Durante la revolucion en Rusia se presentaron por lo menos tres grandes periodos de intensa lucha armada y guerra popular: el periodo de 1905-1907; el periodo de 1917, durante las insurrecciones de febrero y octubre; el periodo posterior a la conquista del poder por parte de la clase obrera 1918-1921. En ellos V. Lenin desarrollo los principios de la guerra popular.

En julio de 1905 en el articulo "El Ejercito revolucionario y el Gobierno revolucionario", Lenin, apoyandose en la experiencia de la insurrecccion en Odesa y el levantamiento de la flota, particularmente, el paso del acorzado Potemkin al lado de la revolución, destaca y ponde de relieve la importancia de la teoria militar y el estudio y dominio del arte de la guerra y la educacion de las masas en estos asuntos:

"La socialdemocracia (el comunismo) nunca ha descendido hasta el juego de los complots militares, nunca ha planteado en primer plano los problemas militares mientras no se daban de hecho las condiciones de la incipiente guerra civil. Pero ahora todos los socialdemocratas han planteado los problemas militares, sino en primer lugar, cuando menos en uno de los mismos y la necesidad de darlos a conocer a las masas populares. El ejercito revolucionario debe aplicar en la practica los conocimientos militares y las armas de guerra para la resolucion de toda la suerte ulterior del pueblo ruso, para la resolucion del primer y mas vital problema, el problema de la libertad". (La lucha guerrillera a la luz de los clásicos del marxismo leninismo pg. 73).

En "De la defensa al ataque" de septiembre de 1905, Lenin resalta una accion militar de los destacamentos armados de Riga, donde cerca de cuarenta obreros armados irrumpen en la cárcel y liberan a los detenidos. Descubre que con esta accion se ha puesto al orden del dia la consigna del Ejercito Popular Revolucionario:

"!Asi pues, las cosas van, a pesar de todo, adelante!. El armamento de las masas, a pesar de las increibles e indescriptibles dificultades, hace progresos...He aqui lo que resulta cuando los pioneros de la lucha armada se unen con las masas no de palabra, sino con los hechos, se colocan al frente de los equipos de combate y de los destacamentos del proletariado, educan en el fuego de la guerra civil a decenas de jefes populares, que mañana en el dia de la insurreccion obrera, sabran ayudar con su experiencia y con su valor heroico a millares y decenas de millares de obreros...

Esto no es ya un complot contra un personaje cualquiera odiado...es el comienzo de las acciones de los destacamentos del ejercito revolucionario. El numero de estos destacamentos de 25 a 75 hombres puede ser aumentado en varias decenas en cada ciudad grande y a menudo en los suburbios de la gran ciudad".

Atento siempre a la lucha de las masas, a su estado de ánimo y a su enorme capacidad creadora, advierte que el movimiento ha destacado nuevas formas de lucha, exaltando con entusiasmo el terror de las masas:

"...La bomba ha dejado de ser el arma del petardista individual y ha pasado a ser el elemento necesario del armamento del pueblo. Con los cambios introducidos en la técnica militar, cambian y deben cambiar los metodos y procedimientos de la lucha de calles. Todos nosotros estudiamos ahora (...) la construccion de barricadas y el arte de defenderlos. Pero por conocer este viejo y util arte no hay que olvidar los nuevos pasos dados en este terreno de la tecnica militar. Los progresos hechos en el empleo de los explosivos han introducido una serie de innovaciones en la artilleria..." (La lucha guerrillera a la luz de los clasicos del marxismo leninismo pag. 161).

El 16 de octubre de 1905, en una carta al Comite Militar Anexo al Comite de San Petesburgo, critica la tramitomania en que este se enreda y se preocupa por resolver los asuntos prácticos de la organizacion de las fuerzas militares del proletariado:

"...Que se organicen inmediatamente destacamentos de tres a diez, a treinta y mas hombres. Que se armen inmediatamente ellos mismos, con lo que cada uno pueda, quien con un revolver, quien con un cuchillo, quien con un trapo impregnado de petroleo para provocar incendios, etc...".

A renglon seguido delimita las funciones de la Organizacion Militar encargada de dirigir la insurreccion y las funciones de los distintos destacamentos que se organicen, poniendo el énfasis en desplegar la iniciativa de las masas, su fe absoluta en ellas le permite anticiparse a los reclamos aclarando que los posibles "excesos" o errores son un mal menor en las condiciones en que se encontraba la lucha y los preparativos para la guerra popular, arte que solo puede aprenderse en la práctica:

"El papel del Comite Militar anexo al Comite de Petesburgo debe consistir en: ayudar a estos destacamentos del Ejercito Revolucionario, servir de Buro para el enlace. etc. Todo destacamento acepta gustoso vuestros servicios, pero si en esta empresa comenzais con esquemas y discursos acerca de los "derechos" del Comite Militar, echais a perder todo el asunto....

....deben dar a cada uno de los destacamentos breves y muy sencillas formulas para la fabricacion de bombas, deben explicarle de la manera mas elemental todos los tipos de trabajo a realizar despues y dejarles a ellos mismos que desplieguen todas sus actividades....Pero obligatoriamente hay que comenzar enseguida a aprender en la practica: no temais estos ataques de prueba. Pueden, naturalmente degenerar en extremismos, pero esta es una desgracia de mañana: hoy la desgracia esta en nuestra rutina, en nuestro doctrinarismo, en la inmovilidad propia de intelectuales, en el temor senil a toda inciativa...." (la lucha de guerrillas a la luz de los clasicos del marxismo leninismo pags. 80-81).

El 17 de octubre de 1905, en "La ultima palabra de la tactica "iskrista" insiste en la necesiad de avanzar en la creacion del Ejercito Revolucionario para conquistar la victoria y el peligro que se cierne sobre la revolucion de no coronarse con exito la insurreccion:

"Ejercito revolucionario. tambien esta es una palabra muy grande. Su creacion es un proceso dificil, complicado y largo. Pero cuando vemos que ya ha comenzado, y que se desarrolla por todas partes con intermitencias, a intervalos; cuando sabemos que sin ejercito semejante es imposible la victoria de la revolucion, debemos destacar esta consigna decidida y abierta, propagarla, haciendo de ella la piedra de toque de las tareas de palpitante actualidad de la política....la revolucion puede madurar, pero la fuerza de los creadores revolucionarios de esta transformacion pueden resultar insuficientes para llevarla a término. Entonces, la sociedad se descompone, y esta descomposicion se prolonga a veces durante decenios enteros ..." (La lucha guerrillera a la luz de los clasicos del marxismo leninismo pag. 87-88).

A finales de octubre de 1905, en "Las tareas de los destacamentos del ejercito revolucionario" señala las diferentes tareas de las fuerzas militares proletarias, combatiendo la idea de que la insurreccion es un acto unico que no requiere preparacion y adistramiento de las fuerzas populares:

"...Sin limitarse en ningun caso a las solas acciones preparativas, los destacamentos del ejercito revolucionario deben con la mayor rapidez posible pasar tambien a las acciones militares, con lo siguientes fines: 1. Ejercitacion de las fuerzas militares; 2. Exploracion de los puntos debiles del enemigo; 3. Asestar al enemigo derrotas parciales; 4. Liberacion de prisioneros (detenidos); 5. Obtener armas; 6. Obtener medios para la insurreccion...los destacamentos pueden y deben aprovechar ahora mismo toda ocasion propicia para realizar un trabajo vivo, no aplazando las cosas de ninguna manera hasta la insurreccion general, pues sin la preparacion en el fuego de la lucha no es posible tampoco adquirir la habilidad para la insurreccion". (La lucha de guerrillas a la luz de los clasicos del marxismo leninismo. pag. 84.).

Posterior a la insurreccion de 1905 en "La disolucion de la Duma y las tareas del proletariado", sintetiza la experiencia demostrada que no es suficiente la organizacion de los soviets para el triunfo de la revolucion sino que se requiere la organizacion militar del pueblo para triunfar en la insurreccion y respaldar las organizaciones de poder de masas:

"...Estas organizaciones deben tener como celulas agrupaciones libres muy pequeñas, grupos de diez, de cinco, e incluso puede ser que de tres....deben ser creadas de la manera mas amplia e inexcusablemente antes de recibir las armas, independientemente de la cuestion de las armas.

Ninguna organizacion del partido "arma" a las masas. Por el contrario, la organizacion de las masas en pequeños grupos de combate de gran movilidad prestara en el momento de la lucha insurreccional, un inmenso servicio en cuanto a la adquisicion de armas" (Idem pags. 77-79).

A esta reflexion conviene agregar los aprotes de la III Internacional.

"La insurreccion armada" es una valiosa recopilacion de diversos articulos publicados en 1928, por orientacion de la Internacional Comunista -III Internacional- luego de su VI Congreso. En este libro se analizan diversas experiencias de insurrecciones dirigidas por el proletariado en diversos paises; alli se extraen las lecciones de las insurrecciones en Europa y en China en las tres primeras décadas del siglo XX. En los distintos articulos se establecen las directrices y se resuelven diferentes relaciones concernientes al arte de la insurreccion y se hace un gran esfuerzo por precisar incluso asuntos particulares de los combates. De este texto queremos destacar algunos aspectos.

Contra la idea de los "izquierdistas" de que son las acciones militares de la vanguardia las que impulsan a las masas a la lucha, acentua en muchas partes:

"No son las acciones militares de una vanguardia armada las que pueden y deben sucitar la lucha activa de las masas por el poder, es el poderoso impulso revolucionario de las masas trabajadoras el que debe provocar las acciones militares de los destacamentos de vanguardia; la entrada en accion de estos últimos -segun un plan bien estudiado, con antelacion, en todos sus aspectos-debe producirse por el impulso revolucionario de las masas". (Op. cit. pag. 75).

En contra de la concepcion "izquierdista" que pretende separar la politica de los asuntos militares y que se pronuncia por el punto de vista puramente militar en la guerra, pone de relieve el papel de la politica como dirigente y lo militar como lo subordinado:

"Por importante que sea el papel del factor puramente militar en la insurreccion, no deja por ello de ser un papel subordinado. El potente impulso revolucionario de las masas debe constituir la base social, el fondo social y politico sobre el cual deben organizarse las acciones militares atrevidas, audaces y decisivas de los destacamentos avanzados del proletariado revolucionario, resuelto a romper la maquina gubernamental burguesa..." (Idem. pag. 75).

De la pagina 147 a la 170, clarifica e insiste sobre el trabajo que deben realizar los partidos proletarios en las fuerzas armadas burguesas para triunfar en la guerra popular, detalla incluso las reivindicaciones concretas para la agitacion y la propaganda en los diferentes ejercitos y cuerpos represivos en los distintos paises, asi como las formas de organizacion que deben desarrollarse alli y los metodos para trabajar en las filas enemigas; de todo ese valioso planteamiento destacamos lo siguiente:

"El principio esencial para todo partido revolucionario es el que debe realizar un trabajo revolucionario donde haya masas concentradas. Los ejercitos y las marinas burguesas agrupan siempre decenas y centenas de millares de jovenes proletarios o campesinos, que no son menos aptos para recibir las consignas y las ideas revolucionarias que los obreros de las fabricas y ciertas categorias de campesinos. Teniendo en cuenta que el ejercito, la policia, la marina son los principales instrumentos de opresion, los principales medios por los cuales el estado burgues (y cualquier otro estado) combate al proletariado revolucionario, hay que encarecer constantemente la necesidad del trabajo revolucionario dentro de sus filas. Los partidos que renuncian directamente o indirectamente a esta rama esencial de la accion revolucionaria se exponen a consecuencias extraordinariamente peligrosas para la revolucion. Esta accion debe proseguirse incansablemente por todo el partido comunista, tanto en el periodo de acumulacion de fuerzas, como, y aun mas intensamente, en el periodo de plenitud de la revolucion. Nosotros creemos que esta agitacion, vistas las consideraciones arriba expuestas, no es menos esencial que el trabajo del partido, en otros muchos dominios" (Idem. pag. 151.).

Refiriendose a la guerra imperialista y a la necesidad de transformarlas en guerra civil destaca que: " Uno de los grandes errores de la mayor parte de los partidos comunistas es el de plantear la cuestion de la guerra de una manera abstracta y desde el punto de vista de la propaganda y la agitacion exclusivamente, sin examinar de forma seria la cuestion del ejercito, factor decisivo en todas las guerras. Hay que explicar a las masas el sentido de la politica revolucionarria en el problema de la guerra y hay que trabajar el ejercito, sin lo cual toda lucha contra la guerra imperialista, todo esfuerzo por preparar las guerras revolucionarias, se limitan al dominio de la teoria" (Idem. pags. 150-151).

Define las tareas del partido comunista con miras a la guerra popular, de un modo detallado y con multiples ejemplos:

"...Un partido que sea marxista hasta el fin, es decir, que considere la insurreccion como un arte y propague entre la clase obrera la idea del levantamiento armado, debe plantearse practicamente el problema de la educacion de los cuadros de la futura insurreccion y darle una u otra solucion. Para esto, todo el partido proletario debe prepararse desde ahora mismo, sin esperar una situacion inmediatamente revolucionaria ya que entonces sera demasiado tarde. Debe prepararse para ella con independencia de la situacion politica presente. El problema, a pesar de su dificultad aparente, no es, desde luego, insoluble. Al lado del estudio del marxismo-leninismo, la direccion del partido debe organizarse tambien en el arte militar, el estudio de las lecciones de las diversas insurrecciones, principalmente las de Rusia, Alemania y China. Este estudio puede hacerse en los circulos, en las escuelas (legales, semilegales o ilegales, segun las circunstancias), consignando las lecciones de la lucha armada del proletariado en las publicaciones del partido estudiando el arte militar en la práctica (envio de camaradas al ejercito), formando organizaciones militares legales e ilegales (frente rojo en Alemania; Asociaciones revolucionarias de antiguos combatientes, en Francia).

El conocimiento de la teoria no basta, naturalmente, para formar dirigentes militares experimentados para los destacamentos de la guardia roja. Sin embargo, es esa la condicion primera a la que no debemos renunciar." (Idem. pags. 174-175).

"La insurreccion armada, al perseguir la destruccion del aparato gubernamental y la toma del poder por el proletariado, adquiere la forma de lucha armada implacable entre la fraccion militarmente organizada del proletariado y de sus aliados y la fuerza militar de la clase dominante. En el primer periodo de esta guerra civil declarada, la lucha se desarrollara principalmente en las ciudades, es decir, revestira la forma de combates de calle, diferenciandose, por otra parte, por su caracter y por su duracion segun las circunstancias. Del resultado del combate en este periodo y de la rapidez con que el proletariado logre poner en pie un numero suficiente de unidades aptas para el combate de su ejercito rojo, dependera en una amplia medida el resultado de la lucha por la consolidacion y extension territorial de la revolucion. Mas tarde, cuando el poder este solidamente tomado por el proletariado, en las principales regiones economicas y politicas (las capitales, los grandes centros economicos) la lucha armada tomara principalmente un caracter de guerra de campo abierto entre el ejercito rojo regular y los restos de la contrarevolucion indigena, o de la intervencion extranjera. (Idem. pag. 189).

En la proxima entrega examinaremos las esperiencias dejadas por la Segunda Guerra Mundial, los aportes de Mao Tse Tung y de Nguyen Von Giap al pensamiento estrategico y a la Guerra de todo el Pueblo.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 7240 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Horacio Benitez


Visite el perfil de Horacio Benitez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /actualidad/a16368.htmlCUS