Somos Chavistas, ni pendejas ni pendejos

Necesario es comenzar diciéndoles que al recordarlo, me invade un sentimiento de amor infinito que sólo podemos experimentar los y las pobres en bienes materiales pero ricos y ricas en espíritu y fortaleza. Hay que ser bien mezquina y mezquino para no reconocerle su grandeza y por eso comparto con todos y todas ustedes mi tristeza por la ausencia física de nuestro Comandante Eterno, Supremo, Único e Irrepetible, nuestro Hugo Chávez.

El arañero de Sabaneta fue el padre, el hijo, el hermano, el esposo y el camarada que dejó un enorme vacío en los corazones de todo ese contingente que bien define Gino González: los pobres con Chávez.

Resulta que los chavólogos, nos vienen ahora en una onda de diálogo y reconciliación. Coño! Y acaso Chávez no estuvo todo el tiempo tratando de dialogar? Cuál reconciliación? Cómo se come eso del diálogo? Siguen empeñados en subestimar y vilipendiar al pueblo. Para muestra un botón: si usted es cantante y es chavista, canta desafinado; si es actriz o actor y es chavista, es sobreactuado; si tiene postgrado y es chavista, no quiere a la patria ni valora la libertad.

Reconciliación? Diálogo? Con quién? Con quiénes? Para qué? Por qué? Lo de reciente data en cuanto a calificativos peyorativos nos dice bastante: los chavistas somos una merienda de negros, enchufaos, ignorantes emocionales que no razonamos, brutas y brutos por pobres y pobres brutas y brutos que necesitamos que la gente culta y decente de este país nos domine por y para siempre porque es un acto religioso, es decir, dios así lo quiere.

Las académicas y los académicos, las y los cantantes, actrices, actores, gente estudiada, seria, superior y decente, que milita en la oposición y habita en esta hermosa patria se niegan a entender que nosotras y nosotros los que nos declaramos chavistas (también con académicas y académicos, cantantes, actrices y actores, gente estudiada, seria, superior y decente incluida) tenemos bien clarito gracias al Comandante Supremo, Redentor de los Pobres, que este tira y encoje se resume en tres palabras: lucha de clases.

Aquí en el 23 de enero, en esta combativa parroquia donde habitamos mujeres y hombres; niñas y niños; adultas y adultos mayores; cultoras y cultores; cantoras y cantores, sexo- diversos, gente de a pie con alguna discapacidad, gente con y sin estudio, en su gran mayoría chavistas de corazón, estamos conscientes del momento histórico que vivimos. Sabemos de retórica, de manejos discursivos y también de movimientos sociales. Bailamos en su momento al son del “Plástico” Blades y de los “Fantasmas” del colonizado Willy; rumbeamos con el Gran Combo no hay cama pa’ tanta gente y con el Cheo Feliciano reflexionamos sobre el pana Juan albañil. Cantamos con Alí que no éramos, ni somos, ni seremos chivos mansos pa’ que nos arreen, etcétera… Y llegó el gigante carajo!. Y empezamos a cantar Linda Barinas y nos aprendimos Florentino y el Diablo, y el corrío de Maisanta y “espelucaos” en toda concentración chavista nos adentramos en nuestro glorioso Himno Nacional al entonarlo.

Ese gigante, con esa forma tan particular de comunicar, de decir, de enseñar, se metió en nuestros corazones, en nuestros hogares, en nuestros barrios. Qué falta nos haces camarada Chávez! Qué dolor tan grande tu temprana partida! Y pretenden entonces invitarnos a dialogar para reconciliarnos. No me jodan! Facilito se las pongo: Cómo se reconcilia el amor con el odio? Cómo nos perciben a las y los del barrio? A las negras y negros? A los tierrúos y tierrúas? O sea, a los pobres con Chávez? La oferta en este asunto del diálogo y de la reconciliación es que permanezcamos oprimidos para que todo continúe en su santo lugar: con los superiores (estudiados, blancos, académicos, ricos y sacerdotes) dominando siempre a las pendejas y a los pendejos en el nombre de dios.

Podemos dialogar y reconciliarnos con la alta representación de la iglesia católica? Sus voceros han manifestado que no debemos llamar a Chávez el Redentor, el Supremo. Hipócritas, falsos, indecentes, inmorales. Hablemos de la pedofilia, de la corrupción en el Vaticano, de la formación hitleriana de Ratzinger o del último papa y sus lazos con Videla y de su discurso sexista. Hablemos del aborto y del abuso sexual infantil.

Hugo Rafael Chávez Frías, fue un valiente patriota que con su penosa enfermedad regresó de Cuba y en un último diálogo con su pueblo, ese triste 8 de diciembre nos dijo lo que teníamos que hacer ante una circunstancia sobrevenida como en efecto sucedió. No entiendo a quienes claman por diálogo y reconciliación. Será para hablarnos de las cualidades de un artista? Nosotros y nosotras lo sabemos: Hugo Chávez!! Tú, mi Comandante! porque te despediste cantando ese hermoso y trascendental: Patria, patria, patria querida… con esa voz tan tuya para declamar, para contarnos tus cuentos y también para decirnos que seguiremos teniendo Patria! Vives en tu amada Venezuela, en Latinoamérica y en el mundo entero.

Chavistas por ahora y para siempre!

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1841 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a163486.htmlCUS