Oración de Abril por Venezuela

Señor, padre todopoderoso, bendice al pueblo venezolano en este mes de abril surcado por meandros electorales. Te oró y recuerdo los versos de Ernesto Cardenal: Tú que conoces nuestros sueños mejor que los psiquiatras. Muéstranos el camino para realizar nuestro sueño de paz, por la senda de la participación, como zagales de buena voluntad, que así suceda este domingo 14 que se aproxima.

Con tu infinito poder, tu divina presencia, no permitas que nuestro país retroceda a los tiempos de adecos y copeyanos, de la mano de un candidato,  que a sus 40 años de edad, no tiene sentido de familia, que no sabe lo que es besar un hijo, cargar un nieto, amar a una esposa; es un elegante vasallo de los grupos de poder, de los cogollos de siempre, con apellido rimbombante aristocrático. Representa el renovado del status quo económico, porque es su  producto; con el mismo solvente y fórmula, pero con latica diferente.

En esencia Capriles es un hijo CAP, Caldera, Lusinchi, pero con nuevos eslóganes, con nueva gorra tricolor y collares, usando el prefijo neo o la palabra primero en sus etiquetas.

Te pido padre, permitas que nuestro pueblo elija serenamente al sucesor de Hugo Chávez, el líder que ahora está a tu lado, en tu reino. Para que sea su heredero, su hijo más leal, su sucesor: Nicolás Maduro. Él es un hombre sencillo, enamorado de la lucha social, de la música. Al igual que mi padre Luis Nemesio Montiel y como tantos padres en Venezuela; fue autobusero. Mi papá era un cantor popular y a la vez chofer de porpuesto, él me decía que los conductores, sus colegas del día a día, eran los auténticos servidores de la ciudad, eran esponjas que recogían el sentir del colectivo.

Neguito Borjas los plasmó  en su gaita:

Chofer, chofer,

toda la nación te ama

y esa ruta cotidiana

es tu sagrado deber.

Te ganas con tu sudor

lo que dios te pueda dar

y hoy te queremos cantar

por tu encomiable labor

El gran Chavín  la entonó así con VHG:

A recordar,

las rutas maracaiberas

de la era verdadera

del transporte popular,

el corto costaba medio

y el largo costaba un real.

Eurípides Romero, José Bambaíto Guzmán, Nelson Arrieta padre, entre tantos otros, fueron choferes, con una gran musa y una vasta cultura, que obtuvieron de forma autodidacta, en su accionar digno, a la altura de los mejores venezolanos.

Nicolás se fue formando responsablemente, adquiriendo cultura, cumpliendo con eficiencia grandes tareas ante la nación. Ha sido un excelente canciller con logros como UNASUR, CELAC, representándonos dignamente, obtuvo el reconocimiento de los cancilleres de América, logrando el ALBA. Antes fue un parlamentario exitoso.

Tiene 50 años de edad, con una familia sólida, esposa e hijos, metas en común, un gran equipo de trabajo. Es el hombre austero, sin vanidad, ni egolatría, gerente ideal para este reto. Hasta en eso acertó el comandante Chávez, en elegirlo a él para entregarle el testigo en esta carrera por el futuro de la patria.

Ayuda a nuestros hermanos opositores, dales el consuelo ante la derrota que van a sufrir. Sabemos que toda pérdida, supone un duelo. Primero tendrán el shock, cuando el CNE dé los escrutinios tres horas después de cerrar las mesas. Luego vendrá la negación, el no puede ser, no señor.

De seguido, sentirán una gran ira, emoción devastadora y mala consejera. Después vendrá la negociación, se tranzarán con su gente, sus acólitos. Luego vivirán la etapa más difícil, la depresión, ese no querer hacer nada. Y finalmente vendrá la aceptación de la derrota, o lo que es igual: De la histórica victoria bolivariana. Ayuda a tus hijos en ese trance, porque tú no nos enviaste a sufrir, sino a vivir.

A los artistas de telenovelas que han hecho campaña por el Capri, que entregaron sus cuerpos y mentes a los dueños de canales privados y ahora te invocan, piden libertad para su país, consuélalos y hazle ver el camino de tu verdad. Que no se dejen manipular más por los libretistas del amor tóxico, que hicieron de la cursilería, un producto de exportación en Venezuela. A los colegas periodistas al servicio de la derecha, que manipularon a sus usuarios haciendoles creer que hablaban en nombre de la verdad, perdónalos Señor, ayúdalos a rehacer sus carreras, a encontrar la luz de la ética.

En todo caso, hágase tu voluntad este 14 de abril, Dios creador, padre eterno. De corazón te lo pido, a pocas horas del evento electoral más importante en la historia de nuestro país.

Recordando el canto del rapsoda nicaragüense Carlos Mejía Godoy:

Vos sois el Dios de los pobres,

el Dios humano y sencillo ,

el Dios que suda en la calle,

el Dios de rostro curtido.

Por eso es que te hablo yo,

así como habla tu pueblo,

porque sois el Dios obrero

el Cristo trabajador.

Venezuela merece un presidente que venga de la  clase trabajadora, sensible ante los obreros, los humildes como Jesús de Nazareth. Ojalá ese presidente sea Nicolás Maduro Moros, bendecido. Guíalo en su misión como estadista Padre celestial. Tus hijos a coro decimos amén; que así sea Señor.

Twitter  @leonmagnom

Correo  [email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2166 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


León Magno Montiel


Visite el perfil de León Magno Montiel para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US N /actualidad/a163350.htmlCUS