Un obrero presidente...

Es un hecho el triunfo de Nicolás Maduro, hasta los más escépticos despejan las dudas. Solo el interés de manipular hace que los “dirigentes” opositores sean desbordados incluso por su propia gente que, aún cuando votan por el candidato de la burguesía, saben muy bien que éste será derrotado por el candidato de la revolución.

Por primera vez en la historia de Venezuela un obrero llegará a ocupar la silla en el palacio de Miraflores, lo cual ya de por si representa algo importante, pero lo más significativo es el momento histórico en que se produce este hecho trascendental.

La muerte del comandante Chávez, en donde el imperio tiene las manos metidas, junto a los representantes de la burguesía que hoy conspiran para llenar el país de violencia, a pesar de ser partícipes del acto electoral extraordinario del 14 de Abril, nos llevó a este escenario jamás deseado, en donde nunca quisimos llegar, ir a una elección sin nuestro comandante al frente, físicamente porque espiritualmente estamos impregnados de Chávez por siempre.

La burguesía ha mantenido el dominio del universo gracias al chantaje y al miedo, cuando agreden a Chávez nos agreden a todos para llenarnos de temor, pero les salió el tiro por la culata, ciertamente no tenemos elementos criminalísticos para determinar cuándo y cómo le inocularon a Chávez esa perversa enfermedad, pero solo basta con retrotraernos a los crímenes políticos efectuados por el imperio para sacar conclusiones, pero esto no nos amedrenta, esto nos llena de fortaleza y compromiso. Estas elecciones son las elecciones del compromiso con nuestro comandante eterno.

Las cuentas de la burguesía suponían que quedarían impunes en el imaginario popular, la respuesta del pueblo venezolano echó por tierras esas cuentas malsanas, y les propinará una vez más una derrota contundente a los representantes burgueses a cuya cabeza está capriles y todo el cogollo de la mud. El espíritu de Chávez hizo carne en millones, se alojó en nuestros corazones y nos llenó de consciencia, sin duda hoy somos mejores como colectivo, centenares de proyectos son ejecutados por el pueblo organizado, miles de jóvenes pobres hoy son médicos, ingenieros, educadores y abogados egresados de la Misión SUCRE. Algo imposible de hacerlo en capitalismo. Los injertos socialistas cada vez son más contundentes, a pesar que nos falta, allí vamos, avanzando hacia la victoria.

Hugo Chávez siempre nos dijo “este gobierno es obrerista” y estuvo todo este tiempo preparándonos a un obrero para que nos conduzca hacia puerto seguro. Nicolás está preparado para conducirnos y nosotros también debemos estarlo para que nos conduzca en un gran esfuerzo colectivo hacia la grandeza de la patria. No solo la responsabilidad es de Nicolás, es de todo un pueblo que desde su trinchera de lucha debemos procurar ser cada día mejores ciudadanos. Se trata de un gran esfuerzo de reflexión que va de lo particular a lo general y viceversa. Así como se debe cumplir con amor y eficiencia cualquier función pública, por muy modesta que sea, estamos obligados a contribuir en la organización de todo el pueblo para que asumamos el poder bajo la conducción de Nicolás y la orientación del partido de la revolución, estamos obligados a ser mejores personas, incluso hasta en lo más mínimo como es el hacer una cola, respetando al hermano por encima de todas las cosas.

Para nadie es un secreto que la burguesía juega a dos bandas y más; por un lado participan en las elecciones para convertir esa plataforma en la punta de lanza de la desestabilización imperialista, por el otro hacen el trabajo subversivo, traen mercenarios, preparan desconocimientos al CNE, se burlan de las instituciones, llaman abiertamente al golpe de estado y al desconocimiento de la voluntad popular. El 14 de Abril no solo vamos a derrotar al candidato majunche-currutaco, estaremos derrotando al imperialismo y todas las trasnacionales que dominan el planeta, no es cualquier cosa, pero la victoria está escrita y será inexorable.

Un obrero en la presidencia es un símbolo de la revolución, el símbolo de la humildad y la modestia socialista ante la prepotencia y vanidad capitalista. No podrán con nosotros…el 15 le estaremos llevando al cuartel de la montaña un triunfo resonante al comandante Chávez, lo haremos contra viento y marea, a pesar que la burguesía pretende incendiar las calles del país. Creo que ni siquiera su gente les apoyará en sus pretensiones golpistas y desestabilizadoras, la patria perdurará y triunfará, el pueblo ganará con un obrero al frente, como tiene que ser, al igual que nos lo dijo Martí: “con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar”, así lo hará Nicolás, es un mandato de Chávez.

EL PUEBLO LE CUMPLE A CHAVEZ…NICOLAS PRESIDENTE Y CONDUCTOR DE LA REVOLUCIÓN

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 853 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a163288.htmlCUS