Reflexiones sobre las próximas elecciones en Venezuela.

14 de Abril, la ultima gran batalla de Chávez

Este domingo 14 Venezuela tendrá su tercera elección popular en menos de 7 meses. Esta elección presidencial se realiza a menos de 39 días del fallecimiento del líder de la Revolución Bolivariana, Comandante Hugo Chávez Frías, en medio de un estado emocional de dolor y compromiso con su figura y el proyecto de transformaciones económicas y sociales, que durante los últimos 14 años cambiara la cara de Venezuela. Un proyecto que desde sus inicios, con la Asamblea Nacional Constituyente, dio un vuelco en la historia de este país, dando origen a un nuevo y democrático marco de participación popular, de democracia participativa y protagónica, que fue avanzando en profundidad y definición de clase, hasta declararse como una revolución antiimperialista y socialista.

Como ya es historia conocida en nuestra América, dicho proyecto sufrió desde su nacimiento de la presión de las oligarquías internas y externas, presión que se transformó en ataques directos, conforme el proceso iba tomando posiciones más radicales y hacia la izquierda. En ello las transnacionales de la comunicación,tanto locales como extranjeras, tomaron un papel estelar, como partes activas de una guerra psicológica desde los medios de “desinformación” masiva.

La derecha Venezolana llega a esta elección luego de dos derrotas consecutivas, la del 7 de Octubre y la del 6 de Diciembre. En la primera perdieron contra Chávez 55 versus 44 por ciento y en la segunda solo lograron tres gobernaciones de un total de veinticuatro. Dividida en dos bloques y a su vez fragmentada en pequeños partidos y ONGs, la unidad de la llamada Mesa de la Unidad mantiene un equilibrio precario y solamente instrumental. En su primer bloque están los partidos tradicionales que gobernaron alternadamente durante la IV República, COPEI y AD, de tradición social-cristiana y socialdemócrata respectivamente, en el segundo una serie de partidos nuevos de una derecha con un discurso menos duro, pero de fundamentos más neoliberales, como lo son Primero Justicia y un Nuevo tiempo. Capriles proviene de este segundo grupo, con un discurso que apela a la confusión definiéndose como centroizquierdista y admirador de Lula, lo que contrasta con su pasado como miembro de Familia, Patria y Propiedad y activo participante del Golpe de Estado del 2002.Estos grupos cuentan con los principales medios de comunicación privados de radio, TV y periódicos, sumando más de un 60 % de los medios de comunicación en Venezuela, además una amplia red internacional aliada de la derecha dirigida desde EE.UU, la cual no tenido ningún escrúpulo para financiar directamente a estos sectores en post de la “democracia”, arma predilecta de la ultraderecha norteamericana para recuperar su injerencia en el gran negocio petrolero y derivados.

Nicolás Maduro, el candidato de Chávez, y de las fuerzas revolucionarias agrupadas en el Gran Polo Patriótico (PSUV , PCV, MEP, REDES , UPV, TUPAMAROS, , PPT , PODEMOS y demás colectivos y movimientos revolucionarios y anti imperialistas), tendría según todas las encuestas una holgada diferencia en la intención de voto con un 10 a 20 % de ventaja sobre el candidato anti Chavista Capriles, cifras que según las encuestadoras, podría variar en algo , de acuerdo con la capacidad de cada comando para llevar a su gente a sufragar el próximo domingo. El porcentaje de abstención se prevé rondaría un 30%. El 7 de Octubre fue de un 20 %, el más bajo en la historia política Venezolana, de allí la importancia que cada comando asegure la participación de sus votantes. Es pertinente recordar en este punto que la única elección que ha perdido el chavismo en su historia, la votación del Referendum sobre la Enmienda constitucional del año 2009, fue vencido por la abstención y no por un voto mayoritario de la derecha quien ganó manteniendo su votación histórica.

Frente a tal escenario se podría argumentar que se está ante un contexto favorable y sin grandes contratiempos de obtener una nueva contundente victoria para el chavismo y las fuerzas progresistas venezolanas, sin embargo no podemos obviar que este nuevo triunfo pondrá a la derecha nacional e internacional frente a un nuevo callejón sin salida. Durante años acariciaron la idea de volver al poder con la desaparición física de Chávez, dando por descontado que con la muerte del líder se abriría una brecha en la unidad y temple de sus adversarios, sin visualizar la capacidad y en nivel de conciencia alcanzada por el pueblo venezolano, la trascendencia y profundidad de la unidad cívico-militar y la confianza de los y las chavistas en el proyecto revolucionario más allá líder.El inminente triunfo de Maduro echaría por tierra la tesis de defunción del “Chavismo sin Chávez”. En esta dirección debiéramos preguntarnos ¿Cuáles son entonces las salidas que visualizará la derecha para este periodo? Porque de ello dependen los posibles escenarios que se tendrán que enfrentar a partir del mismo 14 de Abril, apenas se conozcan los resultados de la elección.

Durante la campaña las señales que ha dado el Comando anti-chavista no han sido alentadoras. Su campaña ha estado plagada de provocaciones directas, como si toda campaña tuviera solo por objeto crear un clima de confrontación incitando a los chavistas a lazar la primera piedra, frente a lo cual Nicolás Maduro ha sido asertivo y claro en su discurso, llamando a no caer en las provocaciones que le hagan el juego a la estrategia de la derecha.

De otra parte y como ha sido el escenario típico de las últimas elecciones, la extracción de clase de los grandes empresarios aflora sin remilgos produciendo escasez de productos básicos en más de un 20% , sobrepasando la capacidad de control y fiscalización del Estado para desarticular estos planes desestabilizadores. El sabotaje eléctrico ha sido otra cara de este mismo plan que busca generar descontento entre la ciudadanía.

Más preocupante aún resulta la detección, por grupos de inteligencia internacionales y venezolanos, de la internación de dos grupos de mercenarios centroamericanos, quienes responden a militares en retiro del ejército salvadoreño (Creadores de los escuadrones de la muerte que ejecutaran entre miles de otros a Monseñor Romero) los cuales ingresaron a Venezuela en el mes de Marzo, con el objetivo de implementar acciones de sabotaje, desestabilización e incluso un posible magnicidio.

Todo esto se suma a la incesante guerra de cuarta generación llevada a cabo por los principales medios de comunicación masiva en donde destaca el grupo PRISA.

Es evidente, frente a todos estos hechos, que la oposición o parte de ella, como lo ha hecho durante los últimos 14 años, juega a dos bandas, manteniendo en todo momento y tras una falsa envestidura de demócratas, un juego oculto donde su apuesta sigue siendo, como en el 2002, sacar al gobierno revolucionario a como dé lugar…por las buenas o por las malas, teniendo en ello como aliado estratégico a los Estados Unidos de América.

Venezuela no está sola, quedó ampliamente demostrado el 5 de Marzo, cuando en cientos de ciudades del mundo, hombres y mujeres preñados de solidaridad, amor y compromiso ,hicieron sentir su apoyo, reconociendo en Hugo Chávez, el gran líder revolucionario Latinoamericano que dejo su huella en el Continente y el planeta, entregando su legado de unidad de los pueblos, de dignidad y esperanza , en la construcción de otro mundo posible y necesario, que rompiera con larga noche neoliberal, sin embargo la encrucijada histórica que vive este pueblo exige que hoy más que nunca no permitamos que la canalla imperialista y oligárquica ponga en riesgo lo que con la sabia heroica de un pueblo unido y consciente se ha construido.

Desde la tierra de Guaicaipuro, Bolívar, Girardot, Zamora, Sucre, Miranda y Hugo Chávez llamamos a la unidad internacionalista, a desmotar las matrices mediáticas difundiendo y divulgando las informaciones entregadas por medios alternativos no comprometidos con las transnacionales de la comunicación, a la solidaridad internacional, manteniendo un estado de alerta temprana frente al desarrollo de los acontecimientos durante los próximos días o meses y ante todo al compromiso con esta tierra de hombres y mujeres libres que han iniciado un camino sin retorno al socialismo y a la conquista de su verdadera independencia.

Con Chávez en el corazón, mil veces venceremos!

[email protected]

Internacionalistas Chilenos en Venezuela

Esta nota ha sido leída aproximadamente 907 veces.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas