Chávez: Miedo y Esperanza

La muerte del Comandante Presidente Hugo Chávez Fría (Chávez) el 05 de marzo del año en curso, tipificada como falta absoluta del Presidente de la Republica, activó la norma establecida en nuestra Constitución Nacional en el sentido que se procederá a una nueva elección universal, directa y secreta dentro de los treinta días consecutivos siguientes.

En cumplimiento a ese mandato constitucional el Poder Electoral a través del Consejo Nacional Electoral hizo un llamado a elecciones para el próximo domingo 14 de abril; es por ello que el pueblo de Venezuela está ante una nueva cita que le permitirá ratificar una vez más su apego a la Constitución, las Leyes y a su destino histórico.

Esta nueva cita electoral ha activado dos sentimientos que en apariencia parecerían antagónicos pero en nuestro contexto actual, especialmente para el pueblo chavista, son complementarios. Esos sentimientos son el miedo y la esperanza y que definiremos brevemente. El miedo es la perturbación angustiosa del ánimo ante un peligro real o imaginario, presente o futuro y la esperanza es la confianza de lograr una cosa o de que se realice lo que se desea, siendo una de las tres virtudes teologales.

Ante esta nueva realidad, el pueblo chavista, que representa la mayoría de la población venezolana si consideramos que los resultados electorales del 07 de octubre y el 16 de diciembre del año pasado consolidaron el triunfo de las fuerzas revolucionarias con un promedio del 60 % de la aceptación popular, ha expresado a través de los medios de comunicación social esos sentimientos mediante múltiples y variadas manifestaciones públicas de su opinión y puntos de vista de la realidad política del país.

El miedo de perder, entre otras, las siguientes conquistas históricas:

Nuestra independencia e identidad nacional. Es propicio recordar que Venezuela vivía hasta el año 1998, un proceso factico y sistemático de colonización por parte del imperialismo norteamericano.

El rescate de nuestros héroes nacionales en su contexto histórico, humano y social, destacando en este caso a nuestro Padre de la Patria Simón Bolívar, Miranda, Sucre, Simón Rodríguez, Ezequiel Zamora, entre otros.

La recuperación de nuestra principal industria nacional PDVSA y el manejo soberano de nuestro petróleo principal recurso natural y elemento estratégico y geopolítico de vital importancia para apuntalar el desarrollo nacional; principal fuente de recursos financieros para el cumplimiento de la función fundamental de un Estado-Nación como es la satisfacción de las necesidades colectiva y mecanismo de redistribución del ingreso nacional.

Las distintas Misiones en las aéreas de la salud, educación, seguridad social, cultura, participación comunal; y en el desarrollo productivo, industrial y tecnológico del país.

Y la esperanza de seguir profundizando el proceso socialista, democrático, participativo, bolivariano y chavista, que le ha permitido obtener tantas conquistas económicas, políticas y de bienestar social sin precedentes en la historia contemporánea del país.

En este sentido, Nicolás Maduro, digno representante de la nueva dirigencia política del proceso revolucionario, designado y señalado por Chávez, en su convicción clara como la luna llena, política y estratégica, como la persona que él consideraba encarnaba las condiciones para dirigir los destinos del País por la senda del socialismo caracterizado y enmarcado en el Programa de la Patria, debe salir triunfante este domingo 14 de abril con un porcentaje significativo que no deje lugar a dudas del deseo del pueblo venezolano de seguir transitando los caminos del socialismo democrático participado que Chávez con gran sabiduría y visión histórica nos señalo.


Lcdo. En Contaduría Pública - Profesor Universitario *

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 543 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a163240.htmlCUS