Chávez, hombre de pueblo

Comandante, mirábamos con asombro tu sencillez y falta de protocolo, rompiendo todos los esquemas de buenas costumbres, de seriedad y servidumbre a los que nos acostumbraron los imperios, nos asombrábamos aun sabiendo que esas son las acciones cotidianas que nos definen como pueblo.

Fueron esos códigos imperialistas, los que nos hicieron desconocer lo nuestro, de dónde venimos, nuestro propio acervo cultural, los que impusieron nuevos símbolos que van en contra de nuestras propias raíces. Sí, y todavía llevamos mucho de eso por dentro.

Pero tú Comandante Chávez, te atreviste a voltear la tortilla, a desafiar mil dragones del imperio, aquellos que escupían fuego y brotaba más su demencia cuando te hacías llamar llanero. Tus cantos y poesías lo ridiculizaron en todo momento, no aguantaban que con tus chistes avivaras el clamor del pueblo. Se embrutecieron descalificándote, que si hablabas mal, que si te vestías feo, que tenías verruga y pelo bachaco, que no eras blanco y de ojos claros, que si desafinabas, que si eras bruto, que si eras ranchúo y pata en el suelo, que le falta una sonrisa perfecta, que no habla el inglés, que eras grotesco.

Tantas cosas compañero, pero ¿qué carajo es lo que querían? Un extraterrestre o más bien un extranjero?

Que yo sepa así es este pueblo, la mayoría no habla inglés, nos vestimos según lo que tenemos, siempre estamos haciendo chistes, cantamos y nos reímos, nos mezclamos negros, blancos e indios, echamos versos al aire, imagínese componiendo piropos, nadie nos gana en eso, nos gusta comer con las manos, chuparnos hasta los dedos, preferimos la playa y el río, disfrutar en la casa de un vecino, jugar dominó y bolas criollas, muchos vivimos en cerros.

Nos gusta la vida espontánea, enamorarnos sin tantos rodeos, nos gusta el joropo, una buena salsa, tambor y hasta bolero. Por eso es que Comandante, te sembraste entre nosotros, la pregunta no es ¿Por qué te gusta Chávez? La pregunta es ¿Por qué Chávez amaba tanto a este pueblo?

Es que nunca nos ignoraste, tú te empeñabas en parecerte más a nosotros, sentías orgullo, orgullo infinito por nuestras niñas y niños, mujeres y hombres, deportistas y cultores, nuestras abuelas y abuelitos. Tu mejor arma fue el ser auténtico, te liberaste de normas, moldes y encajonamientos, decidiste ser simplemente Chávez…

Chávez llanero de vientos,

Chávez constructor de sueños,

Chávez rebelde y terco,

Chávez pana, amigo y compadre,

Chávez, héroe y soldado,

Chávez padre, hijo y nieto,

Chávez enamorao, insurgente y  vivaracho,

Chávez soldado y guerrero,

Chávez eterno, eres Chávez,

Carajo! Chávez el de este pueblo!

Indira Villafaña

[email protected]

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1607 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Indira Villafaña


Visite el perfil de Indira Villafaña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US N /actualidad/a161327.htmlCUS