El hombre que partió con la lluvia

Dicen que el cielo de Caracas lloró a la hora que nos contaron de tu partida. Dicen que una neblina arropó el cielo. Eran las nubes que bajaron a servirte de transporte a la nueva esfera a la que pasabas. Te escribo estas líneas desde la llanura que dibuja a lo lejos el soberbio Caroní, hermano del padre Orinoco que tanto amaste, como amaste cada rincón de esta patria grande, desde los barrios del Bronx que ayudaste en tu amor infinito, hasta la Patagonia extrema de nuestro sur austral.

Tú diste vida a los versos de Neruda, traías el aroma de los vinos del inicio del mundo, allá abajo. Y el aroma del salitre caribeño que se interna tierra adentro y nos fusiona en esa mezcla extraña de mar y montaña, de cuerpo que se mueve a ritmo de las olas y de la cerrazón andina. Fuiste todo y más. Tu dimensión humana trascendía más allá de las nubes, más del horizonte. Todo lo veías, todo lo escuchabas, porque tu sangre corría por las venas del mundo. Nada te era ajeno, nada en esta esfera que nos enseñaste amar más allende nuestras fronteras.

Hoy te veo Chávez, en el rostro del sol que se despide en este ocaso, pero también en la luna que se abre paso para abrir los sueños y los amores que se encuentran. Estás en ellos Chávez, en la pasión amorosa de los muchachos que se funden en sus cuerpos, en los besos amorosos que mi hijo lanzaba al cielo para dártelos, buscándote entre las nubes.

Eres la corriente de nuestros ríos, de nuestros mares, eres el canto de las trabajadoras y de los campesinos, eres el llanto del niño que nace en una Patria libre por tu mano, Chávez, por tu amor eterno, que hoy te revive en cada cosa de esta Patria que no cesa de nombrarte, Comandante de los Sueños.

Ya el sol no está. La negrura de la noche nos ha cubierto. En el cielo las estrellas me invitan a buscarte. Ya el horizonte es solo una sombra indescriptible. Sin embargo, unas luces destellan en medio de esa nada oscura. Es el pueblo Chávez, pueblo que lleva tu nombre, tu luz para siempre. ¡Seguiremos venciendo, Hugo Chávez! ¡Seguiremos teniendo Patria, la que tú nos legaste: grande y victoriosa! ¡Hasta siempre, Comandante!

[email protected]

Puerto Ordaz/ Edo. Bolívar.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1593 veces.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas