Vicepresidente Maduro: Mande obedeciendo

Recientemente, en un Consejo de Ministros televisado, el vicepresidente Nicolas Maduro dedicó parte de su intervención a destacar la figura del alcalde Jorge Rodríguez. Me extrañó de sobremanera la presencia del Alcalde en el consejo. Se dedicó Maduro a exaltar la trayectoria del compatriota Rodríguez, mencionando en especial su labor en el Comando Carabobo en las pasadas elecciones del 7 de octubre y 14 de diciembre.

El hecho es sumamente inadecuado en vista del proceso interno del PSUV, en el cual se medirán los precandidatos que propondrá la base para las próximas elecciones municipales. Lo considero una evidente y ventajosa intromisión , en tanto ninguno de los otros compatriotas que concurrirán a la justa partidaria tendrán la posibilidad de que le sean ponderadas sus virtudes de tal manera. El Presidente Chávez, siempre ha sabido orientar, ya sea persuadiendo o regañando cuando ha hecho falta, la marcha interna del partido. Jamás en los procesos internos han traslucido a la militancia sus preferencias, como tampoco ha destacado a ningún candidato en particular contraponiéndolo (ni siquiera de manera indirecta como fue este caso) a otros. Otra cosa es que todos los precandidatos digan que son “el candidato de Chávez” (aunque de alguna manera todos lo son). Vicepresidente Maduro: siga el ejemplo del Comandante. Quizás por exceso de entusiasmo o en razón de alguna causa que no es pública, el vicepresidente olvidó el relevante papel de imparcialidad y sabiduría política que le toca jugar en este momento. Me permito entonces, expresarle lo siguiente:

1.- Debido a la importancia del rol que cumple actuamente, es difícil y desagradable contradecirle, pero el momento obliga. Es indudable la calidad revolucionaria del compatriota Rodríguez, no obstante el Vicepresidente debe saber que no todos compartimos su opinión. No creo que Rodríguez sea un “alcalde extraordinario”, como tampoco “un jefe victorioso”, como fue llamado por Maduro, entre otros loores de su arrebato elogioso. Respetando el reglamento no le daré fundamento a mi opinión. Puede ser yo que esté equivocado y el alcalde merezca esos excepcionales apelativos, pero la militancia no es tonta como para no darse cuenta y entonces no hace falta mencionarlo en un Consejo de Ministros para convencer a nadie.

2.- El vicepresidente Maduro, en su rol por la convalecencia temporal del Presidente Chávez, debe ser el principal garante de la imparcialidad y la democracia interna. El reglamento interno regula en sus artículos 39 y 40 la propaganda pública de los precandidatos, sus inadecuadas loas al compatriota Rodríguez incitan a la violación de lo establecido al respecto para toda la militancia (de la cual él, a pesar de su cargo, tambien forma parte).

3.- Lejos de estar expresando sus preferencias partidarias, el Vicepresidente debiera trabajar para fortalecer la unidad interna. No todos los que quisieramos que se midieran con el Alcalde pueden hacerlo, puesto que se prohibe la participación de los diputados. Tal es el caso de los compatriotas Jesús Farías, Freddy Bernal o, incluso, Robert Serra, a quien considero aún imberbe para esa aspiración, pero que también podría postularse sin esa limitante de la cual nadie explicó el porqué (ya se sabe lo difícil que es obedecer lo que no se entiende). Hay otros casos como los de Julio Chávez y José Ávila, aguerridos luchadores, que más los quisieramos en una alcaldía fortaleciendo el Poder Popular que ocupando el curul en la Asamblea Nacional. Ni hablar de los impedidos por formar parte de las asambleas regionales, que es un grupo grande. (Conste, que no subestimo la labor en la AN; por ejemplo, no me imagino mejor a Earle Herrera que en esa trinchera, con su piquito de plata invencible, que Dios y la Virgen Santa se lo conserven para desdicha de la bancada opositora. Pero cada quien mejor esté, donde mejor de batalla).

La militancia del PSUV aceptó disciplinadamente el reglamento decidido, pero hay que decirlo: la exclusión de algunos causa malestar. Ello obliga a todos a trabajar por la concordia y persuadir, mostrándonos imparciales para subsanar las incomodidades, más aún si se es un dirigente miembro de la Dirección Nacional del partido a cuyo cargo está el proceso ante la ausencia de una comisión electoral .


4,. Todos aceptamos de buen grado las sugerencias y orientaciones del Presidente Chávez, aún estando en desacuerdo o, mejor, no comprendiéndolas. Ha sido responsable de tantos aciertos políticos en esta tremenda lucha que siempre estamos dispuestos a olvidar sus errores, que los ha tenido sin duda. Es de tontos ponerse a señalarle las manchas al sol. Pero el sol es uno solo.

Agrego, de manera más clara, que la alta dirigencia del partido debe entender lo obligada que está a cumplir y respetar el deseo colectivo de la mayoría militante, trabajando con ecuanimidad y equilibrio, por la unidad de las fuerzas revolucionarias. NADIE TENDRÁ CAPACIDAD DE SUSTITUIR EL LIDERAZGO DE PRESIDENTE CHÁVEZ A NO SER LA POTENCIA COLECTIVA DEL PUEBLO.

Por eso el CHÁVEZ SOY YO o EL CHÁVEZ SOMOS TODOS es mucho más que una consigna para hacer catarsis. Significa un gran salto de conciencia y, en gran medida, la superación de la división entre los que mandan y los que obedecen, entre los dirigentes y los dirigidos, una de las condiciones de desigualdad a superar por el socialismo. Los dirigentes deben propiciar la toma de decisiones sin intromisiones de la autoridad y los dirigidos debemos asumir una actitud más protagónica, responsable y crítica de la marcha de la Revolución. He allí el sentido profundamente revolucionario del mandato del Comandante Chávez cuando ordenó “MANDAR OBEDECIENDO”. Nadie dude que muchos, si acaso no la mayoría bolivariana, nos hemos tomado la instrucción del Líder muy en serio.

Quiero por último, no obstante lo anterior, expresar mi respeto y apoyo solidario sincero al vicepresidente Maduro, así como mi lealtad al Presidente Chávez, haciendo votos optimistas por la pronta recuperación de su salud.

[email protected]

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1751 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a159718.htmlCUS