Medidas Económicas parecen haber sido dictadas por Fedecamaras

“Que has hecho que la canalla te aplaude”. Esto se escucha en el país, cuando vemos como el Fondo Monetario Internacional(FMI) el Banco Mundial(BM) y la Organización Mundial del Comercio(OMC), felicitan al gobierno bolivariano por las medidas devaluacionistas.

Estos organismos internacionales todos punta de lanza del neoliberalismo, se sienten regocijados por las medidas que a futuro pueden tomar el tren económico del gobierno venezolano. Hemos escuchado a reconocidos economistas bolivarianos, argumentar que es recomendable aplicar la tesis de las devaluaciones progresivas.

Debemos decir responsablemente que esta tesis de las “Devaluaciones Progresivas” quisieron implementarla en el gobierno nefasto de Luis Herrera Campins (padre de la inflación). Economistas ortodoxos neo clásicos y amantes de la escuela de chicago, eran los promotores de esta tesis de tinte neoliberal. Hoy vemos el surgimiento de ideas liberales, que están en sentido contrario a lo que debemos hacer en una economía solidaria y de protección a los asalariados.

No hay devaluaciones buenas, sobre ella se tejen muchas fantasías. En toda la historia económica del país, ninguna devaluación, sea en gobiernos blancos, verdes o rojos, han dado resultados satisfactorios. Si por devaluaciones fuera, ya nosotros estuviéramos industrializados, con una producción boyante, y exportando de todo un poco.

Hoy vemos como todos los productos han aumentado su valor, han desaparecido varios rublos, unos por efectos de estas medidas y otros por condiciones laborales-sindicales. El estado no encuentra la manera de contrarrestar esta situación que a futuro presentara un cuadro crítico de desestabilización económica, política y social. Ahora bien ¿quién puede ponerle el cascabel al gato?. Para nosotros es prioritario una concertación de voluntades entre el aparato industrial y los organismo gubernamentales, sin diálogo no hay salida. Es fundamental el cruce de ideas en un sistema democrático. La imposición por la fuerza no es una medida que se deba tomar a la ligera. Las partes deben encontrar un punto de equilibrio y, no esperar que el agua nos llegue al cuello.

Siempre hemos dicho que los carteles, que conforman a fedecamaras y a su derivados, están mejor organizados que el pueblo soberano. Nuestra contraloría social es escasa, nos cuesta organizarnos. Uno de los puntos de quiebre, es la falta de inspección y fiscalización por los entes reguladores del gobierno Bolivariano. Creemos que estos organismos son desbordados por las denuncias, y en muchos casos no pueden cubrir todas estas.

He aquí, una oportunidad, para todos aquellos bachilleres egresados de las misiones. Este contingente que aún espera el ingreso a universidades, muy bien puede incorporarse a estos organismos, y así, aumentar la cantidad de inspectores que hacen falta para supervisar. El estado debe cumplir su acción reguladora, los industriales deben concentrase en producir más, y no estar solamente jugando al desabastecimiento haciendo su “costo marginal igual al ingreso marginal” “Esto daría la maximización de la ganancia, produciendo solo lo necesario para obtenerla”. Pero no lo necesario para satisfacer todas las necesidades de nuestra población.

Creemos, que quienes están frente a estas decisiones deben escuchar al pueblo. De más está decir, que es el pueblo quien los eligió, y a quienes se deben. De otro modo, nos iremos pareciendo más a gobiernos anteriores que solo escuchaban a solo un pequeño grupo de la sociedad plena.

Es ahora o Nunca… Venceremos¡¡¡

[email protected]
venezuelaeconomicaypolitica.blogspot.com
Red Bolivariana

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1494 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a159687.htmlCUS