Las postulaciones en el Psuv: ¿Seguirán los padrinos políticos?

Entre el 23 y el 28 de febrero parte de la militancia que conforman Las Unidades de Batalla Carabobo, jefes y jefas del 1x10, Los Equipos Políticos Municipales y Estadales tienen la altísima responsabilidad de seleccionar a nuestros precandidatos y precandidatas a los cargos de alcaldes, alcadesas y concejalías que participaran en las elecciones internas pautadas para el 7 de abril.

Considero que es una brillante oportunidad para dar una significativa demostración de madurez política para evitar seleccionar a personas que presentan como “gran mérito” el tener apoyo de “un padrino” o lo que también se conoce como “grandes electores” que influyen en la toma de decisiones a través de una maquinaria que impulsa a los militantes a votar por la orden “que viene desde arriba” hay que seguir la línea” “camarada, aquí tienes la lista” etc.

Es conveniente destacar, la estrecha relación que existe entre el uso de padrinos políticos y la selección de “bates quebraos” que afecta de manera contundente la posibilidad de escoger candidatos y candidatas que tengan talento, probidad, honestidad, talante revolucionario, vocación de servicio y que tengan la preparación suficiente para ejercer alcaldías y concejalías de manera eficaz y eficiente.

Los dirigentes políticos del Psuv, si quieren contribuir a que éste proceso interno de postulaciones que comienza el 23 de febrero y para las elecciones primarias del 7 de abril, marche y se concrete de la manera más transparente es solicitarle que no actúen como “portaaviones” de nadie y que la militancia escoja mayoritariamente entre las y los mejores y no entre los amiguitos y los de confianza de “fulanito de tal”.

Los señalamientos anteriores me llega a realizar la siguiente interrogante: ¿Cómo evitar que las Unidades de Batallas Carabobo sean presionadas para que postulen según directrices de padrinos políticos?

La democracia participativa y protagónica no ha terminado por formar institucionalidad al interior del Psuv, hay que desechar todas esas prácticas deshonestas y de trompadas estatutarias que eran muy comunes en la cuarta república.

El autor es: Politólogo.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1848 veces.