Director de Control Urbano de la Alcaldía de Libertador arremete contra los Vecinos de Colinas de los Chaguaramos

Dr. Jorge Rodríguez pedimos su intervención

Las Calles José Antonio Madriz, Autocine y Luis Roche de Colinas de los Chaguaramos, se han convertido en un infierno donde se cometen secuestros, atracos, robos de viviendas, robos de vehículos, violaciones, etc. , sin que las autoridades intervengan en el asunto a pesar de las interminables denuncias realizadas por los vecinos. No es un secreto para nadie la inmensa deuda contraída con la sociedad, ante la inefeficiencia para controlar a un hampa cada día más desbordada. Pues resulta que el Sr. Daniele Di Giminiani, Director de Control Urbano de la Alcaldía de Libertador, sin previo aviso envió a un grupo de sus funcionarios a derribar y apropiarse de un portón eléctrico colocado por la comunidad en las entradas de las calles, cuyo costo es de BsF200.000 aproximadamente. En visita realizada al Sr. Giminiani en su oficina, manifestó que está cumpliendo con las Leyes y por eso mandó a convertir en chatarra los portones propiedad de la comunidad.

En Colinas de los Chaguaramos, es un hecho común, escuchar desde la calle a mujeres gritando y llorando porque un motorizado o en un vehículo las atracaron, algunas veces las han violado y otras golpeado, lo más triste es que generalmente son mujeres trabajadoras domésticas que bajan y suben por esas calles en busca del dinero para mantener a sus familias. En otros casos ocurre que cuando un vecino (a) llega a su casa le vienen siguiendo los hampones y lo secuestran para pedir rescate y lo mejor que le puede suceder es que solo lo despojen de su vehículo. Nos tocó vivir una experiencia de este tipo cuando presenciamos que una vecina llegaba a su casa y al tratar de abrir la reja del estacionamiento, se bajaron dos tipos y la obligaron a montarse en una camioneta huyendo velozmente, el hijo de 10 años que salió a recibirla solo atinaba a preguntarse qué porqué se habían llevado a su mamá? La vecina la volvimos a ver un mes después y luego desapareció con su familia teniendo que dejar su casa para recuperarse del trauma, solo faltaría que se la invadan, porque incluso hemos alejado a personas extrañas que merodean por los alrededores. Esta narración seguramente no sorprenda a muchos, porque situaciones como esta, se han convertido en hechos cotidianos, pero sí debería preocupar al Sr. Daniele Di Giminiani, Director de Control Urbano, porque esas mismas Leyes que según Él, le autorizan a arremeter contra un Bien Comunal, deberían obligarlo a garantizar protección y seguridad a la Ciudadanía.

Ante la inseguridad que afecta a toda la comunidad (Chavistas y Opositores), comenzó un proceso de acercamiento entre los vecinos para buscar soluciones a esta problemática y el saldo positivo que dejó tal situación es que logramos integrarnos y conocernos personas que tenemos hasta 50 años habitando el sector y que no habíamos tenido ningún tipo de acercamiento anteriormente. Se convocaron reuniones vecinales y se discutieron todas las alternativas, se nombraron comisiones para visitar a las autoridades de la Alcaldía de Libertador y Baruta, para pedir protección y no se obtuvo ninguna respuesta, se cumplieron con todos los pasos legales para organizar el Consejo Comunal, nombrándose la Junta Directiva y cuando se intentó legalizarla, los funcionarios competentes (incompetentes) manifestaron abiertamente que ellos solo registraban Juntas Comunales de Chavistas comprobados y si no se demostraba que los Directivos eran del proceso, que se olvidaran de Consejo Comunal.

En vista que los ataques delictivos ocurren a diario en resguardo de nuestras vidas, nos vimos en la necesidad de colocar portones de hierro con cierre eléctrico, previa consulta incluso por escrito a las Alcaldías de Libertador y Baruta, para obtener el permiso correspondiente y no se obtuvo ningún tipo de respuesta, extraoficialmente y de palabra nos manifestaron algunos funcionarios , que las colocáramos sin obtener el permiso, porque en muchas urbanizaciones se había hecho así y una vez colocado nadie se los quitaría. Por desesperación así lo hicimos desde comienzos del año 2012 y nunca se llegó a cerrar el acceso, debido a que con la sola colocación del portón disminuyeron en gran porcentaje la presencia de malhechores , solo se cerró el acceso a la calle Luis Roche donde se encuentra el monumento a la Paz (El Castillo), debido a que en horas nocturnas se concentraba gran número de personas y parejitas convirtiendo el lugar en un Bar a cielo abierto y auto motel, al igual como sucede con la Licorería ubicada en La Avenida Las Ciencias con Bellas Artes, donde se apostan grandes cantidades de personas, a ingerir todo tipo de drogas, competir con música a todo volumen hasta altas horas de la noche, para el disfrute de los indigentes, mendigos, huele pegas y afines, que duermen en esas avenidas bajo la mirada complaciente de las autoridades.

Lo inexcusable de todo esto es presenciar como el Sr. Daniele Di Giminiani, Director de Control Urbano de la Alcaldía de Libertador puede ser tan eficiente para enviar a sus trabajadores, sin previo aviso, cual delincuentes cualquiera, para derribar, atropellar a los vecinos que le salieron al paso y apropiarse de un bien que pertenece a no menos de 120 familias, que con mucho esfuerzo contribuyeron hasta lograr reunir Bs.F 200.000, invocando con todo desparpajo estar cumpliendo con las Leyes, Sin embargo al Sr. Giminiani después que se apropió indebidamente de los portones, se hace la vista gorda ante el reinicio del Botiquín – Motel , frente al monumento de la Paz y no hay forma ni manera que intervenga ninguna autoridad en el asunto.

El llamado es al Ciudadano Alcalde de Libertador Dr. Jorge Rodríguez, quien asumimos no está al tanto del procedimiento arbitrario e inconsulto cometido por el Sr Daniele Di Giminiani, Director de Control Urbano , tenemos plena confianza en que el Ciudadano Alcalde ejercerá Justicia y pondrá las cosas en su lugar, en tal sentido solicitamos públicamente nos conceda una audiencia, para presentarle todas las pruebas que tenemos en nuestro poder y que escuche al clamor de 120 familias del sector que nos encontramos en estado de indefensión ante la arremetida del hampa y ahora de funcionarios públicos que nos tratan como delincuentes sin ningún tipo de derechos.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1377 veces.


VE N