EL PSUV: ¡Una Cosa Loca!

El Desempeño actual del PSUV da para muchos análisis. Hay razones para análisis aparentemente de formas como los carnavales y tambi{en hay muchas razones para análisis definitivamente de fondo, como el proceso de devaluación.

Ahora me centro en un tema aparentemente de forma, pero que da señales sobre una situación de fondo. Para ello, traigo un decir del MAS ya en su perverso proceso de involución, que por supuesto no era ya el MAS con el himno de Mikis Theodorakis o el MAS que recibió los cien mil bolívares de García Márquez cuando ganó el premio Rómulo Gallegos. En el MAS solía oírse: Entre bonche y revolución no hay contradicción.

Una Sociedad o una comunidad, necesitan de momentos para la recreación y creo que una propuesta revolucionaria debe tener estos perfectamente claro; muy claro. Creo que una búsqueda de una mayor seguridad, pasa por pensar y PROMOVER una sana recreación.

Ese domingo de carnaval salí a caminar hacia el centro de Barcelona. Es un recorrido que hago todos los días muy temprano. Días antes, había visto una gran tarima colocada justo entre la plaza Bolívar y la plaza Miranda. Suponía que era para un gran bonche y supuse también que la tarima colocada justo entre la Plaza Bolívar y Miranda era una mera casualidad. Pensé que los organizadores de la alcaldía “revolucionaria” de Barcelona –Bolívar- han leído a Sun Tzu y saben de la importancia del terreno para llevar adelante una batalla por el socialismo.

Mientras caminaba y pensaba en esto, me vino a la mente las palabras de Bolívar: Trabajo y más trabajo, constancia y más constancia. Es posible que sea una idea mía equivocada, pero si por algo hay que cambiar de la cultura y el modelo rentista, debe ser precisamente con una idea del trabajo y una opción –revolucionaria- de recreación, que no se traduzca en una borrachera de tres días.

Mientras me acerca al sitio, tuve la necesidad de preguntarme ¿Tenía razón el MAS? Antes de montarse la tarima, leí informaciones desplegada en los medios, en las cuales la revolución-gobierno anunciaba una drástica restricción de consumo de bebidas alcohólicas.

Al estar en pleno sitio del bonche, veía el resultado. Kioscos de POLAR y cientos de latas y botellas de polar regada por toda la avenida. Me dije no muy contento; el MAS tenía razón y nuestras contradicciones sin son muy serías: Recomendamos reducir el consumo de bebidas alcohólicas y una alcaldía revolucionaria contradice el discurso. Oía una voz que me decía; Camarada, entienda, el gobierno restringió el horario de la licorerías y las mudó para las tarimas revolucionarias. No sea bruto pues.

Se me aflojaron las piernas y ya no tuve fuerza para hacer el recorrido que debía realizar. Regreso a mi apartamento y decido ver los diarios y en uno de circulación local; leo una nota que me sugiere que nuestra revolución es perfectamente compatible con la idea de Osmel Sousa. En Guanta que es uno de nuestros modelos de alcaldía – ¿y lo es?-, estaba igualmente instalada es cultura “Osmelsousita” y la venta de cerveza POLAR. Sería vergatario tener a Osmel Sousa de Ministro de Turismo, me dije.

Leo y releo esta parte de la nota:

“Cerca de las 11:00 pm de este jueves, el estadio Jesús Rizales se iluminó para mostrar a las 12 candidatas en un opening inspirado en el certamen del Miss Venezuela 1994, donde las participantes portaban trajes confeccionados por el diseñador Carlos Astudillo” (http://eltiempo.com.ve/tiempo-libre/carnaval/valentina-la-nueva-reina-de-guanta/79331)

Si esta práctica de promover estos espectáculos, vendiendo la cerveza Polar durante los tres días de carnaval, se produjo en las 263 alcaldías revolucionarias, que ridículo son nuestros alcaldes y alcaldesas. ¡Que vaina tan loca es el PSUV! Estamos como haciendo el papel de cornudo o cornuda que deja el sofá listo para que “Su pareja”, haga divinamente el amor con su otra pareja.

En el caso de Anzoátegui, esto mismo sucedió en Guanta y Sotillo –Puerto la Cruz- y terminé por decirme: son mis 73 años que me llevan a pensar mal. Estoy equivocado y esto es compatible con la revolución.

Equivocadamente pensaba que era o es posible pensar y organizar eventos para que la gente disfrute sanamente y piense en la belleza de la mujer. Pienso que es posible pensar y disfrutar la belleza de la mujer sin necesidad de verla como un objeto. Pienso que es posible un buen evento cultural sin la necesidad de la POLAR. Pienso que toda persona tiene derecho a tomarse las cervezas que puedan, pero pensaba equivocadamente, que este tipo de consumo no podía promoverse desde las alcaldías revolucionarias.

Pienso todo esto, pero definitivamente soy, como filosofo, una mierda pensando. Así que, ofrezco mis disculpas por esta expresión: EL PSUV, ¡Una cosa Loca! Mis neuronas ya están endureciéndose, tienen callos y no entiendo mucho ya.

[email protected]

@ClaudioElcuaco

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1701 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a159278.htmlCUS