Medidas Económicas

Se ha dicho hasta la saciedad que el modelo económico desarrollado en Venezuela hasta 1998, es el rentista especulativo, que en esencia es el buen vivir de los ricos y mal de los pobres, de la renta que genera el petróleo. Eso se traduce en que nosotros producimos petróleo a cambio de bienes producidos en el exterior.

Esos importadores, generalmente, eran y siguen siendo en buena medida, los oligarcas que tradicionalmente gobernaron en este país a través de políticos corruptos, muchas veces de origen humilde pero a los que la codicia y la falta de virtud los llevaron a ser víctimas del “complejo de los conversos”, cuya característica esencial es olvidarse de su propio origen y entregarse a la vida banal del rentista.

Se transforman en facilitadores de ese modelo y se pliegan a la voracidad importadora. Se les entregaba dólares a bolívares 4,30, esto es, si un producto cuesta en el país de origen un dólar, a nuestro importador le cuesta 4,30, bolívares. A ese precio deben agregarse los gastos de importación, impuestos y justa ganancia.

Sin embargo, muchos importadores de común acuerdo con los capitalistas exportadores, incurren en el delito de aumentar el precio reflejándolo en las facturas para que les quede un diferencial en dólares que mantienen en sus cuentas en el exterior o lo colocan en el mercado paralelo.

Eso queda demostrado fácilmente. Si usted viaja o consulta en internet, podrá observar la enorme diferencia de precios que existe en un mismo producto, en Venezuela y el exterior. Por qué: por la sobrefacturación y la reincidente y enquistada especulación en beneficio de las oligarquías y en detrimento de los pobres.

El ajuste cambiario, acompañado de una necesaria mayor vigilancia sobre los precios reales del exportador en los mercados internacionales, y un constante intercambio de información entre los distintos países importadores en Unasur y Mercosur, permitirá lograr el objetivo del ajuste cambiario.

Cuál es ese objetivo: impedir que los dólares propiedad del pueblo de Venezuela sean usados para acrecentar las ya abultadas cuentas de la oligarquía en el exterior, o para distorsionar el mercado interno de divisas.

Finalmente, el Gobierno revolucionario, desde sus inicios está trabajando en dirección de alcanzar la solución de fondo, que no es otra que la de sustituir la economía rentista del capitalismo criollo, servil de la economía imperial, por una economía productiva de bienes y servicios que nos permita mayores exportaciones y menos dependencia.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2119 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a159247.htmlCUS