Al gringo se le dio un parao

Las goletas Tigre y Libertad pertenecientes a ciudadanos estadounidenses a mitad del año 1.817 fueron retenidas por los venezolanos, esto debido a que ellas burlaron el bloqueo que los patriotas tenían en Guayana y Angostura y por el delito flagrante de traer armas y víveres para el enemigo, sin importar a los propietarios la hipócrita política de neutralidad del gobierno estadounidense en el conflicto entre Venezuela y España. Tal incidente suscitó una disputa entre los independentistas y el gobierno estadounidense, por lo que más adelante el gobierno envió a un representante suyo con la finalidad de conseguir la liberación de esas naves, la negativa del Libertador de entregarlas suscitó entonces un intercambio de correspondencias con expresiones fuertes entre el Agente de los Estados Unidos de América del Norte señor Bautista Irving y el Libertador Simón Bolívar. He aquí algunos fragmentos de una de esas cartas escritas por el general Simón Bolívar al señor Irving.

“Angostura, agosto 6 de 1.818. La Tigre salió del Orinoco a cumplir una contrata celebrada entre el gobernador español de esta provincia, coronel Fitz Peral y Mr. Lamson, en que se obligaba éste a retornar en armas y municiones el cargamento de tabaco que le dio aquel. En efecto, el 17 de marzo de 1.817 salió de Salem. USA, con el cargamento que había ofrecido y entró por este puerto por el mes de abril, saliendo después del Orinoco por el mes de julio… Los hechos con respecto a la Libertad no permite ningún género de discusión. Ella sale de Martinica en el mes de junio con municiones de boca para esta plaza, y estando ya dentro del río se encuentra con los buques nuestros que la detienen y por el comandante de éstos supo que no debía seguir; se le mandó regresar y se le auxilió con un práctico. Después de una conducta tan liberal por nuestra parte, la goleta Libertad fue encontrada de nuevo remontando el río en contravención del bloqueo ya notificado…

La goleta Tigre viola el bloqueo y sitio de Guayana entrando y saliendo de puertos bloqueados y sitiados efectivamente, violando la neutralidad al introducir armas y municiones a nuestros enemigos… Es verdad que si la Tigre hubiese logrado evadirse y hubiera adoptado posteriormente la conducta neutra, de la que no debió apartarse, no podría ser condenada; pero ella no lo logró y fue apresada en circunstancias que actualmente llenaba las funciones de enemiga: estaba en las aguas de nuestro territorio con este carácter y conducía a bordo parte del producto del contrabando que había introducido. Todas estas circunstancias agravan su causa y doblan nuestro derecho para confiscarla… La Tigre, pues, trayendo armas contra Venezuela fue nuestra enemiga y no puede de ninguna manera acogerse a las leyes de la neutralidad, que había despreciado y violado… El derecho para la condena de la goleta Libertad y Tigre no admite ningún género de duda… Desde los primeros días de enero de 1.817, las plazas de Guayana y Angostura fueron sitiadas hasta el mes de agosto del mismo año. En ese tiempo las goletas Tigre y Libertad han venido a traer armas y pertrechos a los sitiados y por eso cesan de ser neutrales y se convierten en beligerantes y nosotros hemos adquirido el derecho de apresarlas por cualquier medio que pudiésemos ejecutar… Si las naciones neutrales hubiesen obligado a nuestros enemigos a respetar estrictamente el derecho público, y de gentes, nuestras ventajas habrían sido infinitas, y menos tendríamos que quejarnos de los neutros… Pretender, pues, que las leyes sean aplicada a nosotros y que pertenezcan a nuestros enemigos las prácticas abusivas no es ciertamente justo, ni es la pretensión de un verdadero neutral, es si condenarnos a las más destructivas desventajas”

Fíjese como aquellos comerciantes, encubiertos por los gobernantes estadounidenses, no les importó la angustia y sufrimiento del pueblo que clamaba libertad, pues solo a esa gente le importa sacarle provecho a cualquier situación por tener muy arraigado aquello de: Business are Business (Negocios son negocios). Después de la muerte de Bolívar los gringos volvieron a irrespetar a Venezuela durante más de siglo y medio, hasta que al fin llega Hugo Chávez al poder, y el comandante mandó a parar; sin embargo siempre hay que estar muy alerta pues de esa gente se puede esperar todo.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1145 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /actualidad/a158931.htmlCUS