23 de enero

Las ideas de la clase dominante generan una confusión crónica en el debate popular. Todavía se habla de dictaduras militares o caudillescas. También se dice que a raíz de que la derecha se apoderó del triunfo del pueblo venezolano, el 23 de Enero, se configuró una dictadura.

La democracia es la dictadura de la clase dominante. En el capitalismo se le denomina democracia burguesa, en el socialismo democracia proletaria o del proletariado. Generalmente en la transición se le llama democracia popular.

Después del triunfo de nuestro proceso independentista conducido por Bolívar la oligarquía de origen mantuano se apoderó de Venezuela e impuso una dictadura oligárquica que después se convertiría en dictadura burguesa, bajo el liderazgo proimperialista de Rómulo Betancourt.

El capitalismo utiliza otra forma de ejercer el poder cuando recurre directamente a la tiranía cívico militar. En Venezuela hay dos ejemplos típicos Juan Vicente Gómez y Marcos Pérez Jiménez.

Ciertamente el 23 de Enero es una fecha muy importante en nuestra historia. El pueblo trabajador se organizo, trabajó y lucho bajo la orientación política de la Junta Patriótica propuesta por el Partido Comunista de Venezuela quien destinó sus mejores cuadros en la tarea revolucionaria para derrotar a la tiranía, hasta que finalmente el soberano salió a las calles el 23 de enero para echar a Pérez Jiménez, y a su gobierno al servicio incondicional del imperialismo.

El imperialismo utilizó tres títeres: Betancourt, Caldera Jóvito Villalba, para apoderarse otra vez del poder en Venezuela; esta vez a través de la famosa democracia que significaba para un pueblo todavía confundido en la esencialidad de la categoría, hasta el punto que una mayoría del pueblo hasta celebró el advenimiento de esa democracia burguesa como sistema que garantizaba la libertad, la igualdad y justicia para todos.

La enseñanza del 23 de enero es que el imperialismo se robó la victoria del pueblo y volvió instalar su dictadura de clase.

A partir del triunfo de la revolución bolivariana liderizado por Chávez, se inicia un cuestionamiento de esa dictadura burguesa para construir una democracia popular y revolucionaria, a través de la cual se pueda desmontar el Estado Burgués, vivito y coleando en sus repugnantes ejecutorias sobre el control o descontrol de los precios, y el acaparamiento, por citar nada más el más visible de sus poderes, provocando el desespero del pueblo que siente que su sueldo se le convierte en sal y agua.

Este 23 de enero nos recuerda que nuestra necesidad más urgente es construir un verdadero poder popular que ponga al frente de la construcción socialista a la clase obrera y al pueblo trabajador para derrotar al capitalismo y construir el socialismo.


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 613 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a158045.htmlCUS