Descifrando la epistemología de la administración

A lo largo de la humanidad y su extensa historia, el ser humano ha generando un universo de conocimientos y métodos como resultado de una constante búsqueda. Desde los planteamientos Normativistas por Hans Kelsen, el cual pretendía desprenderse de cualquier pensamiento ideológico, basándose en la creación de un sistema jurídico que establecería una jerarquía de normas, hasta el Empirismo desarrollado en la Edad Moderna por las tendencias filosóficas en el Reino Unido y el Racionalismo formulado por René Descartes, quien creía que la geometría representaba el ideal de todas las ciencias y la filosofía.

Dichos investigadores de la ciencia y el pensamiento, han escudriñado y aportado al mundo de las luces caminos para llegar a la verdad, esa incesante necesidad ha sido el motor de grandes cambios en la humanidad. En la actualidad la “administración” por su universalidad, ha sido objeto de estudio en las organizaciones de toda índole en la sociedad para la optimización de sus recursos materiales, económicos y humano, logrando ser parte fundamental en el estudio de estrategias para la consolidación de objetivo que persigue todo equipo de trabajo.

Por su parte, Emmanuel Borgucci, en su investigación Algunos Problemas Epistemológicos de las Ciencias Administrativas, expone una interesante tesis con enfoques y posiciones de diversos investigadores sobre el tema, en el cual podemos resaltar al estadounidense Hebert Simon, Premio Nobel de Economía en el año 1978, el cual define la administración como una legítima “ciencia social”, postura la cual comparto y agregó que su complejidad epistemológica se debe a su característica de interdisciplinariedad y universalidad en la construcción del saber.

En referencia a lo anteriormente expuesto por Hebert Simon, el cual define la administración como una Ciencia Social, podríamos decir que la administración ha logrado establecer como sistema con particulares variables en su valor instrumental, actualmente las empresas, sociedades, fundaciones, iglesias, partidos políticos, entes gubernamentales, gerentes y líderes han utilizado los métodos y técnicas para la toma de decisiones al momento de operativizar sus recursos en las organizaciones.

En el mismo orden de ideas, Bunge, expresa que las ciencias administrativas deben estudiar aspectos profundos en las instituciones sociales sin desligarla del tipo de sociedad que esta proviene, afirmando que es la sociedad quien fuerza a la empresa o institución a desarrollarse. Por lo tanto, podemos deducir que la administración ha motorizado los avances en materia de bienes, servicios y conocimientos que han influido en la actual sociedad de la información que vivimos.

Descifrar su epistemología

Un debate amplio se ha documentado en referencia a que rama de la epistemología, se ubica la administración, según Eduardo Scarano en su artículo El Status de la administración, considera que: “la administración parece haber conseguido gran parte del progreso en el aumento de la eficiencia de las organizaciones por la introducción de tecnología, especialmente informática y de comunicaciones, más que por avances teóricos o empíricos de sus teorías”.

También es importante resaltar que Scarano, considera que el debate del status científico de la administración ha generado posiciones ambiguas, considerando que debe existir una metodología que sirva para esta ciencia, pero la misma no puede estar sujeta a cánones específicos.

El autor es: Lcdo.

[email protected]>

@Moisesenlinea

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1764 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /actualidad/a157912.htmlCUS