Una estrategia de lucha internacional

En verdad que los enemigos de la democracia no tienen vacaciones, ni día de parada. Hasta creo, que en los cumpleaños de sus señoras madres, hijos e hijas, esposos o esposas, antes de ir a la torta y cantarles el cumpleaños feliz, primero, estos apátridas deben lanzar una bomba contra la revolución, contra el comandante y todo aquello que les huela a Chávez.

Lo que llama la atención es cómo transforman una cosa de fácil a difícil, de sencilla a compleja, sin importancia a crítica, verdadera a falsa o viceversa, para atrapar la atención de sus seguidores y de la comunidad internacional.

Fíjense la alharaca que han armado esas basuras en el asunto de que no es constitucional las decisiones últimas que se han tomado (Asamblea Nacional, Tribunal supremo de Justicia, etc.) o la insistencia sobre la comisión “chequeadota” de la salud del Presidente Chávez, entre otras cosas. Esto es una prueba de convertir algo legal, lícito, constitucional en algo ilícito e inconstitucional. Y además, convertir algo tan sencillo en algo sumamente complejo que “tambalea el hilo democrático en Venezuela” según ellos.

Nosotros tenemos que trabajar duro no cayendo en las trampas que estos desgraciados a cada momento ponen. No seguir respondiéndoles a cada pregunta que formulan, sino como contraataque, debemos esforzarnos por dar a Venezuela y al MUNDO, los logros que hemos tenido y estamos teniendo como país revolucionario y socialista. Debemos articular con cada embajada venezolana en el mundo, verdaderas campañas publicitarias del logro de la revolución Bolivariana y en esos escenarios “si es válido desmontar en videos foros las mentiras que sobre nuestra revolución se han dicho”, tenemos que hacerlo porque ellos ven lo que les presenta CNN u otras cadenas imperialistas del mundo. Es necesario “voltear la tortilla” en cada país amigo y desarrollar muchos eventos, invitando a la gente a conocer lo que si pasa en Venezuela. Destacar la inmensa dinámica que se ha emprendido en Venezuela sobre la misión vivienda, que dificulto que ni la tuvo la Europa de la post guerra después de finalizada la segunda guerra mundial. Destacar ante los pueblos del mundo el envidiable sistema de libertades que tenemos aquí en Venezuela vs la hostilidad que se generan en algunos países y que del primer mundo. Destacar la buena calificación que tenemos venciendo a la inflación, el mejoramiento de los índices macroeconómicos y micros económicos por decir algunos aspectos.

Debemos revertir en el mundo lo que ellos han sembrado, pues ahí tenemos a las embajadas y a los señores embajadores para desarrollar una estrategia agresiva y contundente de penetración para desmontar mentiras e inyectar confianza. De ser posible, el estado venezolano pudiera contratar espacios semanales en cada país para desarrollar programas de opinión (dirigidos por el embajador y sus colaboradores) sobre Venezuela con participación del público de cada país, sería una oportunidad para desmontar mentiras y afianzar verdades. Seguro que los escuálidos del mundo serían los primeros en anotarse para pelear, y el programa podría convertirse en atractivo, esa sería nuestra oportunidad para “caerle a palos al pitcher opositor”.

** A desarrollar la estrategia comunicacional para el mundo **
 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 637 veces.