Avances o Retroceso

La enfermedad del Presidente Chávez abre varias discusiones: el tema de la Gobernabilidad, la sucesión y el socialismo.

Actualmente nos encontramos sumergidos en el fragor de la gobernabilidad. Por un lado la oposición tratando de crear una matriz de opinión que invoca la inestabilidad política y la falta de reconocimiento institucional sin mucho “apoyo” del departamento de Estado Norteamericano. Hasta ahora su cartas mas fuertes son la comunicacional y la distribución alimentaria con la escasez. Por la otra parte, el bloque bolivariano demuestra la coherencia política de su cúpula, el control institucional y la movilización de calle. El apoyo contundente de la clase trabajadora no ha permitido el avance de la derecha por cuanto es participe de la guerra comunicacional contra la oposición con fuerza y convicción.

La sucesión, de haberla en estos momentos, supone no solo el toque mágico del Comandante Chávez sino el arreglo político de los diferentes tendencias que hacen vida dentro del proceso bolivariano y que pujan por cuotas de poder. En este sentido, la derecha vela porque las cuotas de poder prelen sobre los objetivos orientadores de largo alcance. En cuyo caso la falta de compromiso debilitaría la dinámica de avance del Bolivarianismo. En este escenario, el tema de la gestión pública y de las finanzas públicas (con la deuda externa) definirán el estado de la moral de los sectores populares que apoyan al proceso bolivariano. La aceptación por el resto de las tendencias del bloque bolivariano del grupo que detente el poder del Estado, marcará la gobernabilidad en ese período. La oposición pondrá su acento en las ineficiencias del Estado, en las diferencia en las formas de hacer política e intereses dentro del bloque bolivariano y en fortalecer su oposición no solo al Presidente Chávez sino al proceso bolivariano.

El socialismo es quizás el tema que mayor esfuerzo requiera del pueblo bolivariano. La derecha sigue conspirando dentro y fuera del proceso bolivariano para convertir el proyecto socialista en un mero discurso demagógico o, aún peor, en el discurso que justifique la aplicación del modelo neoliberal y anti nacional en Venezuela: donde, la traición se presente, ante los ojos del pueblo, como plena soberanía. La tarea es de larga inspiración, de conocimiento y de mantener con fuerza el rumbo. De allí que sea la clase trabajadora sobre la cual recaiga la gran tarea de construir el socialismo, en particular de su grupos mas avanzados. Porque la lucha versará entre la independencia nacional o formar parte de los Estado Unidos de América. De allí que el gran reto de los políticos bolivarianos, en las altas esferas de gobierno, sea liberar las fuerzas creadoras de la clase trabajadoras para dedicarlas a la construcción del desarrollo endógeno socialista. Solo así podremos resistir y derrotar al Imperialismo Norteamericano.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 875 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a157673.htmlCUS