Necesaria reflexión

Deterioro mental, solidaridad, lisonja y gestión perfecta

He visto de todo en los últimos tiempos (14 años, casi nada), el mismo en el que mucha gente ha empleado los mas variados recursos para meterse con la vida del líder de la revolución bolivariana, Comandante Hugo Chávez y mucha mas gente que lo ha defendido y lo ha hecho su causa fundamental de vida, a través de una amplia gama de hechos, actividades, acontecimientos.
A estas alturas nadie puede negar lo escrito hasta hoy.
 
Por supuesto que sigue siendo una preocupación, el estado de deterioro mental en el que unos cuantos descocados, mas deteriorados que sus mediatizados seguidores, han hundido a quienes pudieran haberse convertido en una equilibrada fuerza política opositora.
 
Solo basta con ver las expresiones, casi al borde del odio, de los mentirosos jefes de la oposición.
Eso, realmente, es algo que ha ocurrido y está allí, en continuo deterioro y seguiremos observando las terribles consecuencias a las que someten a quienes los siguen. Vean lo que hicieron en el estado Táchira, empujados por Leopoldo López, quien luego se desmiente diciendo que ellos expresan su derecho a manifestar.
 
¡Con piedras, diríamos!  
 
Lo que ha de preocupar del lado de los que creemos en la corriente humanística, en el socialismo, en la justicia, es otra cosa. Debe preocuparnos la gestión perfecta, esa que presuntamente debe conducirnos a corregir los entuertos, porque nadie puede negar que los haya, y ofrecer a la ciudadanía venezolana mejores condiciones de vida.
 
Hemos estado en concentraciones y apreciado la fuerza y creencia de los seguidores de Hugo Chávez y el socialismo, pero seguimos con las mismas fallas, sin que hasta la presente fecha hayan sido subsanadas. El domingo 13, por ejemplo, apreciamos ese padecimiento tercermundista que arropa al aeropuerto internacional de Maiquetía, alguna de esas líneas aéreas como La Venezolana y la organización Carlos Guillén y sus peloteritos.
 
En la cola para chequear a los viajeros, apenas estaban unos 4 peloteros que iban a Santo Domingo a un show donde los muchachos iban a mostrar sus cualidades peloteriles. Los trabajadores de la línea aérea La Venezolana, como siempre, llegaron tarde y luego, el resto de los peloteros no hizo la debida cola e, irrespetando a los otros viajeros se  colearon todos en el primer lugar.
 
¡Una conducta poco ética de los jóvenes peloteros y la organización que los llevaba a Santo Domingos deportistas!
Ese no es el único caso que invita a la reflexión.
 
Ya está vieja la repetidísima canción de la deplorable recolección de basura y sus derivados los containers, con la cual pretenden sustituir el inexistente servicio del aseo urbano  y domiciliario.  A esto hay que sumar, los cientos y miles de huecos que hay en las calles y las alcantarillas, los cuales tienen una duración de cinco meses, aproximadamente, para dar luego paso a una nueva contratación para repararlos por otros cinco meses.
 
¿Hay gestión perfecta, eficiente? ¡Pues no la hay aunque Hugo Chávez lo reclame una, dos y tres veces! 
 
Lo que si hemos apreciado, es que pareciera que todos se montan en foros, conversatorios, eucaristías, oraciones, reuniones, cantos, programas de radio, televisión, música al aire libre, tuiteos nacionales, latinoamericanos y mundiales, todo por la salud del llanero presidente socialista, Hugo Chávez, lo que muestra el mayor gesto de solidaridad que se haya dado en este planeta Tierra.
 
Eso es, para quienes creemos en el líder venezolano y la revolución bolivariana, la conducta apropiada que debemos tener todas las ciudadanas y ciudadanos, pero donde también debemos tener una conducta mas que ejemplar, es en el ofrecer la mayor eficiencia posible, el aportar esa gestión perfecta con la que sueña nuestro Comandante Hugo Chávez y con la cual muchos de quienes lo siguen dicen comprometerse, pero que en la realidad no terminan por cumplir, como es un caso, el caso de la parroquia La Pastora (Casco, Manicomio y Lídice), cuyas calles parecieran castigadas por el pintoresco Hulk, además de adornadas por la basura. 
 
Aquí es donde hay contradicción, entre la solidaridad, la lisonja y la gestión perfecta.
 
[email protected]


Lee el siguiente blog: wwwpertinentes.blogspot.com (Premio Aníbal Nazoa/2010) Mención Opinión)


Esta nota ha sido leída aproximadamente 804 veces.