La oposición chavista

¡Chávez vete ya!...así se escuchaba la rabia y protesta de la oposición venezolana hace 10 años en cada rincón contra el Presidente electo democráticamente irónicamente ahora y, con una “n” agregada, se les escucha decir: “Chávez vente ya!. Y es que, desde hace un tiempo, la oposición política al gobierno del presidente Chávez se comporta como sus propios seguidores o al menos los hechos y conductas hacen sospechar de un chavismo oculto que ya no pueden ocultar.

Cuando revisamos los antecedentes históricos recientes podríamos darnos cuentas de algunos aspectos de aquellos que llamaban “bicha o mamarracha” a nuestra Constitución Nacional y que ahora apelan a la expresión del Comandante Chávez y Lina Ron: ¡dentro de ella todo, fuera de ella nada!. Sabemos del pateo que le dieron y el poco valor que apreciaban a esta Constitución refrendada de forma inédita por el voto del propio pueblo venezolano. Hoy aceptan el nombre de República Bolivariana de Venezuela y portan con orgullo la gorra de ocho estrellas que Chávez mostraba hace algunos años, ahora la asumieron como propia, incluso, para la campaña presidencial de Randonsky que las repartía como rebatiña de caramelos de carnaval desde una carroza.

Otros aspectos de la conducta de la oposición chavista se recuerda en la campaña a la Asamblea Nacional del 2006 cuando se retiraron como candidatos y le dieron luz verde total al chavismo para que todos fueran diputados y resolvieran asuntos de leyes y decisiones de las cuales se quejan hoy día. Más chavismo que eso no hay…Ahora que aceptaron entrar de nuevo a la Asamblea Nacional proponen como algo novedoso la “Ley de Misiones” (quien podría imaginar algo de lo más criticado por ellos mismos). En la interpretación de la Constitución llegaron al colmo de pedir a Diosdado que asumiera como Presidente de la República en la coyuntura actual con la enfermedad del Presidente Chávez (algo fuera de serie e inimaginable).

En el aspecto previo a la ley de saltos de talanqueras también es bueno recordar a gobernadores, alcaldes, concejales y diputados sin luz propia que se montaron en el portaviones Chávez y que luego del salto al lado contrario han querido utilizar casi que subliminalmente de nuevo el mismo portaviones pero desde el lado de la oposición. Actualmente estamos en un país divido con una oposición sin líderes, los matices son necesarios y sería importante que creen conciencia verdadera de un proyecto de país más que un sabotaje permanente sin propuestas concretas. Ese comportamiento desesperado de oposición chavista me hace recordar al recién fallecido y querido Joselo quien en un scketh cómico rezaba: ¡San Escuálido, has que Chávez salte la talanquera!

www.larrymarquezperalta - @larrypoetaloco

Esta nota ha sido leída aproximadamente 808 veces.