Empresarios no, negociantes si

Representantes o voceros de la oligarquía han manifestado su descontento por los allanamientos realizados por el Gobierno Revolucionario a varios depósitos de grandes empresas fabricantes y distribuidoras de alimentos. Este martes, en un operativo conjunto del Ministerio de Interior y Justicia, la Guardia Nacional Bolivariana, EL INDEPABI y la SUNACOP allanaron un galpón en la ciudad de La Victoria, Edo. Aragua con más de 9.000 toneladas de azúcar importada de Guatemala con Dólares a 4,30 suministrados por CADIVI.

Un infeliz vocero, dueño de una famosa empresa encuestadora salió en defensa de los acaparadores con el cuento chino de que los grandes fabricantes e importadores de alimentos movilizan enormes volúmenes por lo que no es de extrañar que, en una inspección, se encuentren varias toneladas de un rubro en sus almacenes y el Presidente de Fedecámara lo justificó como “inventarios mínimos necesarios”.

Lo que callan y allí esta el detalle, es que 9.000 toneladas de azúcar convertidas en bolsitas de un kilo, (PMVP: 6 Bs/Kg), generaría 54.000.0000 de Bs en ingresos brutos y si a eso le restamos los costos de transporte, empaquetado, almacenamiento, distribución, impuestos, etc. a lo mejor las ganancias netas, lo que va al bolsillo del o los oligarcas dueños del negocio no superaría los 10.000.000 de Bolívares cantidad que, para quien escribe, es una fortuna inalcanzable, pero para ellos son migajas.

En cambio, esos nueve millones de kilos de azúcar invertidos en la fabricación de refrescos, galletas, mermeladas, chocolates, bebidas saborizadas, helados, etc., multiplican la ganancia y esos 10 millones podrían convertirse en mas de 500 millones. Es por ello que esos grandes oligopolios están conformados por una diversidad de empresas que se complementan unas a otras para exponencial la plusvalía.

Algunos medios han intentado manipular a la población informando que el Gobierno está entrabando el desarrollo industrial al expropiarle sus materias primas y desviarlas hacia el consumo directo.

Lo que no dicen es que los Dólares tramitados ante CADIVI fueron justificados para la adquisición de azúcar refinada, importada desde Guatemala, con un 60% para fines industriales y un 40% para su comercialización al detal en empaques de 1 y 2 kg. Esta última porción la violaron descaradamente en busca del negocio redondo.

Otro vocero manifestaba en Globoterror que en Venezuela, hace unas décadas atrás, se exportaba café y hoy en día estamos importando el café Fama de América de Nicaragua.

Lo que calla por conveniencia es que antes consumían café un 20% de la población mientras que el 80% restante lo consumía restringido y a veces ocasionalmente. Esto es tan cierto que los mayores de 40 años deberán recordar la venta de papeletas (120 gr) con la finalidad de que los miserables indigentes hoy convertidos en chavistas pudiesen, con cierta frecuencia, darse el gusto de saborear un guayoyo, con tan mala suerte que esa papeleta estaba elaborada con una mezcla de café de tercera y quinchoncho molido y tostado.

Claro está, el escaso consumo interno permitía exportar los café de primera y segunda (buscando los $ y no por amor a Venezuela) a los Estados Unidos, Europa e Islas del Caribe, obteniendo pingues ganancias los dueños de las torrefactoras (Madrid, Peñón, Imperial, Fama de América) y no los caficultores.

Las famosas PACA (Productores Asociados de Café) no eran verdaderas asociaciones de caficultores sino el instrumento inventado por las torrefactoras para acopiar el café verde de los pequeños y medianos productores y adquirirlos a precios de gallina flaca. Las ganancias nunca han estado en el café verde sino en el café tostado y molido.

No engañen con ese cuentito de la alta eficiencia de la empresa privada, ella sólo es eficiente para sus dueños que obtienen pingues ganancias con sus estratagemas, argucias y truculencias. Para la comunidad en general siempre ha significado un vía crucis al que la han sometido por engaño manipulador. La sola plusvalía es el robo colectivo mas descarado que se convierte en un acto legal por artilugios finamente articulados en las economías de libre mercado.

Ejemplos recientes sobran para ejemplarizar lo dicho en el párrafo anterior. La calidad del nuevo café Fama de América y la elevadísima producción de la fábrica Venezolana de Vidrios (antigua Owen Illinois) desmontan esa falacia.

La mayoría de las empresas instaladas en Venezuela por el sector privado son transformadoras, procesadoras o envasadoras de materias primas o empresas de servicios.

Las verdaderas fabricas de piezas o sistemas que concluyen en la elaboración de mecanismos o procesos para su articulación en maquinas que serán luego útiles a la comunidad bien sea como bienes de uso personal o para servicios de atención comunitaria no son del interés de estos negociantes debido a la complejidad, inversiones y riesgos que su elaboración implica.

Los vergatarios, las canaimitas, los vagones ferrocarrileros, los vehículos Tiuna, las fotoceldas solares, los molinos de viento, etc, son verdaderas factorías creadas por el Gobierno Bolivariano para enrumbar a Venezuela en un futuro cercano al rango de país potencia.

Para estos emprendimientos muchos Empresarios Privados venezolanos no tiene los cojones bien puestos.

Como dice el Comandante Presidente Hugo Chávez, “por mas que se tongoneen siempre se les ve el bojote”.



[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 565 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /actualidad/a157525.htmlCUS