Entre una desestabilización proyectada y "con las bases me resteo"

Espacio Crítico para la construcción socialista #118

En una ajetreada semana comunicacional hoy hay dos temas que capturan mi atención: el primero y de manera breve, la acción sin duda alguna desestabilizadora desde lo discursivo de un sector opositor recalcitrante que muy poco ha aportado a la oposición que mayoritariamente busca un liderazgo alternativo y definitivamente no lo encuentra.

En realidad sobre este tema no me sorprende tanto lo que hayan dicho o lo que estén por hacer, ya que para ello confio que las investigaciones a nivel de inteligencia se estén desarrollando. El asunto que me llama la atención es la importancia dada a un incipiente acto en la Plaza Brión donde no hubo más de 90 personas que ameritó por parte del gobierno bolivariano una cadena nacional. Sabemos que los hechos del Táchira fueron relevantes y que la intención de un sector dirigencial de la oposición está pretendiendo deslegitimar al gobierno legal y legítimamente en condición de continuidad administrativa, pero de ahí a tener que ponerlos de manera relevante en una cadena oficial, no sólo creo que fue innecesario, sino, creo que sólo con nuestras vocerías hubiese sido suficiente.

En un segundo tema, no puedo pasar por alto el hecho de que este lunes 14 de enero se vaya a definir el método de selección de los candidatos a Alcaldías y Cámaras Municipales. En ese sentido estoy convencido que dentro de la Dirección Nacional del PSUV se ha entendido que la cooptación es un método inapropiado para este fin, sin embargo se persiste en buscar métodos híbridos, que sin lugar ha duda son un avance ante la cooptación, pero me gustaría recomendar el tener cuidado con métodos que discriminen o segreguen a las capitales de estado del resto de las ciudades, ya que plantear un método diferenciado que restrinja la participación de las bases en las capitales será difícil de explicar con argumentos serios.

Mucho se ha dicho sobre la confianza que debe tenerse a la militancia; ya que ellas pueden sucumbir a las maquinarias tradicionales en procesos de elecciones por la base, otros crítican que dejar la responsabilidad en las direcciones regionales es como darle "carne a zamuro" o quizá "un poco más de lo mismo", en lo personal no comparto ninguna de las dos tesis, de lo que sí estoy seguro es que Chávez dijo un día hablando sobre el tema: "me resteo con las bases", y si estamos hablando de una organización política que dentro del proceso es la mayoritaria pero no la única, que además profesa la democracia participativa y protagónica, y que promueve el Estado Comunal y el segundo Plan Socialista o Plan de la Patria; ¿Cómo justificar que no se consulte a sus bases de manera directa? ¿Cómo puede dudarse de su capacidad para escoge sus candidatos pero no para movilizarlos y para apoyar al Presidente?

Tengamos cuidado con las incongruencias en la praxis revolucionaria, la teoría y la práctica deben ir de la mano, y en estos momentos la lectura política debe tener como prioridad el fortalecimiento del Poder Popular y la dirección colectiva del proceso junto al Gran Polo Patriótico, de otra manera, estaríamos incurriendo en un error histórico.


[email protected]

evansnicmer.blogspot.com

@NicmerEvans


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1190 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a157506.htmlCUS