Amados u odiados: ¿lección o reflexión para líderes del mundo?

Hugo Chávez Frías, es este momento del siglo XXI, la persona más nombrada y querida por su pueblo venezolano y gran parte de otros pueblos del mundo. Para las personas que no estudian su posición en la historia y les interesa un comino la marcha de sus hermanos de toda la tierra, porque viven alienados por sus gobiernos capitalistas; es posible que este articulo le sepa a lo mismo que saben sus vidas atiborradas de consumismo y viviendo la vida como sea, porque sus gobiernos, fanatismos y creencias alienantes, les impide ver la realidad externa y por desgracia, su propia realidad personal.

De conocimiento público mundial es que, más fácil es sentarse en una mecedora o acostarse en un mullido sofá, que limpiar la casa si está desordenada. Lo mismo pasa con saber la verdad de los acontecimientos mundiales que tratar de enterarse. Aunque hoy se hace accesible conocer lo que sucede en el mundo porque las comunicaciones e Internet lo facilitan, las gentes prefieren el facilismo del ignorar lo básico porque es más conveniente. La ignorancia que cultivan en sus pueblos los gobiernos capitalistas para que reinen sus “lideres” políticos, económicos, religiosos y académicos, hace que esa ignorancia sea la que rija cada vida de sus habitantes y las consecuencias catastróficas de quien está a su lado, o las mismas catástrofes personales, sean tomadas como cosa normal porque así se les inculca, convirtiendo su incultura en una especie de doctorado en ignorancia.

En “El Príncipe”, ensayo escrito por Nicolás Maquiavelo en 1532, se redactó una exposición que muchos personajes mundiales tomaron al pie de la letra. Unos para su bien y otros para su mal; unos para el bien de la sociedad inmediatamente liderada y otros para mal. Unos para bien de la sociedad mundial y otros para mal. Por desgracia, pareciera que el 99% de los tres grupos al que nos referimos a estas alturas del conocimiento, todavía no hacen la reflexión necesaria o no aprenden la lección que la historia nos enseña.



En el capítulo de EL PRINCIPE sobre la crueldad y la clemencia donde describe Maquiavelo si es mejor ser amado que temido, o ser temido que amado para mantener el poder y control sobre un pueblo, dice textualmente: “…porque un hombre que quiera en todo hacer profesión de bueno fracasará necesariamente entre tantos que no lo son. De donde le es necesario al príncipe que quiera seguir siéndolo aprender a poder no ser bueno y utilizar o no este conocimiento según lo necesite”. EL PRINCIPE.



Como la lectura anterior nos indica, la crueldad y la clemencia viene estando al interior de los seres humanos y más en el de los líderes del mundo. Y por malaventura, la gran mayoría de los líderes del pasado y los actuales, decidieron y deciden seguir el camino más fácil. Y decimos que el aparentemente más fácil, porque para ahorrar un millón de dólares se necesitan muchos años para que una persona de normales entradas económicas alcance ese propósito; pero con una pistola en mano, se podría conseguir en unos minutos. Parece más fácil este símil que expongo, pero las consecuencias detrás de este tipo de acciones son bien conocidas, así el asaltante “corone” su objetivo.



Los líderes del mundo en lo político, religioso, lo económico, arte y ciencias, han preferido tomar los atajos del facilismo para “reinar” y maltratar los pueblos que sostenidos en la ignorancia, prefieren desconocer el origen de sus maltratos que rebelarse contra los parámetros establecidos a sus espaldas con todos los artilugios de las ciencias, religiones y hasta la mismísima represión.



Líderes políticos del mundo que “ayudados” por científicos y religiosos de la conductividad humana, castran a sus pueblos en lo interno y externo, mientras ellos gozan de status económicos y glorias efímeras que con el tiempo les toca padecer vergüenzas cuando la historia desenmascara sus inescrupulosos actos. Lo vemos en la iglesia católica y otras religiones, cuando casi sin ninguna excepción, sus líderes caen con el tiempo en la picota pública por sus malos actos contra la humanidad desde todos los siglos.



Ahora bien; desde la misma biblia, libros tenidos como sagrados, y aun más, libros, tratados y ensayos de todas las aéreas filosóficas, políticas y psicológicas como los de Maquiavelo y otros autores de renombre, se viene diciendo sobre la maldad del hombre y la mujer. Se dice de lo desagradecido del ser humano. De las ambiciones y cuanto vicio puedan adjudicarles para justificar por ejemplo, que no se debe ser muy bueno porque con el tiempo el hombre traiciona esa bondad. Textos salidos de las cabezas frías que nos conducen, pero que no dicen al mismo tiempo, que después que dañaron al hombre y la mujer en cualquier punto de la geografía mundial, a través de sus encantos religiosos, filosóficos y metafísicos, justifican, repito, el mejor ser odiado que querido.



Analicemos este concepto tomado en la internet del blog lasangredelleonverde y dice: “De aquí surge una controversia: si es mejor ser amado que temido o viceversa. Se contesta que correspondería ser lo uno y lo otro, pero como resulta difícil combinar ambas cosas, es mucho más seguro ser temido que amado.” [Traducción de Roberto Ráchela para la editorial Losada]

“Correspondería ser lo uno y lo otro, pero como resulta difícil combinar ambas cosas, es mejor más seguro ser temido que amado”. Sensacional concepto de un ser humano que no toma en cuenta que la humanidad direccionada hacia el precipicio con todas las maldades para el reinado del hacedor de las maldades, es el inocente que paga los platos rotos.

Razón suficiente para entender por qué líderes mundiales de todas las aéreas, continúan aplicando el sometimiento de la mayor parte de la humanidad para sus beneficios. Razón suficiente para entender que un multimillonario con la extravagante riqueza de 70 mil millones de dólares por ejemplo, “invierte” en otras compañías para su exitosa carrera empresarial que le aumenta más riqueza sin importarle la calamidad de la gran mayoría de sus hermanos en África y los pobres de sus mismos países. Razón suficiente para entender por qué los países capitalistas del imperio económico, pretenden seguir robando recursos naturales de otros países. Razón suficiente para entender, por qué la mayor parte de líderes mundiales en todas las aéreas socioeconómicas de la tierra, prefieren ser odiados que amados. Y cuando me refiero y remacho de, todas las aéreas, lo remacho porque no sólo es líder un presidente de una Nación, sino que líder es también un activista de una barriada, un rico, un actor de cine o un zapatero.

¿De qué personajes nos recuerda la historia que en vida fueron queridos u odiados? De cientos quizás miles o millones. Pero en la política, lo económico, el arte, las ciencias y lo religioso, podemos destacar a muchos cuando leemos la historia de cada uno y sus biografías. Cuando investigamos para no seguir siendo engañados. ¿Qué piensan los habitantes de esos países llamados ricos en este momento sobre el papel que desempeñan sus líderes y presidentes? ¿Qué podemos pensar del Primer Ministro de Inglaterra que gobernó en el mismo tiempo de Gandy? Y lo mismo vale en cualquier parte de la geografía mundial.



La moneda es acuñada con dos caras para los líderes políticos que actúan positiva o negativamente que serán odiados o queridos aun en sus tumbas. Sin juzgar las propuestas de Nicolás Maquiavelo y otros difuntos y actuales que alimentaron y alimentan el egoísmo y ambiciones de líderes en todas las aéreas, es tiempo de las reflexiones y la lección de vida para que recuerden que la historia no perdona. ¿Cómo recuerdan los judíos a Hitler en sus memorias? Vivir el cielo o el infierno mental en la memoria de la humanidad, es la tarea que liderazgos del mundo actual deben cuestionar. Hugo Chávez Frías es el ejemplo para este momento de la historia, que ahora en vida y aun después de muerto, su pueblo directo y muchos del mundo, lo aman y seguirán amándo por muchas generaciones.



¿Es cierto aquello sobre la táctica de que es mejor ser temido que amado puede ser productiva a un nivel político, económico, religioso o científico? Que todos lo pensemos, porque la humanidad no termina con la muerte de cada uno de nosotros. Cada uno de nosotros continúa en la mente de las postreras generaciones, y más, cuando tuvimos algún liderazgo local o mundial en cualquier área.



¡Viva Chávez! ¡Viva Chávez! ¡Viva Chávez!

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1035 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Hernando Cortés Pico


Visite el perfil de Hernando Cortés Pico para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /actualidad/a157463.htmlCUS