Cuando se entabla una batalla de manera directa, la victoria se gana por sorpresa

Cada vez que nuestro gobierno y el Pueblo organizado, bajo el mando estratégico militar de nuestro Comandante Chávez, sorprendemos a la oposición venezolana y a sus jefes del imperio estadounidense, pienso en una frase del famoso libro, El Arte de la Guerra, el cual creo deberíamos todos leer:

“Cuando se entabla una batalla de manera directa, la victoria se gana por sorpresa.”

Pienso en la inmensa sorpresa que el Pueblo le dimos a Pedro Carmona el 13 de abril del 2002 al de repente rodear a los golpistas en Miraflores, algo que nunca se hubieron imaginado. ¡Sorpresa! Y se fueron corriendo. Fuimos victoriosos.

Pienso como los sorprendimos al no rendirnos durante el violento paro empresarial dirigido por la oposición con el financiamiento y apoyo del gobierno de EEUU en diciembre del 2002, con la intención de hacernos morir de hambre y frustración. Nuestros enemigos, la violenta oposición venezolana y el imperio estadounidense quedaron derrotados frente a nuestra fuerza de unidad y lealtad a nuestro Comandante. Fue una gran sorpresa, nunca se imaginaron que hubiéramos tenido tanta fuerza para sobrevivir sus continuos asaltos en contra del Pueblo. Quedaron con sus bocas abiertas. Fuimos victoriosos.

Pienso en el referéndum revocatorio del 2004, cuando la oposición venezolana y sus dueños estadounidenses estaban seguros de que sacarían a Chávez del poder con sus votos – pero, qué sorpresa, ganamos nosotros con casi el 60% de los votos. Otra gran victoria.

El 7 de octubre del 2012 también fue otra gran sorpresa para la oposición y el imperio, quienes estaban completamente convencidos de que iban a ser victoriosos, pero los sorprendimos, y fuimos victoriosos otra vez. El 16 de diciembre del 2012 fue otra gran sorpresa, los derrotamos de manera contundente.

Pero creo que la mejor sorpresa estratégica militar que les hemos dado a la vil oposición y al gobierno de Estados Unidos en estos últimos tiempos es la gigantísima sorpresa de hoy, el 10 de enero del 2013.

Hace pocos días el gobierno anuncio que nuestro Comandante no asistirá para su juramento frente a la Asamblea Nacional el 10 de enero por razón de su salud, y que se juramentará más tarde frente al Tribunal Supremo de Justicia. Esto desató en la oposición “una razón” para otra vez asaltarnos con guarimbas, violencia, gritos, paros empresariales, etc., como fue en el 2002. Pero ¡vaya! Qué sorpresa cuando de repente el 9 de enero por la tarde, el gobierno, el PSUV y otros partidos chavistas, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, la Milicia, y el Pueblo organizado decidimos juntos irse a Miraflores para apoyar a Chávez y a la Revolución.

Pero aún más sorprendente para la oposición fue el hecho que de repente, sin previo aviso, en la noche del 9 de enero, empezaron a llegar representantes del alto rango, con sus delegaciones, de 20 países de Latinoamericana y el Caribe para una reunión extraordinaria de estrategia para la unión de los Pueblos y para celebrar, con el Pueblo de Venezuela, el apoyo a nuestro presidente Chávez y la Revolución.

¡Qué sorpresa!

Si la oposición venezolana y el gobierno de EEUU estuvieran pensando crear situaciones de violencia, asesinatos, matanzas, etc., este día de hoy, el 10 de enero, aquí en Venezuela, para tratar de desestabilizar el país, tendrían que hacerlo frente a los 20 países presentes hoy aquí en suelo venezolano. No se atreverán, porque los sorprendimos otra vez.

Aquí pueden descargar El Arte de la Guerra en formato PDF: http://www.mindefensa.gob.ve/Pensamiento%20militar/Libros/El%20Arte%20de%20la%20Guerra.pdf

“Cuando se entabla una batalla de manera directa, la victoria se gana por sorpresa.”

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1059 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Oscar Heck


Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /actualidad/a157319.htmlCUS