Entre el odio y el amor a Chávez

El desfase psicológico de los miembros de la oposición se agudiza a medida que pasa el tiempo.

Hace 10 años aproximadamente, los mismos personajes que hoy protagonizan la derecha venezolana, alzaban cual fascistas los brazos diciendo fuera el tirano, desembocando incluso este acto en un golpe de Estado tramado y articulado por las empresas de comunicación.

Luego de la alegría de tísico del 11-12 y horas del 13 de Abril de 2002, no se cansaron de expresar cualquier calificativo y deseos de salir de Chávez, tanto que la lista que publicó el Nacional de las ofensas del gobierno a la oposición se quedaría corta si la publicáramos. Pero ahora, antes y más fervientemente después del pronunciamiento del Tribunal Supremo de Justicia sobre la decisión tan anhelada de los fascistas, salen ahora, unos con que hay golpe de Estado Constitucional, casi que dicen que se le está dando un golpe al propio Presidente, anhelando su presencia y algunos hasta hipócritamente desean su recuperación, y otros que no habrá chavismo sin Chávez, que Chávez es el único, que qué Maduro o Cabello; les falta decir: con Chávez todo sin Chávez nada. La perla fue Capriles, célebre por su escalera en la embajada cubana, ahora dice que ningún dirigente del oficialismo calza en los zapatos de Chávez.

De verdad es preocupante el estado mental de la oposición; es semejante a un marido borracho que llega de madrugada a armar escándalo y pegarle a su compañera y a la mañana siguiente pide perdón de rodillas y hasta compra unas flores pero en la noche vuelve a la bebida y la historia se repite…

Recomendamos a las editoriales venezolanas que estudien la posibilidad de hacer una inédita versión de la novela El doctor Jekyll y el señor Hyde, adaptada a los trastornos disociativos de la identidad de los personajes de la oposición.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 626 veces.