Estrategia para enfrentar el 10 de enero

La canalla mediática, el imperio y sus lacayos, establecen estrategias para este 10 de enero desconocer la voluntad del pueblo, enarbolando la bandera de una supuesta falta absoluta de la revolución bolivariana, encarnada en la toma de posesión del presidente reelecto desde 1999 por votación mayoritaria del pueblo venezolano.

Para enfrentar esta escalada planificada desde la misma entraña del imperialismo, tenemos las 5 líneas que aparecen claramente dictadas en el plan de gobierno bolivariano 2013-2019.

Como primera estrategia defensiva para enfrentar este ataque imperial, tenemos que recordar al Libertador de América que claramente dijo en 1820: “Es imperturbable nuestra resolución de independencia o nada”.

Frase que claramente retrata la necesidad impostergable de defender hasta la última instancia la segunda independencia que hemos logrado en la Revolución Bolivariana. La unión nos hará invencibles para cualquier intento de la podredumbre imperialista.

Aquí como lo dijo José Félix Ribas: “Necesario es Vencer”. Siempre pensando en no ceder ni un centímetro ante el enemigo. Recordemos aquella frase: “Patria, Socialismo o Muerte”. Ya que si no hay Patria y Socialismo lo que vendrá es la muerte y la barbarie. Recordemos Afganistán, Irak y ahora Libia.

Para mantener la independencia es necesaria la profundización del Socialismo, que nos hará crear cada día más esa democracia participativa y protagónica, con el aceleramiento vivo, efectivo y pleno del ejercicio de Poder Popular.

Solamente con el poder en manos del pueblo, ese pueblo hará a los lacayos del imperio, tener que aceptar sus designios por ser mayoría y por sus derechos obtenidos en estos 14 años de revolución.

Cualquier plan opositor se estrellará contra el muro imbatible del Poder Popular en la calle junto a la Fuerza Armada Bolivariana, que nos es otra cosa que el pueblo en armas, las instituciones de gobierno, el pueblo mandando y los partidos del Polo Patriótico, el pueblo, tomando decisiones políticas.

El pueblo en esta radicalización del proceso debe ser capaz de enfrentar la opresión, la explotación y dominación. El Poder Popular con sus instituciones debe tener como norte el trabajo sacrificado para convertir a nuestro país en una potencia. Para esto es necesario que cada uno de nosotros no escatime sacrificios entre el estudio y el trabajo para hacer cada día más de nuestro país un faro de luz y ejemplo a todos los pueblos del mundo.

Con el ejemplo que demos, nos hará unirnos a nuestros hermanos latinoamericanos y del Caribe para desde el continente de Bolívar, Sandino, Sucre, el Che, Zapata, Martí, Allende entre otros para la construcción; con los hermanos de otros continentes; los polos de fuerzas para un mejor equilibrio universal. Al estar todos juntos derrotaremos aquel mundo globalizado dependiente del imperio capitalista.

Llevando la unidad de cada rincón de nuestro país en defensa de nuestra voluntad, declaradamente expresada el 7 de octubre y 16 de diciembre para de esta manera construir la unidad mundial que podrá terminar de una vez por todas con la hegemonía de los Estados Unidos y sus cómplices.

Defendiendo nuestro proceso revolucionario contra los planes de desconocer nuestra voluntad claramente expresada el 07 octubre, evitaremos que el imperialismo en su agonía siga dañando nuestro planeta ya que somos el faro que ilumina el camino de un modelo alternativo para el desarrollo del mundo.

Por todas estas razones todas y todos, el 17 de enero debemos estar prestos, rodilla en tierra como los antiguos soldados de infantería para defender lo que todos nosotros; la mayoría; escogió: “La Revolución Bolivariana y Socialista”.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 767 veces.

José Rosario Araujo


Visite el perfil de José Rosario Araujo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.