Ya dejen la vaina con Mario Silva

Estoy consciente que Mario Silva no necesita que nadie lo defienda, él se basta para defenderse a sí mismo, y no sólo eso, también es capaz de defender nuestra revolución, a nuestro presidente y a nuestra ideología. Sin embargo considero que debo expresar mi opinión ya que Aporrea me lo permite, algo que no sería posible de no existir Aporrea.

En estos momentos de incertidumbre y angustia que está viviendo nuestra patria y en los que precisamente requerimos de la máxima unidad entre las huestes revolucionarias, así como la mayor objetividad para afrontar los retos que nos lanza la oposición necrófila, vemos como compatriotas ya sea con buena intención, (otorgándoles el beneficio de la duda) la emprenden contra Mario Silva, por la manera en que nos ofrece su programa “La Hojilla”. El amigo Mario quien sí es santo de mi devoción tiene una forma directa, frontal, valiente para desnudar las argucias de una derecha que aunque ha fracasado durante 14 años, todavía conserva mucho poder económico y mediático como para poder seguir envenenando a incautos. Algunos critican a Mario porqué y que se presta para el chisme, y que su programa es muy corto, muy largo, aburrido, ameno etcétera. Lo que ocurre es que algunos le tienen rabia quien sabe por qué razón, entonces salen a criticar pero sin aportar nada que pueda justificar el descargar esa ira estúpida contra un compatriota que se la juega a diario, con tal de defender nuestra revolución, y todos los beneficios que ella acarrea para una gran parte de la población venezolana, beneficios que cada vez se hacen más cotidianos. Es muy fácil sentarse detrás de una computadora, en la comodidad de nuestro hogar y ponerse a escribir críticas y muchas veces insultos contra un compatriota que se juega su pellejo constantemente. No cualquiera puede venir a escupirle la cara a Mario Silva y quedar impune, porqué para hacerlo se necesita tener los cojones que le sobran a él, no todos estamos dispuestos a trasnocharnos todos los santos días de la semana, salir de la planta pasada la media noche, arriesgando la vida a manos de algún disociado envenenado por globoterror. Mario es un valiente de los que como el mismo dice; “hace rato que pasó la raya amarilla”. El develar las tramas de algunos políticos corruptos, ambiciosos de la oposición, ya sea el “vampiro” el “cejudo” el “majunche” el “narcofederico” etcétera, expone a Mario a los ataques despiadados de la derecha, e inclusive ataques de algunos escribidores en Aporrea que se supone deberían de mantener una postura coherente con lo que predican. Nunca podré pagarle a Mario por haberme enseñado a no seguir siendo pendejo, engatusado por la canalla mediática. Nunca he estado afiliado a ningún partido político, pero recuerdo que en mis años mozos allá por los setentas, o sea años cuarto republicanos, cuando ganó Luis Herrera, yo era partidario de copei porque a mi esposa le habían conseguido un trabajo de escribiente en la jefatura de la parroquia San José, y salíamos a celebrar, por toda Caracas, Tocando corneta y agitando banderas verdes y rebosantes de felicidad por el triunfo de copei. La ironía es que pocos años después del triunfo de Luis Herrera tuve que salir de mi patria a buscar otras oportunidades y me vine con mi familia para el imperio donde vivo desde 1981. Nunca debí abandonar mi patria, pero la situación durante la cuarta república era para mí agobiante. Ahora no me queda más que decirme; “a lo hecho pecho”. Después de tantos años me doy cuenta de lo pendejo que era, sencillamente me iba con la finta, y creía toda la basura que me daba radio caracas. Por supuesto, no existía un Mario Silva, un Pérez Pirela o una Aporrea para poder oír y leer muchas opiniones diversas, y tener la oportunidad de sacar mis conclusiones y formarme mi propio criterio sobre la verdad de la política en mi país. Veo “La Hojilla” desde que estaba Nestor Francia, Eileen Padrón y Mario Silva, y si algo admiro y agradezco de Mario Silva, es que durante todos estos años su discurso ha sido consecuente, homogéneo y sin medias tintas Yo soy mayor que Mario, y creo haber ganado cierta experiencia en mis 65 años, pero es indiscutible que Mario nos ha abierto los ojos a mí y a mi familia inmediata, de tal manera que cualquier porquería que publique el nuevo herald, cñn, el país, abc, washington post, el nazianal, el universal etcétera, cualquier noticia que saque globoterror, venevision, televen o cualquier otro canal de ultra derecha, no nos hace mella alguna, porque Mario nos enseñó a interpretar, a desglosar el contenido de las noticias, y descubrir en el acto, las intenciones malignas de esos medios.

Gracias Mario Silva por tu trabajo, desde aquí el imperio te veo todas las noches por Internet y cada día me enseñas a ser más y mejor revolucionario. Gracias Aporrea por estar con la revolución, y por darnos la oportunidad de expresarnos, y poder exponer nuestros diversos puntos de vista. Sigue adelante Mario, te necesitamos hoy más que nunca.

El Comandante vivirá y vencerá. “Viva Chávez” “Viva la revolución”

[email protected] en Twitter @lebarzal

Esta nota ha sido leída aproximadamente 4013 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a157222.htmlCUS