Hugo Chávez y la caverna impúdica

Desde que el comandante Hugo Chávez Frías asumió la presidencia de Venezuela en 1999, la oposición oligárquica venezolana ha intentado por distintos medios de derrotarlo, y para ese objetivo contó siempre con el apoyo de Washington y con el poder mediático internacional. En todas las justas electorales realizadas durante estos trece años, Hugo Chávez y sus partidarios han ganado todas las elecciones presidenciales y regionales. Para rabia y dolor de la caverna latinoamericana y del imperialismo yanqui, los diversos observadores internacionales de esos procesos, siempre los calificaron de ejemplares y transparentes.

En todas esas elecciones los grandes medios comerciales al servicio del status quo apostaron y jugaron todos sus recursos para impedir el triunfo de Hugo Chávez. “Cansados” de esos intentos y acostumbrados a ser derrotados, ahora la oposición y sus séquitos internacionales apuestan a regocijarse por un ‘triunfo’, en donde sea la enfermedad quien derrote al presidente Hugo Chávez. Hoy el mundo sabe que el líder bolivariano con buena salud y sin ella le ha asestado sendos golpes a la oligarquía.

Las especulaciones y las falsas noticias sobre la salud del presidente Chávez que en estas semanas transmiten los publicistas de los grandes medios comerciales, buscan crear confusión en el pueblo venezolano y en la Patria Grande. Como una copia fiel del manual que usa Washington contra todos los procesos políticos alternativos en América Latina, los traficantes de la información tratan de presentar a los dirigentes bolivarianos como si estuviesen enfrentados y divididos. Parece que la caverna nativa y la internacional no han aprendido de todas las derrotas que Chávez les ha dado ante tantas infamias. El resultado es inverso, lo que produce las calumnias es una mayor unión de los chavistas y los bolivarianos. Cualesquiera que fueran los próximos escenarios, es improbable que los seguidores de Chávez se dividan; por el contrario, además de mantenerse unidos, muchos de los que ayer dudaban de los logros sociales del gobierno, se sumarán en defensa de los derechos ganados y de la soberanía alcanzada por Venezuela en estos últimos años, gracias a la conducción del dirigente bolivariano.

Aunque el Vicepresidente Nicolás Maduro ha dicho: “Nosotros le decimos a nuestro pueblo a nuestros hermanos del mundo, que estaremos informando, que tengan confianza y seguridad en las informaciones que en cada momento estaremos dando” -cosa que han venido realizando sistemáticamente-, la oposición mafiosa quiere con sus propios ojos ver a Chávez. No se han enterado que ha sido el mismo Comandante Chávez quien ha pedido que se mantenga informado al pueblo. Sin embargo, hay que reparar en lo siguiente: así como el gobierno venezolano no tiene nada que ocultar, tampoco tiene la obligación de ofrecer pormenores de la salud del presidente Chávez, para evitar que los mismos puedan ser utilizadas por sus enemigos.

En los centros hospitalarios de La Habana no han sido pocas las personas y personalidades que han sido atendidas, y si algo caracteriza a la ética y la medicina cubana, es la absoluta honra a la vida y la privacidad de los pacientes. Ahí no hay medio comercial capitalista que tenga el más mínimo poder sobre la salud de la persona como sí sucede en otros países; en el sistema socialista cubano se garantiza y respeta la paz y la tranquilidad de los pacientes y de sus familiares. En las sociedades capitalistas es otra la conducta, los medios buscan fotos, imágenes y reacciones de los pacientes, no les importa el estado de salud del enfermo y prevalece la publicidad y el morbo por sobre la intimidad y la dignidad del doliente. Esto es lo que quiere la oposición y sus voceros internacionales.

En estos días hemos asistido a observar cómo la derecha cavernícola internacional no tiene límites contra la dignidad humana, de ahí que el Vicepresidente Maduro dijera “Son capaces de inventar, manipular y crear situaciones de ansiedad”. “Son capaces de burlarse de situaciones delicadas como las que nosotros estamos atravesando”.

Hoy los mercaderes de la noticia del poder mediático se muestran “interesados” por la pronta “recuperación” de la salud de Hugo Chávez, indicando así, no sólo cuán importante es el comandante en la geopolítica internacional –sí, en la geopolítica internacional-, sino el temor y respeto que infunde la revolución bolivariana.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 640 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a157217.htmlCUS