CEV Conspicuras Episcopiones Venenozolanos

Armados de la hipocritocracia y una vez más practicando política con sotanas, los integrantes de la cúpula dirigencial de la iglesia católica en Venezuela, irrespetan la democracia y la convalescencia de un enfermo. Copian descaradamente los caminos verdes de la conspiración igual que en el 2002, mediante idéntico lenguaje al de factores de desestabilización y repiten sus políticas anticonstitucionales igual que en Abril 2002, ahora pronunciándose tres días antes del 10 de Enero 2013 con una opinión bajo el disfraz de “advertencia…”. Afirman los monseñores que el gobierno bolivariano supuestamente actúa de mala fe en relación a la salud del Presidente Chávez, se comportan con evidente irresponsabilidad antidemocrática opinando peligrosamente sobre un hecho por ocurrir, presumiendo la no presencia el 10 de Enero en la Asamblea Nacional del Presidente reelecto, a la juramentación para un nuevo período de seis años, cargo en el que repite Hugo Rafael Chávez Frías luego de recibir mucho más de ocho millones de sufragios de venezolanas y venezolanos, en elección con asistencia récord donde obtuvo la mayor votación en catorce años desde la campaña electoral de 1998.

Con su posición y su verbo desestabilizador conspirativo, los curas de la CEV olvidando su condición de sacerdotes copian el lenguaje recalcitrante y antipueblo de la dirigencia política opositora, para demostrar por qué no han elevado ni una oracioncita sincera rogándole a Dios por la curación del paciente. Bien calificados como carcamanes achacosos, los integrantes de la inflada hipocritocrática directiva de la Conferencia Episcopal Venezolana imitan intereses que tristemente (lo digo porque soy católico), originan mayor pérdida de feligreses y del necesario respeto a la auténtica fe católica, que sin duda con matices de doctrina socialista, humanitaria, tolerante, incluyente, generosa e inteligente, predicó el Cristo redentor.

Son verdugos de la credibilidad evangélica, incapaces de ejemplarizar y repetir las hermosas prédicas y homilías de los mentores de la Iglesia. Por su conducta repetitiva, tales figuras de la cúpula eclesial en Venezuela se truecan en CONSPICURAS EPISCOPIONES “VENENO”-ZOLANOS…, porque venezolanos, lo que se dice ve-ne-zo-la-nos, no pueden ser debido a su torpeza mental y mala intención.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 806 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a157164.htmlCUS