Ser chavista siendo Chávez

El permiso otorgado al Presidente Chávez para operarse implica de hecho que no hay falta, temporal o absoluta, sino una ausencia justificada por un permiso. Tal cual es, cuando se presenta un permiso, un reposo medico o una constancia medica para justificar una
ausencia a una convocatoria, reunión o compromiso previo. Así que en cualquier caso hay que esperar a que el ausente pueda estar presente.

Si el día 10 de enero de 2013 no pueden juramentarse ante el Asamblea Nacional, lo hará después ante el Tribunal Supremo de Justicia, otro día y en otro lugar.

La Constitución habla mecanismos o procedimientos para cubrir la falta, es decir la no existencia. En este caso el presidente existe, es Chávez, sabemos donde esta, y simplemente nos toca esperar pacientemente y con fe, su regreso. No hay apuro ni quien apure.

Se entiende que el periodo presidencial se inicia el 10 de enero y en eso no hay ninguna objeción ya que aunque no exista un juramento, hay una proclamación que resume lo acontecido y el resultado de un proceso de elecciones para un periodo presidencial que se inicia en 10 de enero de 2013.

Fuera de las interpretaciones que puedan surgir y generarse del debate, lo importante es la paz del país. Chávez fue reelecto, y fue reelecto con un programa de gobierno con objetivos claros, explícitos, difundidos y desglosados jerárquicamente, así que la acción de gobierno está escrita y es ejecutable por un equipo de leales ministros, y por 20 rutilantes gobernadores. Todos con la experiencia, la claridad política y ascendencia nacional necesaria.

Alguien pudiera decir que con estas afirmaciones estoy avalando o promoviendo a un chavismo sin Chávez, y sin temor lo reconozco. La realidad es aplastante, y si Chávez (el hombre) no pudiera continuar en la presidencia, un Chávez colectivo, ideológico, omnipresente,
doctrinario ya existe, y es “el Chávez” que asumirá y conducirá la revolución bolivariana-socialista-chavista.

No dejo de sentir admiración por el presidente Chávez. Me sorprende tanta claridad de pensamiento y tanta capacidad de comunicación.

Démonos cuenta que nos reveló sus temores cuando en sus discursos durante la campaña, afirmó a todo pulmón: “tu eres Chávez mujer, tu eres Chávez niño, tu eres Chávez hombre,… todos somos Chávez, Chávez es un pueblo”. Así de sencillo, “lo presentía”, tal vez en la
incomodidad de los tratamientos, en los dolores, en los sueños, o en los ojos de su familia…no sé, pero con estos códigos nos lo dijo.

El Chávez humano tiene derecho a la vida, a la libertad, a la salud, a la tranquilidad. Mezquino seria no reconocer al ser humano, pero quienes están pensando que la ausencia de Chávez reduce al chavismo, están más que equivocados, son estúpidos. Chávez, desde hace rato,
también es inmortal.

Ante la verdad y la realidad, no nos queda sino actuar con serenidad, disciplina, conciencia y obediencia. Mantener la unidad en la doctrina y la acción. No hay apuros, somos mayoría y somos gobierno. Ahora es cuando Chávez humano necesita de su pueblo. No podemos ser chavistas solo si Chávez esta de presidente, debemos ser chavistas siendo Chávez.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 672 veces.