Comencemos

Conversando con una camarada después de enterarnos de la partida de Joselo nos embargó una tristeza al recordar a los camaradas que hemos sembrado en estos últimos años. Todos y cada uno de ellos fueron importantes. Pero recordar a cada uno es reconocer quienes componen las filas de la revolución, es traer a la memoria sus rostros y sentir profundamente esa pérdida porque formaron parte de la historia en nuestro país, nos convocaron con su ejemplo, nos motivaron a seguir sus pasos, promovieron las leyes, la justicia fueron modelos de coraje y convicción, pero recordarlos también significa estar esperanzados de los nuevos liderazgos, porque nos invita a ver la calidad de nuestros camaradas sobre todo, los jóvenes que están comprometidos con un pueblo, con ideales revolucionarios y con conciencia de clase. Chamos que crecieron bajo nuevos parámetros que aunque no vivieron un pasado cuarto republicano no dejan de leer y prepararse para defender lo que por derecho se han ganado. La juventud que formara a los niños de hoy para que sean aún mejores.

Esta juventud sale a la calle y hace la diferencia no solo es irreverente, es rebelde porque tiene algo que defender y sabe que los cambios son buenos y necesarios, esta característica es fundamental, nos diferencia de los reformistas. El joven no teme invertir horas de trabajo, sueño u ocio, solo le interesa cambiar lo que considera que esta mal en la sociedad. No se detiene cuando alguien le dice que algo es imposible, siente pena por aquel que al crecer olvida sus antiguas luchas y pierde la esperanza. Este es el joven que acompaña este proceso de transformación, que visualiza un futuro posible, este es el joven que sabe que el socialismo es la solución para la conservación de la vida en el planeta.

Al parecer este año nos depara muchas batallas y muchas victorias, debemos promover un grado de compromiso de todas y todos los camaradas. Despertar al joven que sigue gritando rebeldía en aquellos cuerpos que han visto muchos amaneceres. Este será un tiempo de discusión y profundización, basta de los debates sin sentido que nos quitan el tiempo de trabajar por el país, demostremos que estamos hechos de coraje, el trabajo es duro pero como jóvenes irreverentes de cualquier edad estamos preparados para hacerlo.


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 638 veces.

Ricardo León


Visite el perfil de Ricardo León para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.