Lo nuestro es Telesur

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el pasado miércoles una enmienda que permite el inicio de transmisiones de radio y televisión como contraparte del canal Telesur propuesto por Venezuela como herramienta integracionista. La enmienda que autoriza incrementar el bombardeo informativo contra Venezuela, también contempla enviar más dólares para las empresas de comunicación que vienen mostrando sus dientes contra el presidente Chávez.
Sin duda que la decisión de la Cámara de Representantes de EE.UU., confirma la desesperación del gobierno norteamericano por detener la añejada propuesta integracionista que retoma Venezuela bajo la orientación del líder presidente Chávez. Pero más allá del análisis político hoy se confirma la teoría de MCLuhan en el sentido que somos parte de una aldea global, parte de una masa que es capaz de ser condicionada a partir de los grandes medios de comunicación.
La afirmación de MCLuhan nos remite a Harold Laswell, quien propuso en 1932, el esquema de la Comunicación Social sintetizada en la frase: ¿Quién dice qué (quien remite el mensaje) a quién (el destinatario) y con qué efecto? (consecuencias que el proceso ha provocado en los receptores) a esta formula se ha agregado “A través de que canal”; es el medio masivo utilizado para enviar el mensaje a la masa.
La acción contra la libertad de expresión, intentada de manera descarada contra los pueblos del SUR, reafirma la teoría comunicacional del extraordinario poder de manipulación que se ejerce desde los canales CNN en español y otras empresas norteamericanas y nacionales contra la libertad de los pueblos de crear alternativas capaces de presentar la figura poliédrica que tienen los hechos que transformados en discursos periodísticos nos informan y también condicionan nuestras acciones.
Quién dice qué y a través de qué canal, viene hacer la preocupación del imperialismo, temen a la producción de información captada, procesada y divulgada bajo una concepción filosófica inspira en la autodeterminación de los pueblos, la cooperación efectiva y productiva y la posibilidad cierta de encontrarnos en una señal de televisión con sentido colombiano, venezolano, argentino, cubano, peruano. Con nuestros problemas, fortalezas y debilidades, pero a lo nuestro, eso preocupa al Norte, para ellos seguimos siendo su patio trasero, con la diferencia que ahora está en movimiento de avanzada, listo para romper el cerco comunicacional impuesto a partir del avance tecnológico.
El representante republicano de Florida Connie Mack en su argumentación afirmó que Chávez es “ un enemigo de la libertad y de los que la apoyan y la promueven", no obstante, la propuesta de TELESUR es democrática e integrada, apenas acaba de salir al aire y ya tiene sus detractores, no solo en EEUU sino en el parlamento venezolano donde se expresa la parálisis de “una oposición desmoralizada, desarticulada, desorientada, sin liderazgo, sin organización, sin visión de país; es decir, sin propuesta programática, lo que la lleva, en medio de las derrotas políticas que ha sufrido en forma reiterada, particularmente el 15 de Agosto de 2004, a una terrible indiferencia por las amenazas contra nuestra autonomía como país libre y soberano.


El congresista demócrata de Arizona Raúl Grijalva, quien no es chavista, reaccionó a la enmienda que pretende impulsar transmisiones de radio y TV que contrarresten el alcance de Telesur al afirmar que “Los medios privados en Venezuela son rabiosamente anti-Chávez y son libres de transmitir sus puntos de vistas en televisión, radio y los más grandes periódicos. Ellos hacen eso con gran vehemencia y con contenidos incendiarios”. Más adelante expresa que “es absurdo ver como algunos de los más ricos hombres de Venezuela llenan periódicos y estaciones de TV con mensajes anti-Chávez, quejándose acerca de la falta de libertad de expresión”.

La enmienda plantea más dólares para la oposición irracional enquistada en los grandes medios a lo que el congresista norteamericano considera que son inmensamente ricos, y son probablemente las últimas personas sobre la faz de la tierra que alguna vez necesitarían ayuda de los Estados Unidos para transmitir sus opiniones”.

Con todo ello y sin censura, TELESUR salió al aire y tengo la certeza que efectivamente será “una poderosa herramienta para la integración más que un simple canal de televisión; creo que es precisamente un paso, un camino, una autopista por la cual vamos a hacer realidad esa Unasur, la Unión de Naciones del Sur”, iniciativa que contraviene el sentido hegemónico del gobierno estadounidense, quien ahora incrementará el veneno comunicacional contra Venezuela. De seguro, los canales privados de Venezuela, comenzaran en los próximos días a retrasmitir programas políticos made in usa, especialmente elaborados para el pueblo de Venezuela, es decir, Telebush será también una realidad.

Email: [email protected]



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1863 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a15699.htmlCUS