Auditórium

Chávez: ¿ante el cinismo, la hipocresía, y el rumor?

''En aquellos países en los que se suprimía el acceso a las noticias, a la información y a los hechos, y en aquellos otros en los que los hechos evidentes contradecían profundamente las teorías oficiales, al menos algunas personas reaccionaban con un cinismo generalizado, con desconfianza hacia todos los valores, con suspicacia incluso ante lo evidente, con una profunda ruptura de las relaciones interpersonales corrientes, con desesperanza, pérdida de moral''

Abraham Maslow

Los venezolanos hoy, estamos frente al misterio de la vida de un hombre, de la que ?presuntamente? ya no es dueño. Desde el punto de vista humano es una vida que hemos de respetar, cuidar y sostener hasta que su estado actual logre revertirse, como lo esperan sus padres, hermanos e hijos etc. O que la luz se apague de manera natural. Las atenciones que hoy  le brindan los equipos médicos en la Habana Cuba, al presidente Hugo Chávez (según los boletines que emite el gobierno bolivariano) lo mantienen con vida, lo contrario seria  condenarlo a  una muerte atroz. Este caso nos deja a todos lo venezolanos algo que califica, y dignifica al ser humano, ya que debemos redoblar  nuestros sentimientos, la capacidad de amor, y resignarnos con humildad a todos los afanes de prepotencia y omnipotencia.

Actualmente el presidente Chávez  está recluido en el CIMEQ de la ciudad de la Habana, donde se le asiste asegurándole dentro de ese doloroso cuadro, el cuidado básico, y ordinario que le garantiza en la medida de lo posible su vida.

Frente a lo mucho que se dice, se escribe y se debate acerca de la salud de Hugo Chávez, se siente que hay quienes, sosteniendo distintas posiciones, han recurrido siendo ateos, a la Doctrina Social de la Iglesia Católica, es mi deber expresar mi desacuerdo con estas posturas; como creyente, y político formado en la Izquierda cristiana.

Según el ministro Ernesto Villegas en los boletines que emite a la opinión publica venezolana, uno se presume, que el presidente se mantiene dentro de un estado de inconsciencia persistente, y goza de una salud física estable. Aparentemente no está conectado a nada, no es un enfermo terminal, no está sometido a terapia alguna, por lo tanto no se practica sobre él un ensañamiento de terapia, que le esté prolongando artificialmente su vida. Y no esta sometido a algún dolor físico, psicológico o espiritual.

Hasta ahora no se sabe que grado de conciencia tenga de sí mismo, y de la realidad circundante. Todo esto nos ubica frente al misterio de la vida, la especulación, los rumores etc.  De un venezolano de la que aparentemente, ya  no es dueño ni administrador absoluto de su persona.

Esto lo traigo a colación, porque el suscrito venció  un cáncer en el 2011, y esta en un tratamiento de protección por 2 años que finaliza este 2013 con el favor de Dios. Desde el punto de vista humano es una vida que hemos de respetar, cuidar y sostener, cuidándonos desde el gobierno, y exigiéndole también a la oposición, evitar las declaraciones irrespetuosas, descalificatorias, necrofilias, cínicas, hipócritas  y politiqueras de altos personeros de ambos bandos.                                                              

No se puede negar que se trata de una situación delicada y compleja. Tampoco se puede desconocer el sufrimiento de las personas que lo aprecian, y que apuestan a su recuperación.  Tenemos que sentirnos los militantes revolucionarios  solidarios con estas personas. Estamos sin embargo frente al desafío de tener que aceptar con valentía nuestras limitaciones políticas sobre este caso, y seguir apostando por una vida de la que no somos dueños ni administradores absolutos.  Es una de las tantas vidas que reclama, al igual que los familiares de las victimas semanales del hampa asesina, la entrega generosa de las personas que lo cuidan, así también de parte de una sociedad que lo respete.

Los socialistas que amamos la vida, y que creemos en el Dios de la vida, debemos reconocer que este es un misterio que nos sobrepasa. Existen situaciones que no podemos manejar, ni en las que podamos aportar soluciones o mejoras significativas. Hay que seguir confiando en Dios Padre que, aún en estos casos, está realizando un designio de amor para el bien de muchos venezolanos que padecen de esta terrible enfermedad.

[email protected]

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 952 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a156957.htmlCUS