A Néstor Francia…si faltara Chávez

Con Chávez todo… sin Chávez nada… ¿y ahora?

El artículo más realista sobre la posible ausencia del presidente Chávez que he leído en las últimas semanas es el que escribió Néstor (posteriormente leí uno de Mercedes Chacín muy conmovedor).

Me llama poderosamente la atención que el experimentado analista y político sea uno de los primeros en hablar crudamente en relación a cual sería el panorama ante la ausencia del líder.

De su artículo, pude extraer, a mi manera de verlo, lo más preocupante (para él y muchos de nos-otros), el relacionado con LA UNIDAD.

Néstor, entre párrafo y párrafo, deja entrever la preocupación primordial que nos aqueja, la misma que recalcó el presidente en sus últimos discursos.

Colocaré textualmente algunos pasajes del escrito de Néstor:

…llamar a la más férrea unidad y a la lucha sin cuartel en defensa de la Revolución Bolivariana.

…suspender temporalmente cualesquiera divergencias o acción de corrientes, y respaldar con la solidez de la roca al candidato de Chávez, Nicolás Maduro, y elegirlo como nuevo Presidente.

….Evitar que la lucha de tendencias en la Revolución, que se desataría ante la ausencia del líder, se convierta en un factor incontrolable de división. Procesar las diferencias con el método del debate abierto con participación masiva del pueblo, y que este asuma las decisiones, si es necesario a través de métodos electorales.

….y evitar la tentación del “todo o nada” en la lucha por el poder que se desataría entre las tendencias políticas e ideológicas presentes en la Revolución. Promover el diálogo y la capacidad de negociación en el seno del movimiento revolucionario. Y a fin de cuentas, permitir que sea la opinión consciente de la mayoría la que marque el camino.

Quiero resaltar especialmente la expresión tendencias en la Revolución, que se desataría ante la ausencia del líder, se convierta en un factor incontrolable de división…ya que el analista avizora una posibilidad de que esto suceda.

Sabemos que la característica del proceso venezolano ha sido la ubicuidad del presidente; tan es así, que en una oportunidad él mismo comentó que el Comandante Fidel le había dicho que él no podía estar en todas partes: de concejal, alcalde, diputado, ministro, embajador, canciller…

Esa ubicuidad era la que lograba que: pese a la negación de sectores de la militancia identificada con el proceso, de aceptar ciertos “personajes” de conductas inapropiadas; terminaran aceptándolos porque “era el deseo del comandante”.

Una columnista de este medio (aporrea) comentaba, en relación a la victoria de un candidato a una gobernación “Más pudo el amor al líder”…con lo que queda demostrado el poderoso efecto del presidente alzando la mano o dándole apoyo incondicional a sus candidatos.

Ahora, es muy probable que: aún cuando el presidente se recupere parcialmente, deba él delegar muchas acciones y seguimientos; quiero decir, y quiero dejar esto en claro, que aún no siendo presidente (en caso de presentarse este escenario), él no perderá su liderazgo ni su derecho a la dirigencia al más alto nivel; pero por su estabilidad física y emocional, sumado a la recuperación que todos deseamos, no debe asumir el mismo tren de trabajo que venía llevando desde que irrumpió en la vida política venezolana.

La unidad Nestor, no es un asunto de voluntades o deseos de revolucionarios conscientes y experimentados; es un LOGRO que se fundamenta en la credibilidad, la confianza y los méritos alcanzados tras años de lucha y de práctica revolucionaria.

En Nicaragua se dio un proceso de Unidad de las diferentes fuerzas que integraban el Sandinismo, de este modo, lograron la Victoria del 19 de Julio de 1979.

Años después, esa unidad se fracturó tras la derrota electoral; posteriormente, Ortega, a nombre de la Unidad, convocó a antiguos adversarios de la Revolución (sin ánimos de juzgar a los Nicas…aquel fue un país con una guerra que abatió las vidas jóvenes y diezmó la economía).

¿Pudo evitarse esa derrota?

Esta pregunta me la hago ahora, no ante el posible escenario de unas elecciones inmediatas con Maduro a la cabeza como candidato a la presidencia…tenemos el chance de ganarlas…pero ¿y después?...cuando el escenario no sea ya la primera magistratura sino los cargos a la Asamblea y otros espacios determinantes.

No quisiera ver un gobierno de UNIDAD NACIONAL en donde se incorporen asesinos, saboteadores y golpistas, sumados a los torturadores y violadores de derechos humanos de ayer…En nombre de la UNIDAD se resquebrajaría la unidad de los sectores revolucionarios que en definitiva, son los que dan la cara y arriesgan sus vidas a la hora de las definiciones.

Acabo de leer (aquí en aporrea), el primer artículo crítico del año, una mujer valiente que destapa el acto de toma de posesión de Ameliach…caramba, si es así como lo describe…hay que decirlo…empezaron mal.

Pero los funcionarios profesionales (que al final sirven a cualquier bandera) al leer ese artículo dirán “ya empezaron”.

Entonces, parece que la misión rescate o vigilia deberá ser la de evitar que ciertos personajes oscuros terminen enchufados en el gobierno, aunque para eso nos ganemos el desprecio permanente de los funcionarios alcahuetas.

Ya obtuvimos un ejemplo en estas elecciones, cuando politiqueros de oficio, al ver cerradas las puertas a su participación en el reparto de cargos de la derecha y ante la inminente derrota de Capriles, SALTARON LA TALANQUERA…PERO PARA ESTE LADO (a veces la barra es muy bajita).

Maduro, en una entrevista reciente, citaba a Bolívar; de su visión unionista, imprescindible para mantener la estabilidad de la Nación por él creada…pero no habló de los traidores que, con el antifaz del respeto y admiración a El Libertador y a los principios fundamentales de su pensamiento, conspiraron a sus espaldas y terminaron fraccionando los espacios de poder alcanzados, convirtiéndose en las antípodas humanas de Bolívar y eliminando sistemáticamente a todos los defensores del pensamiento del Héroe Americano.

Si con Chávez al mando supremo, el funcionariato gubernamental, aliado a las figuras oportunistas y trepadoras de la derecha (Light), se ha dedicado a eliminar figuras críticas de probada calidad humana y revolucionaria…me temo que sin él, comenzará la persecución abierta.

Si Nestor, la unidad es la principal aliada y cerraremos filas para defender el proceso, pero nunca jamás en la historia se ha visto que un movimiento se fraccione desde las bases, se fraccionan desde arriba, desde las cúpulas y en todo caso, desde los cuadros medios; de ello hay incontables ejemplos históricos; el nuestro se ha mantenido unido porque Chávez ha sido la fuerza cohesionadora de la unidad actual.

Imagina las disputas entre jefes de fracciones (y clanes) de la dirigencia arrogándose la herencia revolucionaria del comandante y con ello la proliferación de más tendencias (que yo llamaría franquicias): Chavismo renovador; Chavismo auténtico revolucionario; rescate Chavista; psuv originario; psuv revolucionario verdadero etc.

Alí, ese loco que deambulaba con sus poemas por las carreteras reposándolos en hamacas sueños cantó una vez:
A VECES PIENSO QUE TODO EL PUEBLO, ES COMO UN NIÑO QUE VA CORRIENDO, TRAS LA ESPERANZA QUE SE LE VA.

Y él mismo lo remata positivamente dejando claramente expresado que DEJANDO DE SER PENDEJO ESA ESPERANZA SERÁ VERDAD…o sea: solo el pueblo salva al pueblo.

Sin Chávez nada…entonces….AHORA CHÁVEZ SOMOS TODOS.

Larga Vida al Comandante Chávez.

Salud!!!

[email protected]



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1085 veces.


Diego Silva

Investigador-Compositor. Licenciado en Educación. Ha recibido entre otros reconocimientos: Seis Premios Nacionales de Composición, Cuatro Premios Municipales de Música; el Premio Latinoamericano de Composición ?Casa de las Américas?; ha presentado sus obras en Moscú, EEUU, Cuba, Nicaragua, Francia, Inglaterra, España, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Siria y Canadá; ha realizado serias investigaciones sobre la música del pasado colonial de América, así como de las diferentes manifestaciones de la gran diversidad que representan las músicas de Venezuela; fue asesor del departamento de investigaciones culturales del Ministerio de Cultura de Nicaragua (1983-1987); fue Vice-presidente de la Sociedad Venezolana para la Música Contemporánea y Presidente de la Comisión Artística de la Orquesta Filarmónica Nacional. Ha dirigido la Sinfónica Venezuela, la Municipal de Caracas, de los Llanos, de Falcón, de Aragua, la Filarmónica. Ha sido guitarrista acompañante de: Gloria Martín, Alí Primera, Lilia Vera, Cecilia Todd, Los hermanos Godoy, Isabel Parra entre otras y otros

 [email protected]

Visite el perfil de Diego Silva Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.

US N