"El equilibrio de la justicia, la ética y la guerra mediática"

Ante la difícil situación de salud que hoy día está afectando a nuestro Cmdt. Presidente Hugo Chávez Frías, la “CANALLA MEDIÁTICA” continúa arreciando la guerra mediática, tal como la han hecho desde el 2002 hasta la presente fecha; pero ahora la historia es distinta pues el pueblo socialista venezolano está más preparado e ideológicamente organizado con más razones que nunca para detener con excito otro intento conspirativo canalizado a través de la “GUERRA MEDITÁTICA” y democráticamente una vez más unidos que nunca les dirá NO PASARAN, NO VOLVERAN. A continuación anexo el contenido de un artículo que publiqué en el año 2009; porque los revolucionarios verdaderos tenemos prohibido olvidar.

Como ya es bien conocido el día11 de abril del año 2002, en la República Bolivariana de Venezuela los factores políticos de la ultra derecha, la derecha, apoyados por el imperio norte americano, los medios de comunicación pertenecientes a la anquilosada oligarquía nacional e internacional, algunas empresas nacionales y transnacionales, sectores reaccionarios del sindicalismo, algunos grupos mercenarios mal llamados de izquierda y el sector reaccionario ultraderechista del clero conjuntamente con un grupo de militares de la misma tendencia ideológica derechista, arengaron mediante campañas mediáticas engañosas y muy falaces a buena parte de la clase media y aun importante número de ciudadanos humildes, para que se lanzaran a las calles de Caracas y otras ciudades capitales de estado, con el único propósito de obligar a las fuerzas armadas a que por la vía de facto depusiera al Presidente Constitucional de la República Cmdt. Hugo Rafael Chávez Frías; las emisoras de radio, los canales de televisión, la prensa escrita, todos estos medios en manos del sector privado de la economía, se dieron a la tarea de agitar permanentemente a la ciudadanía para que participara con acciones de calle, en franca conducta de desobediencia civil amparada en una indebida interpretación del artículo 350 de la Constitución venezolana; para ese entonces quienes gerenciavan en los altos mandos de PDVSA, constituyeron un movimiento político civil al cual llamaron "Gente del Petróleo", las organizaciones políticas de ultra derecha, derecha y algunas supuestamente socialistas, conformaron un movimiento que llamaron "Coordinadora democrática" y un buen número de ONG financiadas por la CIA y el pentágono norteamericano, conformaron el movimiento denominado "Sociedad civil"; el sector empresarial reaccionario fue representado por FEDECAMARAS.

Fue así como se organizaron para lograr el propósito de derrumbar al gobierno legítimo electo en sufragios libres y democráticos, que había ganado el "Polo patriótico" conformado por las organizaciones políticas de izquierda: MVR, PCV, PPT, MEP y una ala del casi desintegrado MAS; ese día 11 de abril, la mayoría de los mandos militares se mantuvieron al margen del golpe, excepto un reducido grupo de generales y oficiales de medio rango, integrantes de la armada, ejercito y casi todos los mandos de la Guardia Nacional; estaban comprometidos para dar el "GOLPE DE ESTADO"; pero como los grupos sediciosos fueron detectados a tiempo y los comandantes de batallones no obedecieron a sus jefes de mando, los golpistas civiles se quedaron sin una importante fuerza de apoyo y fue así como entonces utilizaron a la policía metropolitana controlada por Alfredo Peña quien era el Gobernador del distrito capital y se había pasado al bando de los golpistas; este cuerpo policial armado se utilizó con fuerza de choque para proteger y garantizar el avance de una multitudinaria marcha opositora al gobierno que sin permiso la condujeron entre otros: Pedro Ortega, Juan Fernández, Pedro Carmona Estanga, Molina Gásperi, Enrique Mendoza para ese entonces "Gobernador del estado Miranda", Guaicaipuro Lameda, Paulo Medina, dirigentes fundamentales de Primero Justicia, Acción Democrática, Copey y Otras organizaciones políticas opositoras al gobierno del Presidente Chávez; la marcha fue conducida desde Chuao y dirigida hacia el Palacio de Gobierno ubicado en Miraflores; a los alrededores del Palacio de gobierno, se había agrupado una gran multitud de gente llana del pueblo en su mayoría desarmados, que estaban dispuestos a dar la pelea y enfrentarse a los opositores, que de alguna forma habían sido detenido por una parte de la Guardia Nacional que no se sumó al paro ni al golpe, pero no logró detener el empuje de la marcha que contó siempre con el apoyo de la Policía de Chacao y la policía Metropolitana; fue así como este cuerpo policial bajo las órdenes del Gobernador Alfredo Peña y los comandantes policiales: Henri Vivas, Lázaro Forero y Simonovis, para garantizar la llegada de los golpistas al Palacio de gobierno, deciden ubicar en sitios (edificios) estratégicos cercanos al palacio gubernamental, a franco tiradores para desde allí con rifles especiales con miras telescópicas dispararle a quienes defendían al gobierno, además las fuerzas de choque de la metropolitana armados con ametralladoras y fusiles automáticos livianos (FAL), pistolas 9mm y revólveres especiales, le dispararon a las personas congregadas en Puente Llaguno a la altura de la Avenida Baralt de Caracas; este enfrentamiento produjo el asesinato de 19 personas y una alta cantidad de heridos graves y leves, pero ese bravo pueblo que se acantonó alrededor de Miraflores soportó la envestida y evitó que los golpistas lograran su cometido, púes el ejército decidió definitivamente ponerse al lado de las mayorías que defendían al gobierno legítimo y procedió a rescatar al Presidente Chávez quién ya había sido detenido y encarcelado en la isla la Orchila; mientras los golpistas llegaron a Miraflores a la cabeza de Pedro Carmona Estanga, quien asume por escaso tiempo la Presidencia de la República; pero una vez que los militares afectos al gobierno logran triunfar y restituyen al Presidente Chávez en menos de 48 horas; Una vez restituido el presidente, detenido a los golpistas que no lograron huir y normalizadas las actividades de gobierno, se inicia un juicio en el mismo año 2002, a partir de allí la oposición golpista no ha dejado nunca de continuar mintiendo y arengando a la ciudadanía a través de una guerra mediática pertinaz con el apoyo antiético del clero el cual se ha convertido en un partido político de ultra derecha mas, olvidando que la iglesia cristiana no debe ser política, ni inducir a través de mentira a sus feligreses irrespetando hasta los días santos, esta extraña iglesia católica venezolana ha venido apoyando a criminales y cuestionando a quienes han defendido las acciones de gobierno; es relevante destacar que no todos los sacerdotes apoyan al alto clero en su misión golpista conspiradora, una buena parte de los sacerdotes se mantienen independientes y unos cuantos defienden abiertamente al gobierno revolucionario.

Después de tanta lucha jurídica, la Asociación civil por la defensa de los mártires del 11 de abril, logra que se haga justicia y se condene a una parte de los involucrados en semejante genocidio; pero ahora los medios golpistas que continúan incólumes atacando con descaradas mentiras al gobierno revolucionario y sus seguidores que es la mayoría del pueblo venezolano; mientras que la justicia venezolana continua siendo lenta para castigar a quienes permanentemente violan en franca e irreverente rebeldía a la Constitución y las leyes de la República. Los venezolanos de buen vivir, esperamos que se imponga de una vez por todas el equilibrio de la ética y la justicia que logre derrotar a los guerreros mediáticos y a sus seguidores que diariamente cometen violaciones a la Carta magna y a las leyes de la República.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 649 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Freddy Marcial Ramos


Visite el perfil de Freddy Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /actualidad/a156932.htmlCUS