“Lo que es bueno pal pavo es bueno pa la pava”

En octubre de este año publiqué en este diario y en Aporrea (http://www.aporrea.org/actualidad/a152690.html) un artículo titulado “Al menor asomo de irreverencia… ¿Traidores?”. El contenido del mismo tuvo como propósito estar en desacuerdo con la posición de algunos camaradas que acusaban de traidores a quienes, desde la izquierda, presentaron y apoyaron candidaturas diferentes a la decidida por el Camarada Presidente. Dije en esa oportunidad: “No comparto esa posición, porque hacerlo es contribuir con su consecuencia inmediata: la desmovilización, la apatía, el dejar que otro haga lo que me toca y, lo peor para el proceso, el "laisser faire, laisser passer" (Dejar hacer, dejar pasar, alcahuetas pues).” Recibí algunos cuestionamientos de camaradas de mi partido (PSUV), los cuales comprendí en el contexto propio de la campaña.

Pero “lo que es bueno pal pavo es bueno pa la pava”, dice el refrán. El 18 de diciembre leí las declaraciones del colega Pedro Eusse en El Regional (Portuguesa) (pág. 4). A partir de sus declaraciones el diario tituló la noticia así: “No hubo una victoria perfecta sino pírrica”. Y en el contexto de la información señala que la abstención “…es una expresión de rechazo hacia el actual gobernador y por eso es una victoria pírrica…”.

Comprendo al colega diputado pues su candidato no resultó favorecido por los votos del pueblo portugueseño, pero si lo hubiera sido con toda seguridad la victoria hubiera sido VICTORIA, sin el calificativo de pírrica. Y otra cosa, sí la abstención a nivel nacional fue en promedio 46% ¿significa eso que en los 17 estados en los cuales el PCV apoyó y ganó con candidatos del PSUV también es una victoria pírrica? Me parece que el análisis carece de contenido político y menos aún reflexivo. ¿Por qué descalificar el triunfo de Wilmar Castro de esa manera y, peor aún, la decisión del pueblo, el mismo pueblo que el 7/oct depositó un importante número de votos en la tarjeta del PCV?

La abstención en estas elecciones se compone de varios factores, sin pretender agotarlos todos. Uno de ellos es que históricamente se incrementa en elecciones regionales y locales; otro es la abstención consciente, una forma de opinión política, ¿o vamos a olvidar que muchos de nosotros fuimos abstencionistas? También influyó la fecha, recordemos que es a partir del 15 de diciembre cuando las instituciones educativas, al igual que muchas otras, entran el receso; pero el mayor peso de ese 46% se explica porque la oposición no salió a votar dado que aún no se recuperaba de la derrota sufrida el 7 de octubre. Y aunque no es exclusivo del gobierno Wilmar, hay que reconocerlo, también la abstención tiene como causa cierto nivel de descontento hacia el gobierno que el camarada dirige, cuestión que él mismo reconoció; pero afirmar que la abstención “…es una expresión de rechazo hacia el actual gobernador…” hace más que evidente la intención de amortiguar el impacto de la derrota electoral. Creo que las declaraciones de Oswaldo Zerpa (“La política no es una carrera de velocidad sino de resistencia) y las de Magoo (Encabezamos la oposición revolucionaria) tienen más pertinencia política.

¿Por qué caer en el análisis propio de la derecha, ese que busca desmeritar al pueblo? ¿Por qué legitimar esa visión de que el pueblo se equivoca cuando no me favorece con su voto? ¿Por qué mas bien no reconocer que el pueblo hoy tiene un mayor nivel de consciencia y compromiso y que por ello se niega a ser considerado como eunuco político? ¿Por qué desconocer que el comportamiento del pueblo es así porque sigue las lecciones del camarada y amigo Presidente quien a diario nos exige estudiar, debatir, organizarnos, ser irreverentes y leales?

Finalmente invito a no seguir acusando de traidor a quien asume posiciones coyunturales contrarias a las nuestras así como tampoco desmeritar el triunfo electoral. Ese camino hará más difícil la indispensable unidad. Ya el camarada Maduro llamó a “reunificar todas las fuerzas revolucionarias”, a pasar la “…página de los problemas que en algunos de los estados nos llevaron a tener candidaturas paralelas”, también lo hizo Wilmar Castro cuando dijo que “Es necesario desprenderse de odios que enceguecen” Los combates que se avecinan no reclaman unidos. Que sea lo estratégico, no lo coyuntural, la razón de la unidad o desunión. Concentrémonos en materializar el programa de la Patria y en el programa de Wilmar, en convertirlos en la razón que movilice al pueblo hacia el objetivo fundamental: la felicidad. Tan importante es mostrar humildad en el triunfo como dignidad en la derrota. Humildad y dignidad son caracteres de los revolucionarios.

¡HOY ES EL TIEMPO DEL PUEBLO!

[email protected]

*Diputado AN/PSUV Portuguesa


Esta nota ha sido leída aproximadamente 989 veces.